Oppenheimer español: ¿Volcará EEUU su atención a Latinoamérica?

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, suele hacer declaraciones disparatadas, pero tuvo toda la razón cuando dijo ante el presidente estadounidense Joe Biden que Washington se olvidó de América latina en las últimas décadas.

López Obrador dijo ante la prensa en la apertura de la cumbre entre Estados Unidos, Canadá y México el 9 de enero que “es el momento de terminar con ese olvido, con ese abandono, ese desdén hacia América latina y el Caribe”.

Y agregó: “Presidente Biden, usted tiene la llave para abrir y mejorar sustancialmente las relaciones entre todos los países del continente americano”.

Efectivamente, Estados Unidos no ha producido una iniciativa de comercio e inversión a nivel continental desde que los gobiernos de izquierda de América del Sur, encabezados por Hugo Chávez, torpedearon el “Área de Libre Comercio de las Américas” del presidente George W. Bush en la Cumbre de las Américas de 2005 en Argentina.

Ante la resistencia de América Latina, las reciente administración de Estados Unidos han volteado su atención hacia socios comerciales más pragmáticos en Asia en las últimas dos décadas.

Sin embargo, ahora está circulando en el Senado de Estados Unidos una nueva propuesta de inversión y comercio hemisférico, aunque más gradual que la anterior.

El anteproyecto de ley está siendo presentado como una forma de que las multinacionales estadounidenses puedan reducir su dependencia de China trasladando algunas de sus fábricas del país asiático a Latinoamérica, y de contrarrestar la creciente influencia de China en América Latina.

El anteproyecto del Senador republicano de Louisiana Bill Cassidy, un texto de 202 páginas titulado “Acta de las Américas”, crearía un camino para que las democracias latinoamericanas que quieran hacerlo se unan al acuerdo de libre comercio entre México, Canadá y Estados Unidos.

Eso permitiría a países como Ecuador, Uruguay, Paraguay, República Dominicana y otros potencialmente más grandes como Argentina, si un gobierno que no ahuyente las inversiones gana las elecciones presidenciales de este año, unirse al bloque comercial de América del Norte.

“Ya es hora de que coloquemos la integración hemisférica en el centro de nuestra política exterior”, dice el texto introductorio del proyecto de ley.

El documento también propone crear una autoridad de préstamo de $40 mil millones de dólares, y ofrecer exenciones de impuestos por un total de $5 mil millones a las empresas estadounidenses que deseen traer plantas de China a la región.

En materia migratoria, el proyecto propone dar hasta 1 millón de visas de 7 años de duración a latinoamericanos que quieran trabajar cuidando personas de edad avanzada en Estados Unidos. La cantidad de gente mayor de 65 años en Estados Unidos aumentará de 48 millones en 2015 a casi 73 millones para 2030, y hay una enorme escasez de cuidadores de ancianos, dice el documento.

Cuando le pregunté al Senador Cassidy en una entrevista si habría voluntad política en Washington para financiar todo esto, me dijo que todas estas propuestas se auto-financiarían revocando la ley que actualmente permite a China exportar más de $100 mil millones de dólares al año a Estados Unidos sin pagar tarifas aduaneras.