Overtown tiene un nuevo complejo de apartamentos para adultos mayores que necesitan viviendas asequibles

·3  min de lectura

La zona histórica afroamericana de Overtown en Miami es ahora la sede de los Father Marquess-Barry Apartments, una comunidad diseñada para proporcionar a los adultos mayores una vivienda asequible en un barrio de Miami donde los vecinos están atrapados entre una historia de viviendas menos caras y la reciente construcción de condominios de lujo.

Housing Trust Group de Coconut Grove construyó el complejo de $18.5 millones de 60 apartamentos que llevan el nombre del difunto reverendo Canon Richard Livingston Marquess-Barry.

Marquess-Barry presidió la histórica Iglesia Episcopal de Santa Inés, situada junto al lugar donde se construyeron los apartamentos. También fue un líder de la comunidad local y activista de la vivienda que trabajó mucho para impulsar el proyecto de apartamentos. Rainbow Housing Corp., la organización sin ánimo de lucro de Marquess-Barry, proporcionó a Housing Trust Group un subarrendamiento de terreno por 99 años en terrenos propiedad del condado para construir los apartamentos junto a la iglesia.

Otro participante clave en la rica historia de Overtown fue el difunto Dana Albert Dorsey, quien llegó desde Georgia y quien fue el primer millonario negro de Miami. Dorsey, quien murió hace 80 años, era muy conocido por su labor filantrópica en el barrio y por proporcionar a los vecinos lugares donde vivir.

Con las viviendas de Marquess-Barry, el presidente ejecutivo de Housing Trust, Matthew Rieger, espera continuar esa labor. En última instancia, ve la más reciente comunidad de viviendas asequibles de su empresa como una parte de un esfuerzo mucho mayor.

“El problema es que aunque tomemos una decisión importante y dediquemos recursos significativos, todavía faltan años para asignar esos fondos, conseguir los documentos de diseño, pasar por el proceso de permisos y luego la construcción”, dijo Rieger en la inauguración del martes del edificio de apartamentos en 301 NW 17 St.

La inmigrante cubana Tania Davis, de 63 años y antigua vecina de Overtown, es una de las primeras inquilinas de Marquess-Barry Apartments. Una mujer negra y alta, vestida de rosado, fue enfática al hablar de lo mucho que su nuevo apartamento significa para ella.

“En uno de mis momentos más bajos, recuerdo que pasaba por allí y deseaba y rezaba por una nueva oportunidad”, dijo Davis. “Estoy eternamente agradecida. El edificio es precioso. Esto es realmente el sueño”.

Rieger cree que las asociaciones público-privadas como la de Rainbow Housing Corp. y su empresa son esenciales para construir nuevas viviendas que sean asequibles para los habitantes de Miami, una ciudad con pocos terrenos para construir y unos costos de la vivienda disparados.

De hecho, la ciudad y el Condado Miami-Dade están inmersos en una crisis de asequibilidad de la vivienda, en la que muchos trabajadores no pueden permitirse comprar o alquilar una vivienda.

Al hablar de la crisis local de asequibilidad de la vivienda, Rieger dijo que el gobierno federal debería ser responsable de la falta de financiamiento para los gobiernos locales necesaria para construir nuevas viviendas.

Casualmente, Marcia Fudge, secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano federal, estuvo en Miami el martes visitando el complejo Liberty Square en Miami-Dade en Liberty City, uno de los primeros proyectos de vivienda pública del país cuando se construyó originalmente en 1937.

Una vez que la reurbanización de $300 millones de la comunidad que comenzó en 2015 se complete en 2026, habrá 1,455 apartamentos junto con edificios complementarios para usos educativos, comunitarios y comerciales.

Fudge, máxima responsable de la vivienda en el país, calificó a Miami de el “epicentro” de la crisis de vivienda del país.

Independientemente de la política nacional, Rieger reconoce la necesidad de viviendas asequibles en Miami y por eso se construyó Marquess-Barry Apartments.

Para vivir allí, las personas deben tener al menos 62 años. También deben ganar entre 40% y el 60% de los ingresos promedio de la zona. Los alquileres mensuales oscilan entre $372 y $1,200 para apartamentos de una y dos habitaciones. La propiedad está totalmente alquilada y ocupada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.