El opositor Camacho llegó a La Paz para pedir la renuncia de Evo en medio de las protestas donde murió un estudiante

LA NACION

LA PAZ.- La tensión en Bolivia sigue en crecimiento. Ayer, el presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, llegó a La Paz con la intención de conseguir la renuncia del presidente Evo Morales, en medio de una jornada de protestas que dejó un muerto y decenas de heridos en Cochabamba.

"Tengo la esperanza que vamos a lograr el objetivo", dijo Camacho en un video que compartió en su Facebook dos horas después de aterrizar en el aeropuerto de El Alto. El opositor salió de la terminal área en un vehículo custodiado por la policía, pero no fue a la casa de gobierno a entregar la carta de renuncia. La oposición pretende conseguir la dimisión de Morales, la anulación de los comicios y la convocatoria a nuevas elecciones sin que él sea candidato. A Camacho lo acompañaron el expresidente Jorge "Tuto" Quiroga y Gustavo Pedraza, candidato a vicepresidente del expresidente Carlos Mesa.

"Venimos a buscar la paz del país, no queremos dividir a Bolivia queremos una sola Bolivia", indicó Camacho. Y expresó su intención de que "ya no haya enfrentamientos". Camacho ya había intentado arribar a La Paz el martes, pero no pudo salir del aeropuerto y volvió a Santa Cruz.

En tanto, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, dijo que Camacho "puede entregar las cartas que quiera" en la casa de gobierno, pero descartó que Morales vaya a recibirlo. "Seguramente se va a recibir su correspondencia como corresponde a cualquier correspondencia", expresó.

Crecen las protestas

Las protestas contra los resultados de las elecciones del 20 de octubre, que ya llevan dos semanas generaron una tercera muerte. El estudiante es Limbert Guzmán, de 20 años, falleció por las lesiones sufridas en los choques entre oficialistas, opositores y la policía en Cochacamba, que dejaron además al menos medio centenar de heridos. Hace una semana, otros dos hombres murieron baleados en una protesta en Montero, en la región de Santa Cruz. Además, se estima que alrededor de 170 personas han resultado heridas en las manifestaciones.

"Expreso mi profundo pesar por el fallecimiento del joven Limbert Guzmán, víctima inocente de la violencia promovida por grupos políticos que alientan el odio racial entre hermanos bolivianos", expresó Morales a través de su cuenta de Twitter.

En Santa Cruz los opositores continúan con las manifestaciones y la actividad permanece prácticamente paralizada. En nueve de las 10 mayores ciudades del país las protestas continúan con bloqueos de calles, marchas y paros.

En tanto, Morales pidió a sus seguidores defender el resultado electoral mientras se realiza la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se espera que concluya la próxima semana. Sin embargo, la oposición boliviana la rechaza porque cree que se trata de "una maniobra distraccionista para mantener a Morales en el poder".

Agencia AFP y AP