Opositores venezolanos exigen libertad de "presos políticos" frente a cárceles

Alex VASQUEZ, Maria Isabel SANCHEZ
1 / 4

Opositores venezolanos durante una protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, el 28 de abril de 2017 en Los Teques, 30 km al este de Caracas

Opositores venezolanos durante una protesta contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, el 28 de abril de 2017 en Los Teques, 30 km al este de Caracas (AFP | Ronaldo Schemidt)

Unos 2.000 venezolanos se movilizaron este viernes hacia las cárceles donde están recluidos Leopoldo López y otros opositores, para reclamar su libertad y exigir elecciones generales, pero contingentes de militares y policías les bloquearon el paso.

"¡Libertad, libertad!", gritaron en las afueras de Ramo Verde, en Los Teques, a 30 km de Caracas, donde López cumple una condena de casi 14 años acusado de llamar a la violencia en protestas de 2014.

Con banderas venezolanas y camisetas estampadas con el rostro de López, los manifestantes protestaron frente a las barreras metálicas instaladas por militares de la Guardia Nacional en una favela en las proximidades del penal.

"No nos dejaron pasar a ver a Leopoldo (...). Tenemos un mes sin verlo ni oírlo. Lo que dicen es que está sancionado con aislamiento. Libertad para todos los presos políticos", declaró a la prensa Lilian Tintori, esposa del opositor, acompañada de la madre de éste, Antonieta Mendoza.

Grupos de opositores se concentraron en distintos puntos de Caracas y llegaron a San Antonio de Los Altos, desde donde caminaron 14 km hacia Los Teques. Otro grupo protestó en las afueras del centro de reclusión del servicio de inteligencia El Helicoide, en la capital, y hubo pequeñas movilizaciones en otras ciudades del país.

"Vine porque quiero volver a vivir en democracia. Aguantaremos lo que haga falta hasta lograr elecciones", dijo a la AFP Reina Romero, educadora jubilada de 71 años. Cerca de ella, un hombre sostenía un cartel que rezaba: "Elecciones ya".

Un grupo de diputados sesionó justo al frente del cordón de seguridad cercano a Ramo Verde.

"Estamos dejando constancia de la violación de los derechos de los presos políticos. Pedimos al pueblo seguir en resistencia", afirmó Freddy Guevara, vicepresidente del Parlamento, de mayoría opositora.

La oposición asegura que, con las detenciones durante las protestas contra Maduro que empezaron el 1 de abril, subió a unos 170 el número de "presos políticos", que el gobierno no reconoce como tales, sino que asegura que están presos por delitos como instigación a la violencia y conspiración.

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y manifestantes, los disturbios, saqueos y tiroteos ocurridos este mes dejan 28 muertos y decenas de heridos, y aunque los arrestos han sido más de 1.500, la mayoría han sido temporales.

La movilización hacia las cárceles forma parte de una ofensiva de la oposición para exigir elecciones generales, respeto a la autonomía del Parlamento, la liberación de sus activistas presos y un canal humanitario que alivie la grave escasez de alimentos y medicinas que sufre el país.

La oposición acusa al gobierno de reprimir violentamente las manifestaciones, pero Maduro asegura que sus adversarios hacen "terrorismo" para propiciar un golpe de estado.

- Tensión internacional -

En plena crispación política, Venezuela inició formalmente este viernes su retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA), a la que acusa de "injerencia" y de aupar a los opositores en una campaña para "intervenir a Venezuela", dirigida por Washington.

La OEA, cuyo secretario general, Luis Almagro, insiste en la necesidad de "elecciones generales" y llama "dictador" a Maduro, convocó a una reunión de cancilleres para debatir la crisis venezolana.

La representante de Venezuela ante la OEA, Carmen Luisa Velásquez, le entregó a Almagro en Washington la carta con la que Caracas denuncia el tratado constituyente del bloque hemisférico, primer paso para la salida del país. El documento, firmado por Maduro, tachó la decisión como "indeclinable".

"Al imperialismo le digo: ¡Ya basta. No se metan más con Venezuela!", manifestó el jueves el presidente socialista, quien tachó a Almagro de "arrastrado".Tras el anuncio de retiro de la OEA, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó a la prensa que "Venezuela es un desastre".Buscando solidaridad, Venezuela pidió a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) una reunión para el 2 de mayo en San Salvador, donde -según la canciller Delcy Rodríguez- mostrará "pruebas de la violencia" de la oposición y anunciará "un grupo de países que se incorporarán al diálogo".Maduro ha reiterado sus llamados al diálogo, tras un proceso de negociación con la oposición que fracasó en diciembre pese al acompañamiento del Vaticano.El presidente, quien concluye su mandato en enero de 2019, dice también desear que se celebren elecciones, pero refiriéndose a los comicios de gobernadores, que debieron realizarse en diciembre pasado, y de alcaldes, previstos para este año.El gobierno descarta un adelanto de las presidenciales, previstas para diciembre de 2018.