El oteador de palabras: “sincericidio”, “geoglifos”, “patachorros”...

Agencia EFE

Madrid, 23 nov (EFE).- Han pasado dos semanas desde el anterior oteador y es momento de traer una nueva selección de palabras y expresiones recientes, curiosas, recuperadas, dudosas... que hemos encontrado en los medios de comunicación, como "patachorro", "sincericidio" y "roomie" entre otras.

SINCERICIDIO Cuando se es sincero en exceso se corre el riego del “sincericidio”. Al igual que ocurre con “austericidio” es de formación anómala, pues el sufijo “-cidio” —que alude a la muerte y, como extensión figurada, a la destrucción— se añade a aquello que se mata, mientras que en estos dos casos se refiere al origen de esa muerte o daño.

EXOSOLAR A nuestro sistema solar pueden llegar objetos procedentes del exterior. Para calificarlos se emplea el adjetivo “exosolar”, formado con el prefijo “exo–“ que, según el diccionario académico, significa ‘fuera’,

‘en el exterior’. Otro adjetivo es “extrasolar”, que, a diferencia del anterior, sí está en el diccionario académico.

ROOMIE La voz inglesa “roomie” se está empleado para el compañero de habitación o de vivienda, especialmente si se trata de jóvenes que se independizan.

GEOGLIFOS Unos investigadores japoneses han descubierto nuevos “geoglifos” en Nazca gracias a la inteligencia artificial. Este término se aplica al arte rupestre que consiste en imágenes en el suelo y se acuñó en los años 60 con dos raíces griegas que aluden, respectivamente, a la tierra y a la talla o el cincelado.

PATACHORRO La prensa chilena destaca la proliferación de “patachorros” en el país. Son los practicantes de un modalidad delictiva en la que se tumba una puerta a patadas, se entra a robar algún electrodoméstico y se huye rápidamente. En los países de esa región se llama “chorro” a un ladrón, y con esta voz también se ha formado “motochorro”.

ANNUS MIRÁBILIS La expresión latina “annus horribilis” es la contraparte de “annus mirabilis”. Esta última, que se puede traducir como ‘año de las maravillas’, tiene su probable origen en el título de un poema del poeta inglés John Dreyden y no empieza a aparecer en textos españoles hasta principios del siglo XX. A partir de ella se ha formado más recientemente “annus horribilis”, que es ‘año horroroso’.

Recordamos que el propósito de este oteador no es otro que recopilar estas voces, lo que no implica de por sí una aceptación o una censura de su uso o formación, y que no siguen un orden concreto ni tratan un tema específico.

Por Javier Bezos (Fundéu BBVA).

(c) Agencia EFE