Orgía de militares británicos desata escándalo

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, junio 19 (EL UNIVERSAL).- Militares de élite del equipo de paracaidistas del ejército británico se han visto involucrados en un escándalo tras organizar una orgía en uno de los cuarteles con una mujer a la que introdujeron sin permiso.

El escándalo alcanzó tales dimensiones que a cientos de paracaidistas británicos se les prohibió sumarse a un despliegue de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), informaron medios británicos.

El caso se dio a conocer a principios de junio, cuando el medio The Sun publicara la existencia de videos que muestran a los militares teniendo sexo con la mujer en las barracas de Merville, en Colchester.

Una de las grabaciones muestra a un soldado saludando mientras otro tiene sexo con la mujer.

Ocho paracaidistas de la Brigada británica 16 de Ataque Aéreo están bajo investigación policial por los hechos. El caso cobró mayores dimensiones cuando The Times indicó que la mujer fue introducida de contrabando hasta 31 veces en los últimos cinco meses.

Aunque se determinó que el encuentro sexual fue consensuado, la polémica no disminuyó.

La Real Policía Militar inició una investigación sobre cómo la mujer entró a las barracas y si se incumplieron alguna orden. "El Ejército espera los más altos estándares de comportamiento de todo el personal", señaló un portavoz del ejército, citado por ABC Noticias. "Cualquiera que no mantenga estos estándares será investigado".

El jefe del ejército británico, general Sir Patrick Sanders, decidió no arriesgarse y prohibió el despliegue de los efectivos británicos en una misión de la OTAN. En una carta a sus generales y comandantes, citada por The Times, afirmó que "no arriesgaré la misión o reputación del ejército británico" enviando tropas al extranjero.

Sanders denunció además que si bien no se cometió un delito, el incidente da la apariencia de que se está "denigrando a las mujeres" y va en contra de los valores del ejército.

"Mi mensaje para el ejército es claro. Nuestra licencia para operar se basa en la confianza y debemos mantenernos apegados a los estándares más elevados", continuó Sanders. Añadió que un comportamiento como el mostrado por los efectivos es "inaceptable, corrosivo y va en detrimento de la reputación del ejército".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.