Opositores temen que las elecciones en Nicaragua no serán libres ni transparentes

Agencia EFE
·2  min de lectura

Managua, 12 ene (EFE).- Dirigentes opositores nicaragüenses expresaron este martes su preocupación sobre la transparencia de las elecciones generales previstas a celebrarse el 7 de noviembre próximo, luego de que el presidente del país, Daniel Ortega, diera como un hecho su triunfo en esos comicios.

En un mensaje a la nación, el presidente Ortega anunció anoche que su Gobierno espera instalar un "gran acuerdo nacional, un gran diálogo nacional", después de los comicios de noviembre.

Para el dirigente opositor Juan Sebastián Chamorro, que ya ha expresado sus intenciones de aspirar a la Presidencia, si Ortega está seguro de llamar a un diálogo nacional después de las elecciones, es porque pretende utilizar al Consejo Supremo Electoral (CSE), que "controla", para "robarse" esos comicios.

Para Chamorro, si Ortega, que el domingo cumplió 14 años seguidos en el poder, se reelige fraudulentamente por cinco años más en las elecciones de noviembre, Nicaragua se encaminaría a un "rumbo peligroso".

El mensaje que envió Ortega, según Chamorro, es de "una total intención de minimizar de que estamos en un año electoral, que va a ver un proceso electoral, (y) este tiene el objetivo realmente de desmotivar o crear la impresión de que se las quiere robar".

AÑORA ALIANZA CON EMPRESARIOS

Para el político opositor Eliseo Núñez, Ortega envió un mensaje claro: "Una vez que me robe las elecciones vuelvo a dialogar sobre temas económicos y ya dejen de joder con eso de elecciones libres".

Según Bosco Matamoros, consejero político del opositor partido Ciudadanos por la Libertad, Ortega añora regresar a la alianza tripartita entre Gobierno, sector privado y sindicatos sandinistas que se mantuvo hasta que estalló una revuelta popular por unas controvertidas reformas a la seguridad social en abril de 2018.

"A Ortega no le han comunicado la nueva realidad que el empresariado nicaragüense, en consecuencia de ese acuerdo con su Gobierno, se le responsabiliza (como) parte de la crisis institucional en el país y un acuerdo o resucitación de ese entendimiento, bajo las actuales condiciones, equivaldrían a la estigmatización del sector empresarial", razonó.

El activista político Felix Maradiaga dijo que Ortega "sueña" con regresar a un esquema de pacto con grupos de poder económico, que a su juicio, después del estallido social de abril de 2018, ya no es posible.

"Resulta no sólo contradictorio, sino ofensivo que hable de diálogo cuando al mismo tiempo implementan una ola de represión que incluye asesinatos extrajudiciales en el campo, presos políticos y persecución a la oposición. El mensaje entre líneas en que continuará con su decisión de imponer un sentido de falsa normalidad, que bajo ningún punto debemos aceptar" dijo Maradiaga a la plataforma digital 100 % Noticias.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

(c) Agencia EFE