Opinión: Aquí en Taiwán, esto es lo que la gente realmente piensa de la visita de Nancy Pelosi

·4  min de lectura

La visita relámpago de Nancy Pelosi a Taiwán terminó en menos de 24 horas, pero durante ese tiempo, la pequeña isla democrática se convirtió repentinamente en el tema más comentado del mundo. Antes de la llegada de Pelosi, había preocupaciones en Estados Unidos de que la visita pudiera aumentar aún más la tensión entre Beijing y Washington. En una aparente confirmación, el gobierno chino se apresuró a emitir una serie de severas advertencias. El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, dijo que si Estados Unidos “se convertía en enemigo de los 1.400 millones de chinos, no terminaría bien”.

Pero aquí en Taipéi, la vida se mantuvo relativamente tranquila y normal. Si bien la discusión internacional se centró en gran medida en los riesgos de un conflicto militar intensificado entre dos de los países más grandes del mundo, las noticias en Taiwán se centran principalmente en chismes o noticias sobre política local. Por esa razón, algunos pueden pensar que los taiwaneses son indiferentes a los riesgos potenciales de la visita de Pelosi, sobre todo considerando el tono estridente de los comentarios de Beijing, pero la verdad es que los taiwaneses simplemente ya están acostumbrados a este tipo de retórica. En Taiwán, las amenazas militares medidas de China ocurren casi a diario.

Sin embargo, la llegada de Pelosi aun así despertó mucho apoyo público, tanto para ella como para Estados Unidos. Muchos taiwaneses con los que hablé expresaron su gratitud por la decisión de la presidenta de la Cámara de seguir adelante con su viaje, especialmente debido a los rumores de que le desaconsejaron venir. Algunos dijeron que si bien saben que Beijing probablemente tomará represalias por su visita, el viaje de Pelosi ofrece a Taiwán un nivel de visibilidad internacional sin precedentes y permite que el mundo comprenda mejor los dilemas que enfrenta la isla. Otros dijeron que la llegada de Pelosi brinda cierto nivel de tranquilidad, y parece enviar el mensaje de que Estados Unidos está decidido a mantener su apoyo a Taiwán frente a una China cada vez más agresiva.

Taiwán ya está enfrentando represalias de China por esta visita. Se prohibió la importación a China de una larga lista de productos taiwaneses mientras Pelosi estaba en el terreno. Luego, Beijing anunció un simulacro de fuego real de cuatro días desde la costa que rodea a Taiwán, a partir del jueves. Hace solo unas horas, el Ministerio de Defensa de Taiwán anunció que más de 20 aviones militares chinos han volado a la Zona de identificación de defensa aérea de Taiwán, y 22 de ellos cruzaron la línea media del Estrecho de Taiwán.

Estas tácticas pueden parecer familiares, pero la escala de las represalias de China causó algunas preocupaciones entre los residentes locales. Aunque parece poco probable que China esté buscando un conflicto militar directo contra Taiwán en el corto plazo, la proximidad de estos ejercicios militares a la isla envía un mensaje claro: China no quiere que Taiwán interactúe más con otros países, especialmente con Estados Unidos.

Durante mucho tiempo, China ha visto a Taiwán como su territorio soberano y desde que Xi Jinping llegó al poder, la retórica sobre la reunificación con Taiwán (incluso por la fuerza, si es necesario) se ha vuelto más común. Y ahora que la guerra en Ucrania llega a su sexto mes, algunos taiwaneses han comenzado a cambiar de opinión sobre la amenaza que representa China en realidad. Si bien la mayoría se acostumbró, incluso se insensibilizó, a las amenazas constantes del país más grande en los últimos años, muchos ahora hablan de la necesidad de poder movilizar una defensa contra una fuerza invasora.

Varios comentaristas se han preguntado en voz alta si verse atrapado en medio de dos grandes potencias en guerra es un destino inevitable para el pueblo taiwanés. En medio de macrodebates sobre un posible conflicto entre Beijing y Washington, la gente aquí dice que le interesa que la “perspectiva taiwanesa” también se escuche en todo el mundo.

Mientras Pelosi pasa a la siguiente etapa de su gira por Asia en Corea del Sur, la gente en Taiwán espera con cautela el ejercicio militar de cuatro días prometido por Beijing. Se han cancelado docenas de vuelos en preparación y las agencias gubernamentales han comenzado a hablar sobre planes de contingencia de emergencia. Sin embargo, la atención que Taiwán está recibiendo ahora de todo el mundo es alentadora. A pesar de las claras ramificaciones del viaje de Pelosi, la mayoría está de acuerdo en que será mejor si más, no menos, países extranjeros se involucran con Taiwán en el futuro cercano.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.