La OSCE mantiene el diálogo con Rusia pero exige que detenga la invasión

Viena, 12 ene (EFE).- La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se mostró hoy dispuesta a mantener el diálogo con Rusia pero sin renunciar a los principios de la organización y manteniendo la exigencia de que detenga su guerra de agresión a Ucrania.

"La agresión rusa contra ucrania ha violado de manera flagrante la arquitectura europea de seguridad y los principios y valores en los que se basa esta organización, y ha amenazado la paz en el continente y más allá de sus fronteras", denunció el presidente de turno de la OSCE, Bujar Osman, ministro de Exteriores de Macedonia del Norte.

Osmani hizo estas declaraciones a los medios durante la presentación del programa para presidencia de la OSCE durante 2023.

Asimismo, Osmani indicó que está dispuesto a mantener la comunicación con todos los miembros de la OSCE, entre ellos Rusia, pero sin permitir que se "pisen" las ideas de soberanía e integridad territorial que forman parte de los principios, a los que, dijo, Moscú "se comprometió" cuando se creó esta organización.

Por eso, dijo, la primera misión es "pedir que pare inmediatamente la agresión" y que Rusia vuelva a comprometerse con esos principios.

La secretaria general de la OSCE, Helga Maria Schmid, compartió esa opinión y recordó que la organización "nació de la confrontación" en plena Guerra Fría, justo como un instrumento de evitar conflictos y reducir la tensión.

"Estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho el ministro sobre el diálogo, pero sentarse a la misma mesa, mantener abiertos los canales de comunicación, por ejemplo, no significa sentarse allí e intercambiar sutilezas, sino que permite, y esto también es muy importante, exigir mutuamente responsabilidades", dijo.

La OSCE está formada por 57 miembros y se extiende geográficamente desde Canadá a Siberia, y es el único organismo de seguridad, aparte de la ONU, en el que se sientan juntos Rusia, Ucrania y los países de la Unión Europea.

(c) Agencia EFE