Organizaciones sociales afines al Gobierno reactivaron la presión por implementar un salario básico universal

·3  min de lectura
La Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA), la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y otras organizaciones sociales se movilizan hoy en Puente Pueyrredón, en Avellaneda y otras ciudades del país en reclamo de un salario básico universal
La Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA), la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y otras organizaciones sociales se movilizan hoy en Puente Pueyrredón, en Avellaneda y otras ciudades del país en reclamo de un salario básico universal - Créditos: @Leo Vaca

Diversas organizaciones sociales y gremiales se movilizaron hoy para pedir la “implementación de un Salario Básico Universal” y “terminar con la indigencia en el país”. La jornada de protesta, que tuvo como epicentros un corte de tránsito en el Puente La Noria, en Lomas de Zamora; los alrededores de la Torre de los Ingleses, en Retiro, y en el puerto de Buenos Aires, afectó la normal circulación de vehículos por las zonas de convocatoria.

Las manifestaciones fueron organizadas por el Frente Popular Darío Santillán, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), la CTA Autónoma y el Movimiento Nuestramérica, entre otros.

Las organizaciones piqueteras temen un recorte de 400.000 planes Potenciar Trabajo

”La realidad exige respuestas para los últimos y las últimas de la fila”, dijo a Télam Dina Sánchez, secretaria adjunta de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), una de las organizaciones sociales aliadas al oficialismo, aunque comenzó a tomar distancia a partir del acuerco con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con la decisión oficial de activar un recorte de gastos, entre ellos, en la ayuda social.

El MTE, una de las agrupaciones que se movilizó, es liderado por Juan Grabois, que desde el sábado pasado se mostró en la primera línea de los reclamos contra el gobierno porteño por los vallados y controles policiales ubicados en los alrededores de la casa de Cristina Kirchner, en Recoleta.

En ese marco, la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTA-A), que conduce el estatal Hugo Godoy y el visitador médico Ricardo Peidro, se movilizó a los puertos y entidades financieras responsables de “la fuga de capitales, la evasión impositiva y la formación de precios de alimentos”. Luego de marchar desde la Torre de los Ingleses, en Retiro, hacia la terminal 4 del Puerto de Buenos Aires, hubo un acto del que participaron una decena de entidades afiliadas.

A través de un documento, la central obrera aseguró que la nueva jornada nacional de protesta es continuidad del plan de lucha lanzado el 13 de julio pasado para insistir en “la necesidad de que se adopten urgentes medidas ante la delicada situación socio-económica de los trabajadores y que se sancione un salario universal”.

“Desde acá se exportan cada año más de 90 mil millones de dólares, mientras la mayor parte del pueblo apenas tiene un salario mínimo o una jubilación que no alcanza ni para comer. Esta vergüenza es la contracara de la democracia. Mientras unos ricos se la llevan en pala, la mayoría padece necesidades y sufrimientos”, dijo Godoy, de la CTA Autónoma.

Esta vertiente de la CTA mantiene una postura crítica con el Gobierno a diferencia de la CTA que encabeza Hugo Yasky, un diputado nacional alineado al kirchnerismo que si bien se abstuvo en la votación por el incremento del salario mínimo evitó por ahora sumarse a las protestas callejeras.