Opinión: Lo siento, Damon Albarn, pero tus comentarios sobre Taylor Swift me suenan mucho a sexismo

·7  min de lectura

En los años 90, uno caía en dos campos musicales principales: Blur vs Oasis. Los Gallagher me parecían demasiado groseros, demasiado en el lado moderado del indie. Sentía afinidad con el líder de Blur, Damon Albarn, ya que es de mi zona (ambos crecimos cerca de “Hollow Ponds”, título del tercer sencillo de su álbum en solitario Everyday Robots, de 2014); y Blur siempre me pareció más genial, más crudo. Además, Albarn estaba de moda.

¿Pero ahora? El combate de gladiadores de Blur contra Oasis ha dado paso al mucho más improbable de Damon Albarn contra Taylor Swift - esta vez, sin embargo, hay un claro ganador, y seguro que no es Albarn.

¿El origen de la ira? Bueno, Albarn concedió una entrevista al LA Times en la que criticó pomposamente a Swift, diciendo que “no escribe sus propias canciones”. Cuando el periodista señaló que sí lo hace -y que además coescribe algunas de ellas-, se mofó. “Eso no cuenta”, respondió. “Sé lo que es la coescritura. Coescribir es muy diferente a escribir”.

Albarn se apresuró a matizar sus comentarios - “No estoy odiando a nadie, solo digo que hay una gran diferencia entre un compositor y un compositor que coescribe”, declaró - pero aun así siguió clavando el cuchillo, y se comparó convenientemente con Swift, con él mismo en el papel principal de Gran y Serio Artista Masculino: “Cuando canto, tengo que cerrar los ojos y estar ahí dentro. Supongo que soy un tradicionalista en ese sentido”. También descartó a Swift comparándola con Billie Eilish, diciendo que prefería a la cantante de “Bad Guy” porque “es más oscura, menos infinitamente optimista”.

Tonto, Albarn, tan tonto como para ir en contra de Tay-Tay: la reina de nuestros corazones, nuestra princesa pandémica; la estrella que logró sacar no uno sino dos álbumes durante el confinamiento que (para mí, para innumerables otros) se convirtieron en bandas sonoras de nuestra melancolía colectiva. Para mí, tacharla de “infinitamente optimista” solo sirve para reducirla, y me pregunto si ese es justo el objetivo.

Como escribió mi colega Kevin EG Perry anoche, la guerra en la que se ha metido Albarn se parece mucho al anticuado tribalismo indie. Pero, en mi opinión, también va más allá: sus comentarios forman parte de un patrón de menoscabo de las mujeres de la cultura; un desafortunado retablo de mujeres artistas, científicas e inventoras con talento que son desacreditadas, menoscabadas o completamente ignoradas por su trabajo.

La otra noche leía a mis hijos un cuento sobre la paleontóloga inglesa Mary Anning, una coleccionista de fósiles pionera que descubrió el innovador ictiosaurio. Los científicos de sexo masculino compraron los fósiles descubiertos por Anning, pero no dieron crédito a sus descubrimientos en sus artículos científicos sobre los hallazgos. Se podría pensar que este tipo de opiniones y comportamientos habrían desaparecido con el periodo jurásico, pero ahora tenemos a Albarn.

Swift, como era de esperar, contraatacó, tuiteando directamente a Albarn (y casi se puede oír cómo hace crujir los mismos nudillos que utilizó para escribir grandes temas como “Cardigan” e “Illicit Affairs”) para expresar lo decepcionada que estaba: “@DamonAlbarn Era una gran fan tuya hasta que vi esto. Escribo TODAS mis canciones. Tu postura controversial es completamente falsa y TAN dañina. No te tienen que gustar mis canciones, pero es realmente jod*** tratar de desacreditar mi composición. WOW”.

Ella siguió con este mensaje épico: “PD Escribí este tuit yo sola por si te lo estabas preguntando 😑”.

Viva, hermana, viva. Y aunque Albarn se disculpó -sí, en Twitter-, no es la primera vez que se le acusa de meterse con artistas de sexo femenino. En una ocasión, al parecer, llamó a Adele “insegura” y “de medio pelo” después de haber trabajado juntos en una música en 2015 que nunca llegó a publicarse; ella lo describió a Rolling Stone como “uno de esos momentos de ‘mejor no conozcas a tu ídolo’”.

“Y lo más triste fue que yo era una gran fan de Blur mientras crecía”, dijo Adele. “Pero fue triste, y me arrepiento de haber salido con él”. Albarn negó más tarde los desprecios, diciendo que los reportes provenían de alguien que escuchó una conversación con un amigo - pero esta no sería la primera vez que se encuentra en apuros, acusado de decir algo despectivo sobre sus contemporáneas mujeres.

Algunas de las reacciones han sido salvajes, y deben hacer que Albarn se estremezca, sobre todo por parte de la Generación Z. Un fan escribió a Swift: “Si te hace sentir mejor, no sé quién es este tipo, pero tengo cada una de tus letras grabadas en mi cerebro”.

Eso tiene que doler. Después de todo, Swift fue galardonada con el Songwriter Icon Award en 2021, y la National Music Publishers’ Association declaró que “nadie es más influyente a la hora de escribir música hoy en día”. The Week la describió como “la principal compositora de los tiempos modernos”. El apogeo de Albarn, por el contrario, podría decirse que ha terminado, y ahora, para mí, se presenta como otro hombre amargado con un ego frágil.

Algunos señalaron que escribir sus propias canciones es literalmente lo que caracteriza a Swift; otros dijeron que parecía que Albarn la estaba troleando activamente: “A estas alturas, los logros de Taylor Swift son tan respetados en la industria musical que creo que o bien hay que ser un ignorante activo para afirmar que no se sabe que escribe su música o -más bien- buscar atención y una reacción socavándola en público”, señaló la periodista Sarah Carson.

Pero otros, entre los que me incluyo, temen que se trate nada menos que de una típica burla misógina contra las mujeres escritoras, cuyo trabajo ha sido disminuido y socavado (además de borrado, olvidado, robado y no acreditado) durante siglos.

Una escritora, la Dra. Una McCormack, compartió esta captura de pantalla de la portada de un libro de Joanna Russ, titulado “How to suppress women’s writing” (Cómo suprimir la escritura de las mujeres), que contiene citas como “lo escribió, pero tuvo ayuda”, y “lo escribió, pero no es realmente una artista”. Qué acertado. Casi podría haber salido directamente de la entrevista de Albarn con el LA Times.

La librería feminista The Second Shelf también tuiteó: “No sé si sabes esto de nosotros o no, pero estamos constantemente enfadados por todas las mujeres escritoras. No, esto no es un tuit para Taylor Swift. Es para todos ustedes. Y también para ella. Y para todos ustedes”.

En el mejor de los casos, la opinión de Albarn parece de ignorancia. Tal vez él realmente cree que ella nunca escribe sus canciones. Pero en el peor de los casos, Albarn simplemente no puede creer que Swift escriba sus propias canciones porque es una mujer joven, y las mujeres jóvenes que son hermosas y exitosas no podrían tener el talento suficiente para hacerlo, ¿o sí?

Mi yo adolescente espera que no sea por esta razón, porque entonces tendría que cambiar de manera retrospectiva mi lealtad a Oasis, y no estoy seguro de poder apoyar a Noel Gallagher ahora, simplemente no puedo.

Pero hay una cosa que me parece dolorosamente clara: mientras Albarn está ocupado destrozando su reputación, y perdiendo fans (y quizás Adele tenía razón cuando dijo que nunca deberías conocer -o leer citas de- tus ídolos), Swift solo se está marcando a sí misma como un icono más. Y es su nombre el que leeremos durante mucho más tiempo en los libros de historia.

  

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Aún está la disputa entre fans de quién ha lanzado el disco más exitoso de 2021.

                     

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.