La oposición argentina repudia el "intento de normalizar" la relación con Venezuela

·3  min de lectura

Buenos Aires, 21 abr (EFE).- Juntos por el Cambio, principal coalición opositora de Argentina, se mostró este jueves en contra de la decisión del Gobierno de Alberto Fernández de volver a recuperar los vínculos diplomáticos con la Venezuela de Nicolás Maduro, al considerar que en ese país "no existe la democracia".

En un comunicado, la formación, a la que pertenece el expresidente Mauricio Macri (2015-2019), se refiere al "intento de normalizar la relación con la dictadura de Venezuela" y rechaza que el actual Ejecutivo argentino designe a un embajador en Caracas "hasta tanto no se restablezca la democracia plena en ese país".

También pide que no se acepte el nombramiento de la actual encargada de negocios y máxima representante de la sede diplomática venezolana en Buenos Aires, Stella Marina Lugo de Montilla, como nueva embajadora.

RECUPERAR LOS VÍNCULOS

El pasado lunes, Fernández adelantó que Argentina "quiere volver a recuperar su vínculo diplomático pleno con Venezuela", país donde no hay embajador desde que Macri llegó al poder y se decidió dejar como máximo representante al encargado de negocios de la embajada, Eduardo Porretti, lo mismo que ocurre en la sede diplomática venezolana en Buenos Aires, encabezada actualmente por Lugo de Montilla.

También en su mandato, Macri -uno de los líderes políticos más críticos con el Gobierno chavista, al que tilda de dictadura- desconoció la embajada de Maduro en Buenos Aires en favor de la diplomática enviada por el entonces líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, autoproclamado presidente encargado en 2019.

Pero todo cambió con el triunfo de Alberto Fernández, quien tras asumir la Presidencia decidió no reconocer a la representante de Guaidó.

En unas polémicas declaraciones, Fernández aseguró el lunes que muchos de los problemas de Venezuela "se han ido disipando con el tiempo" y convocó a los países latinoamericanos a "revisar" sus lazos diplomáticos con ella, porque ha pasado "un tiempo difícil".

NUEVO EMBAJADOR EN TRÁMITE

Fuentes oficiales argentinas confirmaron a Efe la decisión del Gobierno de proponer al actual vicepresidente del Parlamento del Mercosur Oscar Laborde como embajador, un trámite que, además de cursarse mediante el envío del 'plácet' al Ejecutivo de Maduro, deberá obtener el visto bueno del Senado Argentino, donde si bien el oficialismo es la fuerza con más escaños, ningún partido tiene mayoría absoluta.

Asimismo, las fuentes señalaron que Venezuela ya envió a Argentina el 'plácet' para que se acepte a Lugo de Montilla como embajadora, algo con lo que la más importante coalición opositora se mostró en contra.

"Desde Juntos por el Cambio expresamos nuestro firme rechazo y absoluto repudio a la designación, por parte de la dictadura de Nicolás Maduro, de la ciudadana Stella Marina Lugo de Montilla como Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria en nuestro país", expresó la formación en el comunicado.

En el texto, se exhorta al Ejecutivo de Fernández "a evitar cometer el desacierto histórico, la torpeza diplomática y la impunidad política que representaría dar curso al pedido del régimen venezolano, aceptando la concesión del beneplácito, como asimismo a la presentación del pedido de beneplácito para la designación de un nuevo embajador de la República Argentina ante ese país".

"Recordando que hoy en Venezuela no existe la democracia y que el régimen dictatorial de Nicolás Maduro enfrenta graves denuncias por crímenes de lesa humanidad, nos comprometemos a seguir de cerca estos procesos", concluye.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.