La oposición criticó el aumento a las jubilaciones: "Es ajuste"

LA NACION

Luego de que el Gobierno anunciara ayer un aumento para jubilados y pensionados de 2,3 por ciento más una suma fija de 1500 pesos, a partir de marzo, al igual que para los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), figuras del ámbito político de la oposición criticaron las medidas y las calificaron de ser "un ajuste" solapado.

El diputado nacional Fernando Iglesias participó anoche de Terapia de noticias, por LN+, y se sumó a las acusaciones. "Son unos mentirosos seriales", dijo. Y agregó: "Esto es lo que hay, lo de siempre: el achatamiento y la posibilidad de default".

Horas antes, Iglesias se había expresado en Twitter. "La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la reducción del vademécum es la creación del vademécum y el recorte a los jubilados es un aumento. Bienvenidos al 1984 de Alberto Fernández y Luana Volnovich".

Muchos referentes de la oposición, se expresaron ayer vía Twitter. Tal fue el caso de el presidente del interbloque de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados Mario Negri, quien opinó: "Alberto Fernández prometió un aumento del 20% para todos los jubilados. Con el anuncio de hoy, sólo los que perciben una vez la mínima cobrarán un 12% más de lo que hubieran cobrado con la fórmula anterior, $ 191. El resto, entre el 15,5% y el 54.3% menos. Eso se llama ajuste".

Varios dirigentes del radicalismo coincidieron en que el anuncio del Gobierno consta de un "ajuste". El diputado Mario Arce fue categórico. "Ahora anuncian con bombos y platillos, lo que antes era un derecho consagrado por ley. El cinismo del populismo, es convencerte que te están dando algo que ya tenías", expresó.

Los dirigentes de la izquierda también mantuvieron su perfil crítico y se expresaron en contra de los anuncios del Gobierno. El diputado Nicolás del Caño, escribió: "Entre los jubilados y los bancos, Fernández ya eligió. Los bancos!! todo lo contrario a lo que dijo en la campaña. Una estafa política".

Al igual que lo hizo la legisladora porteña Myriam Bregman. "Los que cobran 16.000 pesos cobran menos de la mitad de la canasta básica para jubilados", dijo. Y se preguntó: "¿Y a los bancos cuánto le recortan?". Por último, analizó: "El recorte empieza en los que cobran $16.200. Duro".

El Gobierno anunció un aumento para jubilados y pensionados de 2,3 por ciento más una suma fija de 1500 pesos, a partir de marzo, lo que significa un incremento del 13 por ciento para los que perciben la jubilación mínima, que pasará de $14.068 a $15.891. Ese mismo porcentaje de aumento recibirán las asignaciones familiares y los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), que se elevará de $2746 a $3103.

Para el 86,8 por ciento de las jubilaciones, pensiones y asignaciones, unos 13.600.000 beneficios, el aumento será mayor al que hubieran recibido con la fórmula de movilidad suspendida por el Congreso en diciembre, que contemplaba un incremento del 11,56 por ciento para los meses de marzo, abril y mayo. Si el cálculo se hace solo sobre jubilados y pensionados, el 75 por ciento percibirá un aumento mayor, mientras que el 25 por ciento restante, aquellos que cobran haberes de $16.250 o más, se verá perjudicado. Este último universo es de 2 millones de personas.