El shibumi o cómo lucir elegante por fuera (y por dentro) sin importar tu edad

Los clásicos del vestuario, o también llamados imprescindibles del clóset, tienen méritos que van más allá de lo estético. No se trata de piezas bonitas, sino de prendas que permanecen en el tiempo como las alternativas que facilitan la labor de lucir bien en distintas ocasiones cotidianas como ir al trabajo o reuniones sociales.

Estas piezas también nos permiten ahorrar dinero, puesto que al ser muy combinables podemos usarlas muchas veces con muchas otras piezas para vernos siempre elegantes y diferentes. 

Pero además de la tarea de usar los imprescindibles del vestir, hay otras recomendaciones que podemos tener en cuenta para liberarnos de esa especie de presión tácita que muchas nos imponemos: lograr el outfit perfecto sin importar nuestra edad.

(Getty Creative)

Definiendo la elegancia

La primera característica de un look sin fecha de vencimiento es la elegancia. Una persona elegante trasciende las cuestiones de edad en la moda, pero más que una fórmula, esta es una actitud.

La escritora Silvia Anaska Fisher, citada por el diario español La Vanguardia, relaciona la elegancia con un concepto de la cultura japonesa llamado shibumi, una virtud que combina la sencillez con la impecabilidad. “Elegancia es el enlace entre el liderazgo interior y su proyección en el mundo. Shibumi es una cualidad humana que identifica a personas que han alcanzado un alto nivel de maestría interior. Por lo tanto, en cualquier actividad o en cualquiera de sus gestos estarían expresando elegancia e impecabilidad”.

De esta manera, la elegancia se relaciona no con una característica exclusivamente estética, sino también con un valor. “Sencillez, fluidez, armonía y espontaneidad son características de shibumi... La elegancia es el arte de estar presente tanto hacia uno mismo como hacia los demás”.

Definiendo entonces que la elegancia tiene que ver con una forma de comportarnos y de lo que proyectamos como seres humanos. Ser elegante y lucir bien podría estar relacionado también ser personas más respetuosas y consideradas con el entorno.

(Getty Creative)

Los clásicos siempre aciertan

Ya con un concepto básico de elegancia más en la consciencia que en el clóset, podemos revisar qué piezas de vestir nos ayudan sin importar la edad que tengamos. La idea es mantener siempre el plan de lucir imperecederas, sobre todo en la actualidad, cuando la nueva realidad que plantea la pandemia nos motiva a ser sustentables en todos los aspectos y esto incluye usar prendas de vestir duraderas, que nos permitan ahorrar más y desechar menos.

En este sentido, las piezas que mayor permanencia estética nos brindan y multiplican las posibilidades de nuestro clóset son las clásicas: el vestido negro, la camisa blanca, un pantalón azul oscuro, trench color camello, y un blazer en colores neutros.

Mantén la frescura

Algunas buenas ideas para vestir con frescura a cualquier edad son combinar camisetas con faldas lápiz y las corte A; los tops a rayas combinados con estampados interesantes que tengan un color en común con las franjas; una pieza de cuero, como una falda con tachuelas; y el animal print usado como acento perfecto en una sola pieza, sea un blazer, una cartera o unas zapatillas.

(Getty Creative)

Los vestidos son aliados muy especiales. El camisero con botones adelante es versátil; el estampado con pequeñas flores es perfecto para los días calurosos del verano; y el rey de todos los vestidos es el wrap dress, creado por Diane Von Furstenberg en los años 70, hoy sigue favoreciendo a todos los tipos de cuerpo, es sofisticado y fresco a la vez.

Accesorios con personalidad

Ya podemos estar tranquilos con los básicos, ahora hay que ir consolidando el estilo con accesorios que marquen la diferencia. Una cartera en colores y texturas interesantes es una gran oportunidad para expresarte sin arriesgar demasiado.

(Getty Creative)

Los lentes de sol divertidos no tienen edad y elevan a un nivel superior el requerimiento básico de la protección, además de que puedes combinarlos como cualquier otro accesorio.

El calzado también aporta gracia y sofisticación. Puedes probar con unas bailarinas metalizadas para un día cualquiera o unos tacones floreados como grandes protagonistas de un look neutro.

Los colores existen para disfrutarlos

Salmón, amarillo, azul marino, celeste, rojo, verde en todas su gama, todos los colores dan intensidad y vida especial al vestuario. La edad no debe ser un limitante para usarlos a libre demanda, y combinarlos con acierto ofrece un sinfín de posibilidades a tu ropa. 

(Photo by Brad Barket/Getty Images)

Busca tu individualidad

La célebre empresaria norteamericana Iris Apfel dice que “la vida ya es gris y aburrida, así que deberías divertirte un poco al vestirte” y nos encanta. A sus 98 años sigue siendo un icono de estilo cuya creatividad como decoradora y fashionista inspira a muchas personas dedicadas a la industria de la moda mundial.

Entre sus recomendaciones de estilo está buscar una individualidad. Usa prendas que te hagan feliz, que te hagan sentir especial, que reflejen tu esencia y eso ya nos proporciona uno de los mejores rasgos para vernos bien: la satisfacción de sentirte segura en tu propia piel.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El sudoku de la elegancia: aprende a jugar con el lenguaje del color para expresar lo que deseas

Los colores de moda en tiempos de confinamiento (y cómo influyó la pandemia en nuestros gustos)

Los colores y prendas que rejuvenecen y cómo combinarlos para refrescar tu imagen

Moda sin edad: que no te limite esa frágil línea entre la audacia y el ridículo