Opositores denuncian que la Policía de Nicaragua no los dejan salir de sus casas

Agencia EFE
·2  min de lectura

Managua, 8 nov (EFE).- Varios líderes de la opositora Coalición Nacional denunciaron este domingo que la Policía de Nicaragua no les permite salir de sus casas para evitar que asistan a una misa en homenaje a manifestantes asesinados y "presos políticos", por lo que responsabilizan al presidente Daniel Ortega.

"La policía orteguista, de manera inconstitucional, violando el derecho a la libre circulación en todo el territorio nacional, está en las afueras de mi casa, impidiendo mi salida", denunció el integrante de la Coalición Nacional en la ciudad de Jinotepe (Pacífico), donde se realizaría la misa por al menos 25 manifestantes asesinados en protestas antigubernamentales en 2018, y 113 "presos políticos" que continúan tras las rejas.

El dirigente de la Unidad Nacional Azul y Blanco, que forma parte de la Coalición Nacional, Félix Maradiaga, hizo una denuncia similar desde una vivienda en Carazo.

"Hoy se realiza una misa en la iglesia San Antonio, en Jinotepe, Carazo, en memoria de todas las personas asesinadas por la dictadura en este departamento y por los presos políticos. Lamentablemente, al intentar salir de la casa donde dormí anoche, la Policía Orteguista colocó una patrulla en frente de mi vehículo, y nos impidió salir", indicó Maradiaga.

Según el denunciante, un agente de la Policía les informó que "no podía salir fuera de la ciudad de Managua 'por órdenes superiores'".

En la víspera, la también dirigente de la Unidad Nacional, Violeta Granera, denunció en sus redes sociales que tenía "casa por cárcel".

"Denuncio que ahora me tienen casa por cárcel. Lo único que logré es una señal de que no me dejaran salir (...). Ya les dije que me lleven de una vez a 'El Chipote'", afirmó Granera, quien recordó el caso de Flor Ramírez, una mujer que lleva meses sin que la Policía le permita salir de su vivienda, porque cuando lo hace viste con los colores azul y blanco, en honor de la bandera de Nicaragua.

Sobre "El Chipote", se trata de una sede de la Policía Nacional que ha sido denunciada en múltiples ocasiones por supuestamente tratarse de un centro de torturas del Gobierno.

Nicaragua vive una profunda crisis sociopolítica desde 2018, con varias manifestaciones antigubernamentales que piden la salida de Ortega, al que la oposición califica de "dictador".

En el marco de las protestas murieron al menos 328 personas, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684.

Ortega, quien ha insistido en que las revueltas en su contra fueron un intento de "golpe de Estado fallido", ha reconocido 200 muertes y recientemente rechazó las denuncias sobre la situación de los opositores detenidos, a quienes no reconoce como "presos políticos" y que según datos del Mecanismo de Reconocimiento de Personas Presas Políticas son 113 en total.

(c) Agencia EFE