La oposición en Guyana eleva su presión para que el presidente Granger admita la derrota

Agencia EFE

San Juan, 21 jun (EFE).- Grupos de oposición en Guyana siguen aumentando la presión para que el presidente David Granger dé un paso a atrás y reconozca la victoria del opositor Partido Progresista del Pueblo (PPP) en las elecciones del pasado 2 de marzo, cuyo resultado aún no ha sido confirmado debido a reclamos judiciales.

Las peticiones se producen en la víspera de que el lunes la Corte de Apelaciones de Guyana se pronuncie sobre una moción que busca bloquear la declaración de resultados y cuestiona la validez del recuento de las controvertidas elecciones.

La presión crece contra la alianza Asociación para la Unidad Nacional + Alianza para el Cambio (APNU + AFC) del presidente David Granger, que esgrime que el recuento se realizó con irregularidades y anomalías, por lo que quiere que se anule.

Guyana celebró el pasado 2 de marzo elecciones generales y regionales, cita en la que los dos partidos se jugaron la victoria, con el trasfondo de la disputa con Venezuela por la región de Esequibo.

El presidente de Guyana convocó las elecciones tras la presentación con éxito de una moción de no confianza en su contra en diciembre de 2018.


POLÉMICA POR DENUNCIAS DE FRAUDE

El minoritario partido Change Guyana y la Organización Musulmana Juvenil (MYO) son los últimos grupos en pedir al presidente Granger que renuncie al poder.

Robert Badal y Nigel Hinds, dirigentes de Change Guyana, señalaron a través de un comunicado que los resultados del recuento supervisado por la Comunidad del Caribe (Caricom) son irrefutables y confirman la victoria del PPP.

Change Guyana pidió a Granger que ponga al país en primer lugar y que salve el respeto como presidente en lugar de buscar el último resquicio legal para permanecer en el cargo.

La Corte de Apelaciones de Guyana dictaminará mañana si la Comisión Electoral de Guyana puede eliminar más de 200.000 votos debido a un presunto fraude electoral antes de que se declaren los resultados.

Change Guyana señala que cualquier retraso en la entrega del poder al PPP tendrá un impacto negativo en el historial de Granger como presidente y afectará la credibilidad de su coalición en la oposición parlamentaria.

MYO, por su parte, sostiene que Guyana está siendo retenida por unas pocas personas que desean el poder para su propio beneficio con el pretexto del fraude electoral.

El presidente de MYO, Azan Ibrahim, dijo que su organización pide una demostración práctica de honestidad y liderazgo por parte de Granger.

"La última saga implica un intento por evitar que el responsable electoral de Guyana, Keith Lowenfield, entregue el informe basado en el recuento recientemente concluido", señaló Ibrahim.


EL LUNES SE ESPERA UNA DECISIÓN CLAVE

El recuento, supervisado por CARICOM, mostró que el PPP obtuvo 233.336 votos, frente a los 217.920 votos del APNU + AFC.

La Comisión del Sector Privado, la Comunidad del Caribe, la Organización de los Estados Americanos y Caricom han pedido que los resultados del recuento se utilicen para declarar los resultados finales de las elecciones generales y regionales del 2 de marzo.

La Corte de Apelaciones de Guayana tiene previsto pronunciarse mañana sobre la moción que busca bloquear la declaración de resultados y cuestiona la validez del recuento de las elecciones de marzo.

El tribunal anunció el sábado que posponía hasta el lunes su decisión, después de escuchar los argumentos de las partes con responsabilidades en el asunto.

La presidenta de la Comisión Electoral de Guyana (Gecom), la jueza retirada Claudette Singh, había solicitado a la Corte de Apelaciones que rechazara la moción.

Con la moción presentada ante la Corte de Apelaciones, la ciudadana Eslyn David busca impedir que el responsable electoral de Guyana entregue un informe que le exigió esta semana Singh, necesario para declarar oficiales los resultados deparados por el recuento.

Recientemente el equipo de observadores de Caricom que supervisó el recuento de votos de las elecciones determinó en su informe que, aunque hubo alguna irregularidad, se llevó a cabo de forma que puede considerarse aceptable.

(c) Agencia EFE