Opositores pactan respaldar a un candidato único a la Presidencia de Nicaragua

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 17 feb (EFE).- Cuatro aspirantes opositores a la Presidencia de Nicaragua firmaron este miércoles un acuerdo para someterse a un proceso de elección democrática a lo interno de la disidencia, respetar los resultados y apoyar al ganador, con el objetivo de enfrentar unidos al presidente del país, Daniel Ortega, en las elecciones de noviembre próximo.

El economista Juan Sebastián Chamorro, el dirigente campesino Medardo Mairena, el académico y activista Félix Maradiaga y el periodista Miguel Mora firmaron ese acuerdo promovido por el organismo Hagamos Democracia, con el apoyo de la diáspora y nicaragüenses en el exilio, así como de la Fundación Arias de Costa Rica.

Al firmar el acuerdo, en un acto virtual, los aspirantes se comprometieron a decidir su participación en las elecciones del 7 de noviembre próximo, siempre que hayan condiciones para unos comicios creíbles, lo que pasa por una reforma al sistema electoral.

De ser así, explicaron, se someterán a un proceso de selección democrática "que incluya escuchar la voluntad popular", y en caso de no quedar como candidato oficial, "endosar y apoyar sin fisuras" al que resulte elegido.

También asumieron el compromiso de promover una alianza electoral "en torno a una casilla única y un candidato único, como demanda la población nicaragüense".

NO AL DEDAZO Y AL CAUDILLO

Chamorro, que del 2014 al 2019 dirigió la no gubernamental Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), un centro de pensamiento independiente; y también fue director del programa estadounidense Cuenta Reto del Milenio en Nicaragua, calificó el acuerdo de "histórico", porque se desmarca de la "cultura del dedazo, del mesías".

"Y eso es lo positivo", ante "una dictadura que encarcela, donde hay presos políticos, violación de los derechos humanos, acoso, agresión, donde se violan todos los derechos constitucionales", dijo el también sobrino político de la expresidenta nicaragüense Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

Maradiaga, por su lado, afirmó que firmar el acuerdo "es una obligación ética (...), no unirnos sería un acto de traición a los asesinados, desempleados, exiliados, secuestrados en las mazmorras del régimen" en el marco de la crisis que vive el país desde abril de 2018, y aplaudió que el proceso evita que los nicaragüenses pongan su fe en caudillos.

Mairena destacó el compromiso adquirido de "escuchar las demandas de la población y deponer intereses personales, mientras que Mora abogó por la unidad de las grandes fuerzas de la oposición.

EXIGENCIA DEL EXILIO

Grupos de nicaragüenses exiliados establecidos en Costa Rica y Estados Unidos celebraron la firma del acuerdo.

"Gracias a los precandidatos por entender que Nicaragua es y debe ser primero, porque poner sus intereses personales de grupo, partido, organizaciones, asociaciones", dijo la representante del movimiento Resistencia Campesina, Maribel Hurtado, desde Costa Rica.

"Este espacio es sagrado porque aquí se está volviendo a la paz, a la unidad (...) es imperativo que este documento sea respetable, que sigan adelante y nos ayuden a alcanzar la meta que todos queremos, de ver una Nicaragua libre", advirtió la presidenta de Conexión Nicaragua-USA y Nicaragua Freedom Coalition, Rosalía Miller.

El presidente de SOS Nicaragua Derechos Humanos Costa Rica, Carlos Hueso, recordó que "el exilio es producto de la mayor violación de derechos humanos hacia los ciudadanos", y señaló que Ortega obligó a cientos de miles de nicaragüenses a abandonar el país en los años de 1980 del siglo pasado, al igual que lo hace ahora, por lo que "es imperativo que se dé esa unidad, el exilio lo demanda".

El presidente de Hagamos Democracia, Luciano García, explicó que la periodista Cristiana Chamorro, hija la expresidenta Barrios de Chamorro, y cuyo nombre ha irrumpido con fuerza desde que anunció sus aspiraciones presidenciales, podría firmar el documento en los próximos días.

Las próximas elecciones de Nicaragua serán claves, ya que estará en juego 42 años de control casi total de Ortega en la política nacional.

(c) Agencia EFE