Orban alega "punto de vista cultural" en polémico discurso sobre mezcla de razas

·3  min de lectura

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, defendió este jueves sus virulentas afirmaciones del pasado fin de semana sobre "la mezcla de razas", al alegar que representan "un punto de vista cultural", lo que le valió las críticas de Washington.

"A veces sucede que hablo de una manera que puede malinterpretarse, pero le he pedido al canciller [Karl Nehammer] que ponga la afirmación en un contexto cultural", declaró Orban en una rueda de prensa durante su visita oficial a Austria.

El líder nacionalista húngaro, acostumbrado a las diatribas antiinmigración, rechazó el sábado la visión de una sociedad "multiétnica" en un discurso en la región rumana de Transilvania, donde reside una numerosa comunidad húngara.

Estados Unidos consideró el jueves "inexcusables" las declaraciones del primer ministro nacionalista de Hungría.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, leyó a los periodistas una declaración de la enviada de Estados Unidos contra el antisemitismo, Deborah Lipstadt, quien deploró que "la retórica de esta naturaleza es inexcusable" unos "75 años después del Holocausto".

Décadas "después del Holocausto es inexcusable para un líder menospreciar los asesinatos masivos de los nazis", dijo Lipstadt.

Price añadió que Estados Unidos y sus aliados están unidos por "valores compartidos".

Los comentarios de Orban "no reflejan los valores compartidos que unen a Estados Unidos con Hungría, que sirven como cimiento para la relación entre los dos pueblos y sientan las bases para las relaciones entre Estados Unidos y otros aliados", dijo Price.

El jefe de gobierno austriaco Karl Nehammer dijo durante la rueda de prensa conjunta con Orban que el tema "se resolvió de manera amistosa y con toda claridad".

Además condenó "de manera enérgica cualquier forma de racismo y antisemitismo".

- "Texto nazi" -

El Comité Internacional de Auschwitz hizo un llamamiento a la Unión Europea (UE), y al canciller austriaco Karl Nehammer, para que a que "se distancie de tales connotaciones racistas".

Representantes de la comunidad judía expresaron su preocupación por las declaraciones de Orban, en las que dijo que no quería "una raza mezclada".

Un consejero de Orban, Zsuzsa Hegedus, dimitió el martes tras lo que considerar las declaraciones del líder húngaro como "un puro texto nazi".

El líder nacionalista húngaro de 59 años, acostumbrado a las diatribas antiinmigración, también pareció hacer una alusión al "saber hacer alemán" con las cámaras de gas del régimen nazi para criticar el plan de Bruselas de disminuir el consumo europeo en un 15%.

Austria es el primer país de la UE al que viaja Orban tras ganar por cuarta vez las elecciones legislativas en abril.

Ambos líderes abordaron también el tema de la inmigración y de la seguridad energética en plenas tensiones tras la invasión rusa de Ucrania.

Hungría es el único país miembro de la UE que se opuso al plan, aprobado por mayoría esta semana.

Tanto Orban como Nehammer afirmaron que no defendería un embargo del gas ruso, del que ambos países son muy dependientes.

Orban, además calificó el embargo de "muro".

"Mi consejo a la Unión Europea es que no se golpeen contra este muro", afirmó recientemente.

También añadió que espera que Bruselas presente una nueva "estrategia buena para los ucranianos, para nosotros, para la economía europea y para los hogares que tienen que pagar el precio de la energía".

pmu-jza/gw/har/grp/dga

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.