Ortega cierra otras 15 ONG en Nicaragua; suman 55

·4  min de lectura

MANAGUA (AP) — El Parlamento de Nicaragua, dominado por el gobernante Frente Sandinista, canceló el jueves la personalidad jurídica de otras 15 ONG, con lo que suman 55 organismos no gubernamentales clausurados por el presidente Daniel Ortega desde 2018, de los cuales 45 fueron cerrados en el último mes.

La medida se tomó durante una sesión de la Asamblea Nacional y fue aprobada con el voto de los 70 miembros de la bancada sandinista, un voto en contra y 13 abstenciones.

Las 15 organizaciones habrían “desarrollado sus actividades al margen de la ley y actuado contra ley expresa, obstaculizando la labor de control y vigilancia del Departamento de Registro y Control de Asociaciones del Ministerio de Gobernación (Mingob)”, señala el texto de la iniciativa propuesta por el diputado oficialista Filiberto Rodríguez. Agrega que las ONG tampoco cumplieron en reportar sus estados financieros y “definir claramente fuentes de financiamiento, cartera de proyectos, el impacto social de los mismos y si están acorde a los fines y objetivos” de esas entidades.

Entre las ONG afectadas figura la Fundación Mejía Godoy, una entidad cultural vinculada a los conocidos músicos Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy, críticos del gobierno y que emigraron de Nicaragua tras la crisis política que estalló con las protestas sociales de abril de 2018. También fueron suspendidas la Fundación Xochiquetzal, la Asociación de Mujeres de Jalapa contra la Violencia Oyanka y el Colectivo de Mujeres de Matagalpa, organizaciones feministas que apoyaban proyectos de desarrollo con mujeres rurales.

El Parlamento canceló además a las ONG Acción Médica Cristiana, Federación de Organismos No Gubernamentales de Nicaragua, Instituto Nicaragüense de Investigación y Educación Popular, y Red Nicaragüense por la Democracia y el Desarrollo Local, que aglutinaba a otro grupo de entidades de la sociedad civil. Tampoco podrán seguir laborando el Centro de Estudios para la Gobernabilidad y Democracia, la Fundación Diakonia Nicaragua, vinculada a una ONG sueca recientemente suspendida, la Fundación Entre Volcanes, la Fundación Médicas Nicaragüenses Concepción Palacios, y el Instituto de Investigación y Gestión Social (Inges).

Durante la sesión, el diputado miskito Brooklyn Rivera, aliado del gobierno, abogó por la ONG Acción Médica Cristiana, destacando que ha ayudado mucho a las comunidades indígenas más pobres de la región caribeña en programas de salud y en auxilio en caso de desastres naturales.

Por su parte, en un comunicado, el Colectivo de Mujeres de Matagalpa (provincia en la zona norte del país) señaló que el cierre de esa ONG pone fin a 31 años de trabajo en la atención integral a miles de mujeres y niños, bibliotecas y casas comunitarias, cosecha de agua y construcción de viviendas y molinos, entre otros proyectos. La ONG dijo que la medida constituye una “violación al derecho de organización, a la justicia, la libertad de expresión y el derecho a vivir sin violencia”.

Desde Costa Rica, el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más expresó en una nota de prensa su “repudio” a la “cancelación arbitraria e inconstitucional de la personalidad jurídica” de las ONG, la cual ocurre “al margen y en violación al orden constitucional e instrumentos internacionales de derechos humanos”.

Con estos cierres suman 55 las ONG clausuradas por el gobierno en los últimos tres años. En diciembre de 2018 se suspendieron los permisos a 10 organizaciones de derechos humanos, desarrollo local y promoción de la democracia, acusadas de apoyar la revuelta cívica. Otras 24 fueron cerradas el 29 de julio pasado, bajo argumentos legales.

El 16 de agosto, el Mingob le retiró los permisos de operación a seis ONG europeas y estadounidenses, incluyendo el National Democratic Institute For International Affairs (NDI), el International Republican Institute (IRI) y la Helping Hands The Warren William Pagel, M.B. Foundation.

Igual medida se tomó con la Fundación Oxfam Intermón de España; Oxfam Ibis de Dinamarca y Diakonía de Suecia. En todos los casos, el gobierno argumentó que “incumplieron sus obligaciones legales” y “obstaculizaron el control y vigilancia” del Mingob sobre sus estados financieros y el origen de sus donaciones.

El cierre de las ONG ocurre cuando faltan apenas 74 días para las elecciones generales del 7 de noviembre, en las que Ortega, un excomandante sandinista de casi 76 años, buscará su tercera reelección para un cuarto mandato consecutivo. Su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, aspira a su primera reelección.

Desde fines de mayo pasado, el gobierno encarceló a 33 dirigentes opositores, incluidos siete aspirantes a la presidencia que pretendían competir con Ortega en los comicios, e inhabilitó a tres partidos políticos que aglutinaban a las principales fuerzas de la oposición.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.