La Orden Ejecutiva 14009 no establece un seguro médico gratuito para todas las personas en EEUU

La Orden Ejecutiva 14009 firmada en enero de 2021 por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no establece un seguro médico gratuito para todas las personas, al contrario de lo que aseguran publicaciones en redes sociales compartidas decenas de veces desde el 4 de octubre de 2022. En realidad, la disposición insta a los estados a que hagan que el programa de seguro de salud del gobierno estadounidense sea más accesible, pero no dispone la gratuidad de los servicios y la decisión final recae sobre cada estado. Expertos consultados por la AFP señalaron que las alegaciones de las entradas no son correctas.

El presidente Biden firmó recientemente Executive Order 14009 apoyando el seguro de salud GRATUITO para todas las personas!”, señala una de las entradas difundidas en Facebook.

Las publicaciones, que también se difunden en inglés, señalan que entre los beneficios se encuentran: “Seguro médico premium de $0, $0 de copago en visitas al médico, $0 Deducible, Copago de $0 en recetas y se aceptan todas las condiciones preexistentes”. Los contenidos instan a las personas a hacer clic en un enlace para “obtener todos los beneficios”.

Captura de pantalla de una publicación de Facebook hecha el 11 de enero de 2023

Medicaid es un programa de seguro médico que da cobertura sanitaria a alrededor de 84 millones de estadounidenses y subvenciona los costos médicos de algunas personas con ingresos y recursos limitados.

Está financiado conjuntamente por el gobierno federal y los estados, y administrado por estos últimos. De tal modo que el gobierno federal tiene reglas generales que todos los programas estatales de Medicaid deben seguir, pero cada estado tiene su propio programa y particularidades.

Robin Strongin, experta en políticas sanitarias de la Liga Nacional de Consumidores (NCL, por sus siglas en inglés), explicó a la AFP que “Medicaid es complicado porque se trata de un programa federal y estatal”. Eso, comentó, significa que la realidad de las prestaciones y servicios que cubre Medicaid es diferente en cada jurisdicción.

No hay sanidad gratuita para todos

Strongin también señaló que la idea de que ofrece salud gratuita es incluso aún más complicada. Dijo: “Por lo general hay requisitos para calificar”, que pueden variar de un estado a otro.

Matt Salo, ahora consultor de Salo Health Strategies y que fue durante 12 años director ejecutivo de la Asociación Nacional de Directores de Medicaid, explicó a la AFP que Medicaid está diseñado para ser un programa para estadounidenses de bajos ingresos, pero también para aquellos en otras situaciones, como mujeres embarazadas y niños menores de edad.

Para participar en Medicaid, la ley federal requiere que los estados cubran a ciertos grupos de personas, pero insistió: “Está diseñado para ejecutarse, operar y verse de manera diferente en cada uno de los 56 estados y territorios de Estados Unidos”. Por ejemplo, el experto señaló que “en Alabama si eres una mujer embarazada o un niño menor de 18 años puedes calificar para Medicaid con niveles de ingresos relativamente altos”.

Salo explicó que Medicaid “es un gran programa que proporciona beneficios de seguro de salud muy sólidos: sin primas, sin deducibles, sin copago, etc”, pero que “definitivamente no es accesible para todo el mundo”. Y aclaró sobre la orden ejecutiva que firmó Biden: “Por sí sola no ampliaría ni pondría [Medicaid] a disposición de más personas que de otro modo serían elegibles”.

El experto afirmó que en 2010 y 2011, uno de los principales puntos más discutidos de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA, por sus siglas en inglés) fue la expansión del programa Medicaid para que todas las personas del país de bajos ingresos sin importar el tamaño de su familia o la composición fueran elegibles para Medicaid. “Esa política se llevó ante la Suprema Corte y fue desechada por inconstitucional, haciéndolo opcional para los estados”, comentó Salo.

De hecho, algunas de las publicaciones virales cambian las palabras "gratutito" y “para todo el mundo” por “para habitantes de Georgia” o “para habitantes de Florida”. Sin embargo, Georgia y Florida son dos de los estados -además de Texas, Carolina del Sur y Misisipi, entre otros- que, según señaló Salo, no han hecho la expansión del Medicaid.

Lara Shore-Sheppard, experta en Economía de la Salud de la Universidad de Williams, explicó a la AFP que las publicaciones virales sobre este programa “definitivamente no son correctas” y señaló que Medicaid y el seguro de salud en Estados Unidos “definitivamente no son gratuitos para todos”.

Orden Ejecutiva 14009

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó la Orden Ejecutiva 14009 el 28 de enero de 2021. “Es una de las primeras cosas que firmó cuando asumió el cargo”, explicó Salo a la AFP.

La orden, con título el título “Fortalecimiento de Medicaid y la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio”, estableció que las instituciones debían reexaminar diferentes políticas que podrían afectar la protección de la gente con condiciones preexistentes, incluidas las complicaciones relacionadas con el covid-19, así como revisar aquellas políticas que “podrían presentar barreras innecesarias a individuos y familias a acceder a la cobertura de Medicaid”. Pero en ningún momento habla de gratuidad para todos los ciudadanos.

Salo comentó que las órdenes ejecutivas “por sí mismas no necesariamente tienen mucho peso”, pero que sí son una “declaración importante de lo que la administración o el presidente creen que es importante”. “Para hacer una modificación en la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio que permita un gran cambio en Medicaid, se necesita que lo haga el Congreso”, dijo.

Por su parte, Shore-Sheppard señaló que la Orden Ejecutiva 14009 “solo permitió un período de inscripción especial [para que personas se inscriban a Medicaid] debido a la pandemia e instruyó al poder ejecutivo a revisar las regulaciones que podrían tener el efecto de reducir el acceso a la cobertura. Pero no cambió ninguna regla sobre la elegibilidad o el precio”.

La norma también recoge que “no tiene la intención de crear, y no crea, ningún derecho o beneficio, sustantivo o procesal, exigible por ley o en equidad por ninguna de las partes contra los Estados Unidos, sus departamentos, agencias o entidades, sus funcionarios, empleados o agentes o cualquier otra persona”.

También revoca otras acciones presidenciales como la Orden Ejecutiva 13765 del 20 de enero de 2017 (Reducción al mínimo de la carga económica de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud a Bajo Precio Pendiente de Derogación) y la Orden Ejecutiva 13813 del 12 de octubre de 2017 (Promoción de la Elección y Competencia en el Cuidado de la Salud en los Estados Unidos), firmadas por el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

AFP Factual ha abierto un canal de comunicación con sus lectores hispanohablantes en Estados Unidos. Si tienes una consulta sobre contenido sospechoso, puedes escribirnos a esta línea de WhatsApp.