Oscar Ojea fue reelegido presidente del Episcopado, que renueva autoridades: 170 votaciones en una semana

·5  min de lectura
Monseñor Oscar Ojea
Monseñor Oscar Ojea

Este martes por la tarde, los obispos tuvieron sus propias votaciones y el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, fue reelegido para continuar en la presidencia de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) para el período desde 2021 a 2024.

Casi un centenar de obispos reunidos en asamblea plenaria en Pilar definieron las nuevas autoridades del Episcopado para los próximos tres años. Acompañarán a Ojea el arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo, que pasa de la vicepresidencia segunda a la primera. El nuevo vicepresidente segundo será monseñor Carlos Azpiroz Costa, arzobispo de Bahía Blanca. Y como secretario general, monseñor Alberto Bochatey, obispo auxiliar de La Plata.

La asamblea plenaria de 98 obispos, reunida de forma presencial desde el lunes y hasta el viernes en la casa de retiros El Cenáculo de Pilar, había sido suspendida dos veces a causa de las restricciones por la pandemia de coronavirus.

El lunes, en la misa de apertura del encuentro, Ojea incitó a un “reencuentro, recomenzando por la verdad”, sin “diplomacias vacías, disimulos, dobles discursos, ocultamientos y buenos modales que esconden la realidad”, dialogando “desde la verdad clara y desnuda”, y pidió “coherencia entre lo que se dice y se hace” y que “la caridad no sea fingida”.

Y aseguró: “La herida más grande que puede recibir el Pueblo de Dios de nosotros los obispos, sacerdotes y laicos, es la falta de testimonio; la falta de coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, profesar que adherimos a un estilo de vida sin vivirlo”.

Hace poco más de un mes, Ojea recibió un voto de confianza del papa Francisco, quien en un hecho poco habitual extendió expresamente su mandato como obispo de San Isidro, al establecer que permanezca al frente de la diócesis más allá de los 75 años, la edad establecida por las normas canónicas para que los obispos presenten su renuncia a la Santa Sede.

Todos los cargos del Episcopado se decidieron por el voto de los obispos y ninguno de ellos puede permanecer más de dos períodos consecutivos en una función. Es el caso del arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, vicepresidente primero del Episcopado desde la votación de 2014. A fines de 2017 se perfilaba como el más votado para acceder a la presidencia, pero él mismo resignó esa posibilidad al pedirles a sus compañeros obispos que no lo votaran para esa función.

Más de un centenar de obispos participarán de la asamblea plenaria
Marcelo Aguilar


Más de un centenar de obispos participarán de la asamblea plenaria (Marcelo Aguilar/)

Con Ojea al frente, el Episcopado afianzó un papel activo en materia social y priorizó la cercanía de la Iglesia con los sectores más pobres. Es un firme defensor del diálogo político y social y del respeto de los valores institucionales y se constituyó en la voz de la Iglesia a lo largo de este tiempo de crisis, en los últimos dos años del gobierno de Mauricio Macri y en los primeros dos de la gestión de Alberto Fernández.

La renovación de los cargos en la Conferencia Episcopal debía realizarse en noviembre de 2020, pero la asamblea se postergó por el avance de la pandemia y la composición de la comisión ejecutiva, al igual que las otras comisiones episcopales, se extendió un año más.

De los cuatro cargos en la comisión ejecutiva, uno fue reelecto (Ojea, como presidente), mientras que Marcelo Colombo, arzobispo de Mendoza, pasó de la vicepresidencia segunda a la primera. En cambio, deben dejar sus lugares por completar dos períodos el cardenal Poli (vicepresidente primero) y el secretario general, Carlos Malfa, obispo de Chascomús.

No es la primera vez que un cardenal y arzobispo de Buenos Aires quedan afuera de la comisión ejecutiva. Ya ocurrió a fines de 2011, cuando el entonces cardenal Jorge Bergoglio abandonó la presidencia del cuerpo luego de dos períodos. Dos años después fue elegido papa.

La asamblea plenaria, en la que se abordarán otros temas de la agenda episcopal, comenzó el lunes, a partir de las 16, con el habitual intercambio pastoral. Ojea presidirá la misa de apertura, a las 19.30. En las últimas horas, Francisco designó arzobispo de Córdoba al sacerdote jesuita Ángel Sixto Rossi, de 63 años. Reemplazará a Carlos Ñáñez, quien presentó su renuncia al haber llegado al límite de los 75 años, tras mantenerse durante 23 años al frente de una de las principales diócesis del país.

La votación

Para elegir a los presidentes y miembros de las distintas comisiones episcopales, los obispos harán más de 170 votaciones a lo largo de la semana. Son más de veinte áreas en las que se divide el trabajo de la Conferencia Episcopal, desde Pastoral Social hasta Educación, Fe y Cultura, Catequesis, Pastoral Universitaria, Apostolado Laico, Comunicación Social y Pastoral Aborigen, entre otras. La ardua tarea electoral restaría tiempo a la posibilidad de acordar un eventual documento con motivo de la elección nacional del 14 de noviembre.

Para ser elegido en un cargo, tanto en la presidencia como en las comisiones, los obispos necesitan tener los dos tercios de los votos. Si no se resuelve, en una tercera votación se define por mayoría simple.

Es probable que en el área de Pastoral Social sea reelegido monseñor Lugones, de fuerte protagonismo en los últimos tres años. Al cabo de dos años en que la pandemia multiplicó la tarea de la Iglesia para enfrentar el crecimiento de la pobreza y del hambre, se presume como altamente probable que el obispo de Quilmes, Carlos Tissera, continúe como presidente de Cáritas.

Las comisiones que deberán elegir nuevo presidente, por completarse los dos períodos de sus actuales titulares, son las de Educación Católica, Salud, Apostolado Laico y Familia, Pastoral Aborigen, Catequesis y Pastoral Bíblica, Migraciones y Turismo, entre otras.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.