El opositor que denunció el pacto con Áxel Kicillof, reclama “posiciones más duras” y desató una tormenta interna

·4  min de lectura
Joaquín de la Torre, senador bonaerense (Juntos)
Rodrigo Nespolo

Los bloques de Juntos en las dos cámaras de la Legislatura bonaerense mostraron nuevamente sus diferencias internas el martes, cuando se habilitó la llegada de Federico Thea, un hombre de máxima confianza del gobernador Axel Kicillof, a la presidencia del Tribunal de Cuentas -un cargo vitalicio-, en una negociación que incluyó puestos para la oposición en el Banco Provincia y la Defensoría del Pueblo. El año pasado, ya habían exhibido disidencias internas con la modificación de la ley que limitaba las reelecciones de los intendentes, que se aprobó también con el bloque dividido. Como senador bonaerense, Joaquín de la Torre fue protagonista en ambas polémicas, pero la que se generó por las designaciones repartidas entre oficialismo y oposición derivó en su renuncia a la vicepresidencia segunda del Senado provincial. En una entrevista con LA NACION, De la Torre subraya que no se irá de Juntos y considera que su postura fortalece la coalición opositora. En medio de las disputas internas, pide mayor firmeza con el gobierno de Kicillof.

Fuerte agitación en Juntos tras el pacto con Axel Kicillof por los cargos en la provincia

-¿Cómo llega a la decisión de dejar la vicepresidencia segunda del Senado?

-Nosotros teníamos una forma de funcionar, que era que las decisiones las tomaba la mesa y las ejecutaban los bloques. En el caso del nombramiento de Thea, la mesa no tomó ninguna decisión, no se juntó para tomarla y dos de los cuatro partidos tomaron la decisión de acompañar al gobierno. Me pareció que, de alguna manera, la presencia de aquellos que no estábamos de acuerdo con este nombramiento o no habíamos sido consultados, tenía que expresarse. La mejor forma es dejando los cargos que había recibido de esa misma mesa.

-¿No había tenido participación en negociaciones previas por estos nombramientos?

-No, de ningún tipo.

-¿Tampoco tenía candidato propio para algún puesto?

-No, para nada.

-¿Deja el cargo legislativo, pero permanece en Juntos por el Cambio?

-Creo que lo que hice fue intentar fijar una posición para fortalecer Juntos por el Cambio, no para irme de Juntos por el Cambio. Lo que hago es plantear que Juntos por el Cambio tiene que tener posiciones más duras y más firmes respecto del gobierno provincial. Nada que sea distinto a esto, mi postura es esa.

-¿Tampoco armará un monobloque en el Senado?

-Mi posicionamiento tiene que ver con fortalecer Juntos y no con debilitarlo. Tiene que ver con mostrar que, dentro de Juntos, hay gente que piensa de una determinada manera.

-También se desmarcó la Coalición Cívica en este debate. ¿Ve riesgo de quiebre?

-No, para nada. Estas posiciones que hemos sostenido la Coalición y nosotros [por Peronismo Republicano] fortalecen a Juntos con una mirada distinta a la que se venía llevando en la provincia de Buenos Aires. Pero lo fortalecen, no lo debilitan.

La Corte Suprema revocó un fallo que había declarado imprescriptibles los delitos de corrupción

-¿Cómo se ordenaría el futuro de Juntos?

-Hay que empezar a trabajar para reconstruir la mesa y hay que ver quiénes son los actores que van a estar en esa mesa. No hay definiciones, pasó muy poco tiempo.

-¿La salida de la mesa de Néstor Grindetti complicó más el panorama?

-La salida de Grindetti tiene que ver con que él no sintió que su partido lo respaldara en las negociaciones que él estaba llevando a cabo. No tiene que ver con la coalición, sino con Pro.

-¿Los líderes nacionales del espacio tuvieron alguna participación en esta discusión? ¿Alguno se comunicó con usted?

-No puedo decir que hayan tenido ningún tipo de participación. He tenido llamados y acompañamientos de muchas personas que quiero, como Esteban Bullrich, como gente cercana a Patricia Bullrich, a Federico Pinedo, entre otros.

-¿Su objetivo sigue siendo ser candidato a gobernador?

-Hoy no es el momento de pensar en candidaturas. Primero tenemos que pensar en qué vamos a hacer cuando lleguemos al gobierno, porque vamos a llegar al gobierno. Lo que no puede pasar es que no tengamos claro qué vamos a hacer. El rol que le va a tocar a cada uno es algo a discutir el año que viene. Adelante hay que poner el caballo, no el carro. Primero, tenemos que tener claro qué vamos a hacer, porque la Argentina está muy mal y la gente está muy enojada. Seguimos ayudando a que la gente esté enojada. Cuando se preocupan por el fenómeno [Javier] Milei… Milei representa nuestros errores. El crecimiento de Milei tiene que ver con nuestros errores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.