Una oposición fragmentada llama a la abstención en las próximas elecciones de Cuba

FOTO DE ARCHIVO-Gente espera en la cola para entrar en una tienda en el centro de La Habana, Cuba.

Por Dave Sherwood y Nelson Acosta

LA HABANA, 23 nov (Reuters) - La fragmentada oposición en Cuba ha acusado al Gobierno de bloquear a sus posibles candidatos para las elecciones municipales del domingo y llamó a los cubanos a abstenerse de votar.

Las elecciones municipales suelen ser el único momento en el que los ciudadanos pueden participar directamente en el proceso electoral. El Gobierno sostiene que es un modelo de democracia de base en el que los participantes nominan sus candidatos en reuniones en sus barrios y luego votan libremente por ellos.

Pero la disidencia local quedó destruida tras las protestas antigubernamentales del 11 de julio de 2021. Autoridades cubanas juzgaron y encarcelaron a cientos de residentes durante los disturbios por delitos como alteración del orden público, vandalismo y sedición.

Otros alegan haber sido obligados a exiliarse.

"Obviamente eso está afectando la capacidad que pueda tener la sociedad civil para conectar con lo que considero como mayorías ciudadanas dispuestas al cambio", dijo Manuel Cuesta Morúa, líder del Consejo para la Transición Democrática en Cuba.

El Gobierno cubano, sin embargo, tiene otra versión.

Cuba ve la oposición como subversiva y con frecuencia sostiene que es financiada fuera de la isla para fomentar disturbios. La Constitución, aprobada en 2019 por casi el 87% de los votantes, declara "irrevocable" su sistema socialista.

Cuesta Morúa dijo a Reuters que la Seguridad del Estado de Cuba había impedido que tres candidatos de la oposición con las mejores perspectivas participaran en sus respectivas asambleas.

Y dijo que conocía a un sólo candidato de la oposición, un panadero de 30 años llamado José Antonio Cabrera, de Palma Soriano, una pequeña ciudad en el este de Cuba, de los más de 26.000 que habían sido nominados.

El Gobierno no respondió a una solicitud de comentarios. Reuters no pudo verificar de forma independiente sus afirmaciones.

Yuliesky Amador, un profesor de Derecho en la Universidad de Artemisa de Cuba, dijo a Reuters que "cualquier ciudadano cubano puede ser nominado".

"El pueblo nomina (a los candidatos) y tener creencias antigubernamentales no es un impedimento", dijo, y agregó que cualquier otra situación estaría en contradicción con la Constitución y las leyes de la isla.

Hay 26.746 candidatos que se postulan para 12.427 puestos de distrito en las elecciones del domingo. Las campañas están prohibidas en Cuba y los candidatos para los puestos de distrito se nominan en reuniones vecinales en función de sus méritos personales, no de sus posiciones políticas.

No es necesario que pertenezcan al Partido Comunista. Sólo unos pocos opositores al Gobierno han competido alguna vez.

MENOR PARTICIPACIÓN

Reuters encuestó por teléfono a cinco activistas de la oposición que aún viven en la isla. Ninguno tenía planes de participar en las elecciones.

"Todo esto es una farsa", dijo Berta Soler, líder del grupo disidente Damas de Blanco. "No creo en el sistema electoral en Cuba", añadió. En cambio, muchos activistas han pedido que los cubanos se abstengan de votar.

Archipiélago, un grupo opositor, cuyos miembros se encuentran principalmente fuera de Cuba, ha solicitado a los votantes que se queden en casa, anulen o dejen las boletas en blanco.

"Esta podría ser una magnífica oportunidad para decir bien alto al régimen y a la comunidad internacional que la dictadura ya no cuenta con las mayorías de las que presumió durante décadas", dijo a principios de noviembre.

La abstención ha ido en aumento. La Constitución de Cuba de 1976 fue aprobada por el 98% de los votantes, con una participación superior al 98%, mientras que la Constitución de 2019 recibió luz verde por casi el 87% de los votantes.

El referendo de septiembre sobre el Código de las Familias cubano obtuvo una aprobación del 67%. La participación cayó al 74%, alta según los estándares internacionales pero un mínimo sin precedentes en Cuba.

(Reporte de Dave Sherwood y Nelson Acosta. Editado en español por Marion Giraldo)