Ortodoxos rusos celebran la Santa Trinidad en medio de medidas antiepidémicas

Moscú, 7 jun (EFE).- Los creyentes ortodoxos rusos celebran hoy el Día de la Santa Trinidad en medio de las medidas restrictivas dictadas por las autoridades sanitarias para contener la epidemia de COVID-19, que se ha cobrado ya casi 6.000 vidas en todo el país.

Los templos de Moscú, cerrados el 13 de abril pasado, solo ayer, en la víspera de la festividad religiosa, abrieron sus puertas a los creyentes con restricciones de aforo y mascarillas obligatorias.

También se han introducido cambios en los usos tradicionales ortodoxos: los fieles deben guardar distanciamiento social, no pueden besar los iconos ni tampoco las manos de los popes después de confesarse y recibir la bendición.

El cabeza del Iglesia ortodoxa rusa, Kiril, de 73 años, oficiará el acto religioso en un monasterio de las afueras de Moscú, y no como tradicionalmente lo hace en el monasterio de San Sergio y la Trinidad, el más importante del país, situado en la ciudad Sérguiev Posad, unos 70 kilómetros al noreste de Moscú.

"Esta decisión se adoptó por insistencia de los médicos", dijo el jefe del consejo sinodal para la interacción de la Iglesia con la sociedad y los medios de comunicación, Vladímir Leogoida, citado por la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

Explicó que se trata de un medida preventiva, ya que el próximo día 22 está prevista la consagración por Kiril de la Catedral de la Resurrección de Cristo, el principal templo de la Fuerzas Armadas de Rusia.

Según los datos oficiales, a día de hoy Rusia acumula 463.673 positivos por coronavirus y 5.859 fallecimientos a causa de la COVID-19.

En las últimas dos semanas, el incremento diario de casos confirmados se sitúan en torno a los 9.000 y el de los decesos no ha bajado de 134, con un máximo de 232, registrado el pasado 29 de mayo.

Moscú sigue siendo el principal foco de infección del país con 195.017 contagios acumulados y casi la mitad del total de casos letales, 2.919.

(c) Agencia EFE