Con una oposición que alerta sobre fraude, Evo busca su reelección más complicada

Rubén Guillemí

Evo Morales

LA PAZ.- En toda Bolivia no hay dudas de que después de 14 años en el poder Evo Morales sigue siendo el líder más popular del país; sin embargo, si no logra hoy el 40% de los votos y una diferencia de más de diez puntos con el candidato de centroizquierda Carlos Mesa, habrá una segunda vuelta el 15 de diciembre, en la que la oposición podría reunirse para derrotarlo.

En las calles de La Paz, repletas de pequeños negocios y empresas medianas, se perciben las señales de una economía que sigue creciendo a un ritmo del 4% anual y una pobreza que se redujo enormemente a prácticamente un tercio de la población.

"Cuando yo era chico mi mamá tenía un puesto en la calle en el que vendía repuestos de autos y mi papá la ayudaba con eso. Ahora ellos tienen tres locales y yo comencé hace un año a ofrecer cursos de lengua aymara en el centro de La Paz. Hoy ya tengo 3 sucursales de la academia y 500 alumnos", dijo a LA NACION Marvin Coa Choque, de apenas 27 años, dueño de las academias Surpass. Su éxito como emprendedor se emparenta con otro logro del gobierno de Evo. La revalorización de la cultura local. Por una ley del año 2012 es obligatorio el conocimiento de la cultura y la lengua indígenas -en La Paz, el aymara- para obtener empleo en la administración pública. Por eso, los paceños buscan con desesperación clases de aymara. "Yo voto a Evo por todo lo que hizo y porque coincido con los objetivos de su agenda 2025, para terminar de poner de pie al país para nuestro bicentenario", concluyó Coa Choque.

Otro joven de 27 años, que también pasó la mayor parte de su vida bajo la gestión de Evo, tiene una visión totalmente diferente de este gobierno. Alfonso Torrico Baldivia, licenciado en Administración de Empresas y jefe de local de una empresa de microcréditos en Santa Cruz de la Sierra, no discute los logros económicos. Pero, al igual que millones de bolivianos y la mayoría de los que votan en contra del oficialismo, tiene un rechazo visceral por el desconocimiento que hizo Evo de la voluntad popular expresada en el referéndum de 2016, en el que triunfó el no a la reelección. Un video viral de Torrico Baldivia de 2017 en el que repudió la legalización de la candidatura de Evo por parte del Tribunal Constitucional le costó tres días de cárcel.

"Nunca imaginé que mi video subido a Facebook iba a tener tal repercusión. Inmediatamente vino la policía a mi casa y me acusaron de cosas increíbles para una persona común: ?sedición' e ?intento de magnicidio'. Y esto que me sucedió a mí les ocurrió a muchos de los que expresaron su rechazo a la reelección en todo el país", explicó Torrico Baldivia. "Evo es hoy un líder corrupto, a quien lo único que le interesa es eternizarse en el poder", concluyó.

Los analistas, expertos y hasta los observadores internacionales ven con incertidumbre y temor lo que puede suceder si surgen sospechas de que el gobierno manipula hoy a su favor los resultados de los comicios. "Si hay indicios de fraude, puede haber un estallido social en varias regiones del interior. Hay mucha susceptibilidad en seis de los nueve departamentos donde ya triunfó el no en el referéndum de 2016", explicó a LA NACION el analista político Jorge Dulón. "Muchos dijeron que si hay sospechas de fraude, no reconocerán al nuevo gobierno de Evo", agregó Dulón.

El experto recordó los "cabildos abiertos" de las últimas semanas en los que la población se reunió espontáneamente para advertir al oficialismo que respete el resultado de las urnas.

El observador internacional argentino en La Paz Mario Metaza, parlamentario del Mercosur por el Frente para la Victoria, reconoció a LA NACION que el propio Órgano Electoral Plurinacional (OEP) hizo una autocrítica sobre su labor.

Metaza se reunió anteayer con las autoridades de la OEP en un hotel de La Paz. "Al principio del encuentro hablaron de la falta de transparencia, credibilidad y confianza del organismo. Me llamó la atención esa autocrítica", dijo.

Varios líderes opositores también expresaron sus temores de fraude, comenzando por el propio Carlos Mesa (ver aparte). El excandidato presidencial Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional (UN), expresó ayer a los observadores de la OEA su temor a un "posible fraude".

Doria Medina, un empresario de centroderecha, explicó a LA NACION su decisión de apoyar a Mesa, de centroizquierda. "Mi apoyo a Mesa no es por proximidad ideológica, por su programa o porque sea el mejor candidato, sino porque es el que está mejor ubicado en las encuestas y para salvar la democracia tenemos que votar por él", dijo Doria Medina.

Luego agregó: "Nos jugamos la democracia y el futuro de Bolivia. Evo está en el poder desde hace 14 años. Hay más de mil bolivianos exiliados. Todos los miembros de la oposición tenemos juicios y acoso judicial. Si Evo sigue en el gobierno, vamos a seguir el camino de Venezuela y Cuba".

Doria Medina también relativizó el mayor logro que exhibe el oficialismo, el progreso económico.

"Es un crecimiento artificial. Mientras había buenos precios de las materias primas y dinero para gastar, los populistas estaban contentos. Pero para mantener ese nivel ahora nos estamos consumiendo las reservas internacionales. Bolivia llegó a tener reservas por 15.000 millones de dólares y hoy día están en alrededor de 7500 millones. Por otra parte, la deuda externa en 2006 era de 2000 millones de dólares y en este momento es de 16.000 millones. Este crecimiento se sostiene consumiendo reservas y con deuda. No se puede sostener en el tiempo, gane quien gane las elecciones", sentenció Doria Medina.

Los contendientes

El gran adversario de Evo será el expresidente Mesa

Evo Morales (Presidente de Bolivia)

Profesión: sindicalista

Edad: 59 años

Evo busca su cuarto mandato montado en el buen rendimiento económico del país.Bolivia es uno de los países que más crecieron en la región y que tuvieron mayor caída de la pobreza.Se le critica presentarse a un nuevo mandato forzando la Constitución y desoyendo un referéndum que se lo impedía.

Carlos Mesa (candidato opositor)

Profesión: periodista

Edad: 66 años

Mesa fue presidente de Bolivia entre 2004 y 2005, en un período de convulsiones que lo obligaron a renunciar. Entre quienes lideraron las protestas que terminaron con su gobierno estaba Evo Morales, su rival de hoy.Su perfil moderado lo erigió como el opositor con más chances.

Óscar Ortiz (candidato opositor)

Profesión: empresario

Edad: 50 años

El exsenador es un referente de la poderosa región agroindustrial de Santa Cruz. Tiene el discurso más liberal de los principales contendientes y dice que Evo y Mesa son "candidatos del pasado.

Chi Hyun Chung (candidato opositor)

Profesión: médico

Edad: 49 años

"El más outsider de los candidatos, es un coreano nacionalizado boliviano. Médico y pastor evangelista, tiene un discurso de extrema derecha que recuerda a Jair Bolsonaro.