Organizaciones feministas piden destitución de Capella Ibarra

·3  min de lectura

CANCÚN, QR., noviembre 10 (EL UNIVERSAL).- La Red Feminista de Quintana Roo anunció su rompimiento temporal con el gobierno del estado, al separarse de las mesas de trabajo en que participaban con diferentes instituciones, hasta que el titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Alberto Capella, sea destituido del cargo, debido a los actos de "brutalidad policiaca", con que reprimieron una protesta no armada afuera del palacio municipal de Cancún, en donde se encontraban infantes y personas adultas mayores.

Además, ante las condiciones de riesgo que existen para activistas y defensoras de los derechos humanos, a partir de dichos sucesos, informaron que, por el momento, no convocarán a manifestaciones públicas, con excepción de las acciones que preparan para el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las mujeres.

En conferencia de prensa virtual, representantes de 23 organizaciones feministas en el estado, afirmaron que la actuación de la policía en la explanada del Palacio municipal, "además de excesiva, no fue una reacción espontánea, fue planeada estratégicamente y realizada por órdenes de mandos superiores de la policía".

En consecuencia, exigieron, en primer lugar, que se esclarezca el feminicidio de Bianca Alejandrina, conocida como "Alexis", y de todas las mujeres asesinadas en el estado, que suman 49, clasificados como homicidios dolosos y 12, como feminicidios.

Después, la destitución de Capella Ibarra, quien declaró a medios que su renuncia "estaba en la mesa" y que sería el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, quien tendría que tomar una decisión.

"Sabemos que no va a renunciar; entonces aquí no estamos hablando de renuncia, estamos hablando de destitución; exigimos la destitución de Capella", dijeron y exigieron a las y los diputados del Congreso del estado emitir un exhorto para cesar al funcionario policiaco, quien comparece ante la XVI Legislatura el próximo 13 de noviembre.

Del gobernador, demandaron una disculpa pública, por traicionar su palabra, cuando "por la mañana acepta las peticiones sobre garantía de derechos humanos y por la tarde los violenta usando la brutalidad policiaca".

"Las autoridades de doble moral se comprometieron a que ninguna de las activistas y defensoras de derechos humanos e incluso la población civil iba a sufrir daños, porque la instrucción fue la de una protesta pacífica.

"Entonces es importante señalar que Quintana Roo, en la mañana te reciben con abrazos, pero en la tarde con balazos", expresaron, al subrayar que la confianza con el gobierno "se rompió".

Ocurre que el lunes, al ser abordado por dos activistas de la Red, al término de un evento público, Joaquín González se comprometió a no reprimir las protestas, lo mismo que la alcaldesa, "Mara" Lezama; sin embargo, elementos de la policía municipal, bajo la figura de Mando Único, disuadieron la concentración a balazos.

Tanto a nivel estatal, como municipal, pidieron una investigación profunda ante las violaciones del derecho humano a la libre manifestación de las mujeres y juventudes y la reparación de daños a todas las víctimas de la "brutalidad policiaca".

Sobre estos hechos, el mandatario estatal ha sostenido que dio la instrucción de que las protestas no fueran reprimidas, lo cual pidió personalmente a Capella Ibarra. En tanto, la alcaldesa, indicó que ella tampoco dio órdenes de acometer en contra de las y los manifestantes, pero hubo una "contraorden".

En su autodeslinde, ambos han insistido en que se investiga quién desobedeció sus instrucciones.

Las colectivas que conforman la Red aclararon que, independientemente de abandonar las mesas de trabajo con la autoridad estatal, sus acciones como sociedad civil organizada se mantienen.