Organización no gubernamental insta a Guatemala a transparentar gasto público

Agencia EFE

Guatemala, 19 jun (EFE).- El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) recomendó este viernes al Gobierno de Guatemala a mejorar la transparencia en la ejecución presupuestaria, sobre todo en temas relacionados a la atención a los programas de asistencia para enfrentar el impacto de la COVID-19.

El economista senior de la organización no gubernamental, Ricardo Barrientos, indicó en una presentación organizada este viernes por la entidad para analizar los 10 programas de asistencia gubernamental a la COVID-19 que hay detalles que no se encuentran dentro del sistema de contabilidad integrada del Ministerio de Finanzas.

Barrientos subrayó que "la ejecución presupuestaria de las obligaciones del Estado a cargo del tesoro es como una caja negra y cuesta mucho encontrar ejecución de entidades autónomas como el Crédito Hipotecario Nacional o el Instituto Nacional de Electrificación y eso que son ejecutores de programas COVID-19".

Por lo tanto, el Icefi recomendó al Gobierno "rediseñar el módulo del gasto público del tablero de control del estado de calamidad COVID-19", principalmente para "evitar la complicación en las rutas de búsqueda en el sistema de contabilidad integrada, ya que presenta dificultad de identificación de los programas".

El economista, experto en el manejo presupuestario del Estado, enfatizó que durante la investigación "fue imposible hallar el bono de riesgo para personal de salud y también hubo dificultades para encontrar asignaciones presupuestarias de los bonos de apoyo al comercio popular y para familia, del Ministerio de Desarrollo", los cuales han sido promocionados por el Gobierno para atender las repercusiones del coronavirus.

También sugirió que el presupuesto de las entidades a cargo de estos programas de apoyo social debe de ser específico, por lo que se debe "corregir la estructura programática de presupuesto y crear un nuevo rubro".

RECORTES EN PROGRAMAS

Además, Barrientos mencionó que el Gobierno ha recortado algunos presupuestos de programas vitales para la población guatematleca, como el de "recuperación salud" que asciende a unos 47 millones de dólares; así como los programas de prevención a la mortalidad de la niñez y la desnutrición crónica (16,9 millones de dólares), a la mortalidad materna y nenoatal (3,6 millones de dólares), al control de enfermedades de transmisión sexual y VIH (7,4 millones de dólares); y al control de tuberculosis (195.058 dólares).

"Todas las entidades deben asegurar que la atención a la COVID-19 no debe reducir los presupuestos de programas esenciales", esgrimió el economista, quien también sugirió que el recorte presupuestario a la lucha contra la desnutrición crónica infantil "desmiente totalmente a la publicitada preocupación en dicha materia del presidente (Alejandro Giammattei)".

Este año, El Congreso guatemalteco ha aprobado más de 1.253 millones de dólares en préstamos de entidades financieras internacionales.

El presupuesto general de ingresos y egresos del Estado cambió de 87.715 millones de quetzales (11.406 millones de dólares) aprobados en noviembre pasado, a los más de 107.760 millones de quetzales (unos 14.013 millones de dólares) que ascendió con las modificaciones posteriores por el COVID-19.

De las ampliaciones presupuestarias que se hicieron hasta el 31 de mayo (aproximadamente por 2.606 millones de dólares), el 68,9 por ciento fue destinados a programas para enfrentar el impacto de la pandemia en el país centroamericano y el resto para funcionamiento del Estado.

Guatemala contabiliza 449 personas fallecidas a causa de la COVID-19 y un total de 11.868 casos positivos de coronavirus, dentro de las cuales 2.290 se han recuperado.

El país centroamericano, que cuenta con unos 16 millones de habitantes en su territorio, estima que más del 60 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza y que el 70 % de la población económicamente activa lo hace a través de la economía informal, además de que uno de cada dos niños guatemaltecos padece de desnutrición crónica, según organismos internacionales.

(c) Agencia EFE