Opinión: Tanto Ronaldo como Chrissy Teigen perdieron bebés, entonces, ¿por qué fueron tratados de manera tan diferente?

·4  min de lectura
La pareja describió la pérdida de su hijo como “el mayor dolor que cualquier padre puede sentir”  (Getty / Instagram @cristiano)
La pareja describió la pérdida de su hijo como “el mayor dolor que cualquier padre puede sentir” (Getty / Instagram @cristiano)

El lunes, el futbolista del Manchester United Cristiano Ronaldo y su pareja Georgina Rodríguez anunciaron la trágica noticia de que su bebé había muerto durante el parto.

En una declaración conjunta en las redes sociales, la pareja describió la pérdida de un hijo como “el mayor dolor que cualquier padre puede sentir”, además de que agradeció al personal médico que los cuidó y apoyó.

Desde entonces, ha habido una gran cantidad de apoyo tanto para el capitán de Portugal como para su novia, desde las conmovedoras escenas en Anfield el jueves, cuando los fanáticos del Manchester United y del Liverpool hicieron un minuto de silencio; hasta las respuestas oficiales de sus equipos, entre otras cosas.

Esta es, por supuesto, la respuesta correcta a una noticia tan devastadora. Pero no todos son recibidos con el mismo nivel de respeto y compasión.

Hace solo dos años, el 30 de septiembre de 2020, Chrissy Teigen y su esposo John Legend compartieron que su hijo Jack había muerto tristemente después de dar a luz a las 20 semanas de embarazo. La modelo publicó una serie de imágenes increíblemente íntimas y poderosas del hospital, junto con una leyenda que decía: “Estamos conmocionados y sufrimos ese tipo de dolor profundo del que solo escuchas, un tipo de dolor que nunca antes habíamos sentido”.

Agregó que “en este día tan oscuro, nos afligiremos, lloraremos a mares. Pero nos abrazaremos y nos amaremos más fuerte y lo superaremos”.

Recuerdo haber visto su publicación cuando me desperté, hojeando las tiernas imágenes en blanco y negro y llorando por su hermoso homenaje a su hijo perdido. Ni una sola vez se me ocurrió que alguien se sentiría diferente, que alguien pudiera mirar tal muestra de emoción cruda y sentir algo más que tristeza y admiración.

Realmente, imagina escuchar la noticia desgarradora de que alguien ha perdido a su bebé y juzgar a esa persona por compartir su experiencia. Pero eso es exactamente lo que sucedió en este caso. La gente comentó que era “de mal gusto” de su parte compartir fotos; que ella trató su sufrimiento como una oportunidad para tomar fotos; que de alguna manera estuvo mal que ella se sincerara sobre su experiencia.

¿Qué tan desprovisto de decencia humana tienes que estar para criticar y condenar a alguien en su momento de necesidad? ¿Qué tan cínico y desdeñoso hay que ser para juzgar los motivos de alguien en una situación así; y hacerlos sentir como si fueran cualquier cosa menos valientes y dignos de elogio por compartirlo?

Ambas situaciones fueron insoportables para los padres. Ambas situaciones involucraron a celebridades de alto perfil. Ambas situaciones incluyeron anuncios públicos. Sin embargo, solo uno fue tratado como la tragedia que es.

Eso no quiere decir que la forma en que los hombres y las mujeres reaccionan ante la pérdida de un hijo sea siempre la misma: un estudio reciente de la Universidad de Adelaide, por ejemplo, descubrió que los hombres a menudo priorizan la necesidad de ser un “apoyador” y recurren a conductas compensatorias, como el consumo de alcohol.

La respuesta de todos a la pérdida será diferente; cada experiencia de duelo será única. Pero, en última instancia, no es demasiado esperar que la respuesta general a tales noticias sea la misma, independientemente del género.

Para mí, la diferencia en estos dos tipos de respuestas parece empapada de misoginia. Los hombres son aplaudidos por su valentía. Son tratados con respeto y reciben mensajes de apoyo. Las mujeres, sin embargo, son criticadas por la forma en que manejan su duelo. Se les hace sentir como si fuera su culpa; y que deben asumir no solo el dolor de perder a un hijo, sino también el peso de la opinión pública.

Se debe hacer más para aumentar la conciencia pública sobre los abortos espontáneos y los mortinatos, y es esencial que mantengamos vigente la conversación.

Es inspirador que aquellos que están a la vista del público elijan compartir sus experiencias profundamente personales con el mundo para eliminar el estigma asociado con tal pérdida. Pero lo que no podemos seguir haciendo es evitar a las madres en duelo, mientras apoyamos a los hombres en duelo. Es hora de cerrar la brecha en el dolor y, hablando en los términos más sencillos, ser amable.

Si te identificas con los temas planteados en este artículo, puedes encontrar ayuda a través del sitio web del NHS aquí y aquí.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.