La oposición gana alcaldías en grandes ciudades de Bosnia

SABINA NIKSIC
·2  min de lectura
Miembros de una comisión electoral móvil se preparan para visitar a votantes durante las elecciones locales en la capital de Bosnia, Sarajevo, el domingo 15 de noviembre de 2020. (AP Foto/Kemal Softic)
Miembros de una comisión electoral móvil se preparan para visitar a votantes durante las elecciones locales en la capital de Bosnia, Sarajevo, el domingo 15 de noviembre de 2020. (AP Foto/Kemal Softic)

SARAJEVO, Bosnia-Herzegovina (AP) — Candidatos de la oposición ganaron alcaldías y puestos de concejal en las mayores ciudades de Bosnia, asestando un doloroso golpe al férreo control nacionalista en las administraciones locales. Las elecciones municipales se celebraron en medio de un gran repunte de los contagios y las muertes por coronavirus.

Canalizando una corriente de descontento con la gestión de la pandemia por parte de partidos conservadores y nacionalistas, aspirantes moderados tomaron el control de la capital, Sarajevo, y de la mayor población de gestión serbia, Banja Luka, así como de otras ciudades más grandes en todo el país, según datos preliminares conocidos el lunes.

Aunque las elecciones del domingo eran locales, se creía que podrían allanar el camino para una nueva hornada de líderes en el pequeño país balcánico, que ahora mantiene una tensa distribución de poder entre sus principales grupos étnicos -serbios, croatas y musulmanes bosnios- desde el final de la devastadora guerra entre 1992 y 1995.

La participación en las dos regiones semiautónomas del país, la Republika Srpska y la Federación Bosnia Croata-musulmana, fue del 50%, cuatro puntos porcentuales menos que en las generales de 2018.

Aunque en el pasado las participaciones bajas han favorecido a los dominantes partidos nacionalistas, por primera vez en 25 años muchos de sus votantes fieles parecían haberse quedado en casa.

El número de casos de coronavirus en Bosnia ha ido subiendo con rapidez en las últimas semanas, con casi un tercio de todos los contagios registrados este mes. Por ahora, el país de 3,5 millones de habitantes ha contabilizado 72.000 casos y casi 1.900 muertes, y su tasa de mortalidad sigue subiendo.

La pandemia ha agravado los muchos problemas de Bosnia, como una grave falta de médicos y enfermeras y la corrupción pública rampante. Varios miembros del gobierno de distintos orígenes étnicos están investigados por posibles malas prácticas en la obtención de material médico que se necesita con urgencia.

Antes de las elecciones en las ciudades más grandes del país, los partidos de oposición unieron fuerzas pese a sus diferencias ideológicas y se centraron en cuestiones cotidianas en lugar de avivar la tensión étnica. En ciudades como Sarajevo, los partidos de oposición colaboraron en candidaturas conjuntas.