En Orlando las opciones de campamentos de verano para niños serán limitadas, al igual que el año pasado

Orlando Sentinel Staff, Orlando Sentinel
·6  min de lectura

Sol, diversión veraniega y distanciamiento social.

Los campamentos de verano de Florida Central funcionarán de manera similar a como lo hicieron el verano pasado — de manera diferente. Muchos campamentos de verano permanecieron abiertos en 2020 a pesar de que la pandemia de la COVID-19 provocó el cierre de campamentos en todo Estados Unidos. La temporada de campamentos de verano de 2021 busca funcionar de la misma manera, con algunos usando lo que aprendieron el verano pasado y otros planean permanecer cerrados o ser virtuales.

Lisa Early, directora de familias, parques y recreación de Orlando, dijo que los programas de campamentos diurnos de verano de la ciudad ampliarán la capacidad este año. La ciudad realizó campamentos diurnos de verano en 2020, y por eso, dijo que el departamento está preparado para otro verano con la COVID-19.

“Hemos pasado por eso”, dijo Early. “Estamos acostumbrados a la nueva normalidad”.

La capacidad normal del campamento es de 20 niños por cada adulto. El verano pasado, la ciudad redujo la capacidad a nueve niños por cada adulto. Este verano, la ciudad se está expandiendo a una proporción de 15 campistas por adulto, dijo Early. Los campamentos de la ciudad se llevan a cabo desde el 1 de junio hasta el 6 de agosto y el registro se abre el 3 de abril.

El verano pasado, los campamentos de la ciudad registraron un bajo número de asistencia, probablemente debido al temor a la infección y a que algunos padres estaban perdiendo sus trabajos, dijo Early. Para 2021, la asistencia debería ser mayor, pero probablemente no alcance la capacidad, dijo.

Los campamentos de la ciudad promediaron una infección por la COVID-19 por semana el verano pasado, dijo Early. Ese promedio incluía al personal del campamento y las instalaciones. Cada vez que alguien dio positivo, el rastreo de contactos mostraba que era de fuera del campamento, dijo.

Al igual que hace un año, la ciudad requerirá que los campistas y el personal usen cubiertas faciales. A pesar de funcionar a menor escala en el campamento diurno de la ciudad, Early dijo que hay más riesgo de transmisión en comparación con un campamento nocturno.

Los niños regresan a casa todas las noches y tienen la oportunidad de infectarse, dijo. Los campamentos nocturnos operan como una pseudoburbuja donde las infecciones solo ocurren si un campista trae la COVID-19 al comienzo de la semana.

En el condado de Volusia, YMCA Camp Winona realizó campamentos durante la noche el año pasado y planea hacerlo nuevamente este verano. Oliver Gregan, director ejecutivo del campamento, dijo que anticipa que este verano se verá muy similar al de 2020. Sin embargo, hay mucho tiempo entre ahora y el verano, y las cosas pueden cambiar, dijo.

“Nos gusta divertirnos mucho, es un gran objetivo para nosotros”, dijo. “Pero también la seguridad es una gran parte de nuestras vidas y asegurarnos de que todos los niños que vienen al campamento estén seguros mientras estén aquí. Es una gran prioridad para nosotros“.

El verano pasado, el YMCA’s Camp Winona no reportó ningún caso de la COVID-19 en 500 campistas durante nueve semanas de campamentos nocturnos, dijo Gregan. El estar abierto el año pasado le dio al campamento la oportunidad de aprender cómo administrar un campamento de manera segura durante la COVID-19, dijo.

Gregan recientemente asumió el cargo de director ejecutivo de Alexandra Kinney, quien supervisó los programas de verano de 2020. El verano pasado, Camp Winona revisó sus programas de campamento debido a la pandemia de la COVID-19, dijo Kinney.

Un cambio importante en el campamento de verano normal en Camp Winona fue limitar a los niños a sus grupos de cabañas. Un grupo de ocho campistas y dos consejeros en una cabaña se mudarían como una unidad aislada durante la semana, dijo Kinney. Los grupos se utilizaron para prevenir un brote generalizado de la COVID-19 si alguien lo llevaba al campamento.

El campamento también se limitó a un promedio de 56 campistas y solo siete cabañas por semana, dijo. Camp Winona planea mantener el mismo límite de capacidad este verano, dijo Kinney.

Camp Winona no requería que los campistas o los consejeros de cabañas en los grupos aislados usaran máscaras, dijo Kinney. Los grupos de cada cabaña no interactuaban con otros grupos a menos que estuvieran afuera y espaciados, dijo. Cualquiera que estuviera entre grupos usaba una máscara.

“Por mucho que sea pro-máscara”, dijo Kinney. “No es razonable hacerlo con el calor de Florida cuando estamos afuera todo el día”.

El registro de campistas para este verano ya está adelantado a lo programado, dijo. Kinney dijo que cree que es el resultado de cuánto necesitaban los niños Camp Winona para su salud mental debido a los cierres del verano pasado.

En el condado de Orange, el YMCA Camp Wewa no realizó un campamento de verano en 2020 debido a la COVID-19. En febrero, la YMCA de Florida Central anunció que estaba vendiendo la propiedad debido a problemas financieros.

El sitio web de la YMCA para Camp Wewa no proporciona enlaces para inscribirse en los próximos campamentos y muestra todas las horas de funcionamiento como “Cerrado”.

La ciudad de Apopka aprobó una oferta de $4.2 millones para comprar la propiedad el 3 de marzo. La Y aún no ha respondido a la oferta. Si se vende a Apopka, el departamento de recreación de la ciudad dijo que usaría la propiedad como campamento y parque.

El Florida Diabetes Camp, que utiliza el YMCA Camp Winona para los programas de verano, organizó campamentos virtuales en 2020. Gary Cornwell, director ejecutivo del campamento, dijo que no está seguro de que el campamento sea en persona este verano. La decisión final se tomará más cerca de fines de marzo, dijo.

Uno de los proveedores médicos del campamento tampoco donará insulina este verano. El campamento recibe alrededor de $800,000 en donaciones de insulina para ayudar a ejecutar el programa y no podría funcionar sin él, dijo Cornwell.

El campamento en persona permite a los consejeros del Florida Diabetes Camp ayudar a los niños a aprender cómo ponerse insulina y tomar lecturas de azúcar en la sangre. Sin embargo, en un entorno virtual, no es tan eficaz para enseñar y crear una comunidad para niños diabéticos, dijo Cornwell.

Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de enfermedades graves si se infectan con la COVID-19, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Debido a esto, hubo demasiado riesgo involucrado con tener un campamento en persona el verano pasado, dijo Cornwell.

“No puedo tomar una decisión y decir: ‘Está bien, voy a poner en riesgo a todas estas personas’”, dijo.

* Esta historia fue publicada en el Orlando Sentinel por el periodista Steven Walker. La traducción al español fue realizada por la periodista Ginayra Alvarado Villegas. La puedes contactar a galvarado@orlandosentinel.com.