El oso mas grande que se ha encontrado

MATERIAL GRAFICO: Este artículo viene acompañado por una foto del paleontólogo Leopoldo Soibelzon sosteniendo un hueso de la parte alta del brazo de un oso gigante.

De National Geographic News

Distribuido por The New York Times Syndicate

Hay un nuevo ganador del premio al oso más grande y malo encontrado hasta el momento. Un gigantesco oso caracorta suramericano de la prehistoria inclinó la balanza hasta 1,600 kilogramos, con una altura de 3.4 metros, según un nuevo estudio.

El peso pesado anterior era un oso gigante caracorta norteamericano – una especie extinta emparentada – de 1,134 kilogramos. El oso más grande de la historia moderna es un oso polar de 998 kilogramos al que le dispararon en Alaska en el Siglo XIX.

El oso gigante caracorta sudamericano deambulaba en su continente homónimo aproximadamente entre 500,000 y 2,000,000 de años atrás y en ese entonces hubiera sido el carnívoro más grande y poderoso sobre la Tierra, afirman los científicos.

En lo que respecta a los carnívoros, “no hay nada que siquiera se le acerque” durante ese periodo, dice Blaine Schubert, coautor del estudio y paleontólogo de la Universidad Estatal de East Tennessee, en Johnson City, Tennessee.

“Simplemente me impactó lo grande que era”, destaca.

El esqueleto del oso, encontrado en la provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1935, fue reexaminado recientemente por Schubert y Leopoldo Soibelzon, paleontólogo argentino especializado en fósiles de osos suramericanos y también coautor del estudio.

Al medir su húmero – o hueso superior del brazo – casi del tamaño de un elefante, el equipo pudo calcular el tamaño del resto del cuerpo del oso, señala Schubert.

Su análisis también reveló que el animal era un macho viejo que había soportado varias lesiones graves a lo largo de su vida.

Para los osos, el tamaño es importante

Menos seguro, empero, es qué y cómo comían estos osos – y por qué eran tan distintos a sus primos norteamericanos, precisa Schubert.

Por ejemplo, la especie del oso gigante cara corta suramericano empezó siendo enorme y se achicó con el tiempo, mientras que la especie norteamericana se agrandó.

En Sudamérica, sospecha Schubert, el exceso de presas y la falta de competencia se combinó para hacer del oso el rey del continente. Pero al evolucionar más carnívoros, los osos cara corta se adaptaron, haciéndose más chicos y omnívoros, como el oso negro moderno.

(Ver “Comet 'Shower’ Killed Ice Age Mammals?”).

En Norteamérica, el aumento del tamaño del oso caracorta pudo haber sido una ventaja – su mero porte pudo haber espantado de sus presas a felinos dientes de sable y otros depredadores, especulan los investigadores.

Y el reinado del oso caracorta en Norteamérica también hubiera coincidido con una explosión en la megafauna de la Era de Hielo, como perezosos terrestres gigantes, camellos y mamuts – todos fuentes nuevas potenciales de alimento.

“Aquí tuvimos un Africa”, destaca Schubert, y “ahora se ha ido”.

El estudio sobre el oso más grande apareció en la emisión de enero de Journal of Paleontology.

Cargando...