Opinión: Primero fue la Gran Renuncia, ahora es la Gran Jubilación: ¿por qué la gente decide dejar de trabajar?

·5  min de lectura
 (Getty Images)
(Getty Images)

¿Realmente quiero seguir haciendo esto? Es una pregunta que muchas personas en ambos lados del Atlántico parecen haberse hecho en los dos años transcurridos desde que azotó la pandemia, y para un número significativo la respuesta parece ser no. Han abandonado el mercado laboral. Entonces, ¿qué sigue ahora?

La tasa de desempleo del Reino Unido, del 3,7 por ciento, es ahora la más baja desde 1947. Por primera vez desde que se lleva un registro de las cifras, hay más vacantes sin cubrir que personas desempleadas en el registro. Entonces, para casi todos, este es el mercado laboral más ajustado que ha existido durante su vida laboral, y eso afecta a los empleadores, que luchan para encontrar maneras de atraer a las personas para que trabajen para ellos.

Algo similar está sucediendo en Estados Unidos, donde el desempleo es del 3,6 por ciento, que, a excepción de una caída al 3,5 por ciento en febrero de 2020, es el más bajo desde finales de la década de 1960. En Europa, el patrón es algo diferente con respecto al desempleo, que es mucho más alto, con un 6,8 por ciento en la zona europea. Pero según los estándares históricos, este es el nivel más bajo desde que se introdujo el euro en 1999, incluso más bajo que en el momento previo a la llegada de la pandemia. Así que casi en todas partes parece haber una gran demanda de mano de obra, pero aparentemente no hay suficientes personas para llenar los puestos. ¿Por qué?

Parte del problema deben ser los efectos en el mercado laboral provocados por la pandemia. Los nuevos puestos de trabajo que se han creado son diferentes de los antiguos que han desaparecido. En su forma más simple, los trabajos en las tiendas de la calle han sido reemplazados por los de los servicios de mensajería. Si tu antiguo trabajo era en una tienda, probablemente no quieras trabajar en un almacén ni conducir una camioneta de reparto. Pero creo que también hay algo más sucediendo.

Para muchos de nosotros, no para todos desde luego, la experiencia del encierro y todas las restricciones que nos impusieron nos ha llevado a repensar nuestras prioridades. Ha habido un combate bien documentado contra el impulso para que la gente regrese a la oficina.

Pero no se trata simplemente de que la gente quiera condiciones de trabajo más flexibles, y recordemos siempre que solo una parte bastante privilegiada de la mano de obra puede trabajar desde casa. No puedes conducir un autobús ni trabajar en una sala de hospital de manera remota. Lo que está sucediendo es que muchas personas han renunciado por completo a ser parte de la fuerza laboral.

Eso se nota en las estadísticas. La tasa de empleo del Reino Unido, del 75,7 por ciento de la población en edad de trabajar (definida como las personas entre 16 y 64 años), sigue siendo casi un punto porcentual más baja que antes de la pandemia. Puede que no parezca mucho, pero son 300.000 personas las que han abandonado el mercado laboral. Las horas trabajadas también son más bajas.

En EE.UU. calculan los niveles de forma ligeramente diferente que en el Reino Unido, pero el mensaje es el mismo. Su tasa de empleo del 60 por ciento todavía está por debajo del 61,6 por ciento que era cuando azotó la pandemia. Es cierto que en Europa las cosas son diferentes, con una tasa de empleo general del 73,1 por ciento, ligeramente más alta que antes de la pandemia, pero dados los niveles más altos de desempleo en general, probablemente refleje la mejora de las oportunidades laborales en lugar de un cambio en las preferencias.

Si profundizamos un poco más en las estadísticas del Reino Unido, descubrimos que el grupo que en mayor medida abandona el mercado laboral es el de las personas de entre 50 y 64 años. No son los jóvenes los que deciden tomarse un año sabático extra o algo por el estilo. Muchos jóvenes perdieron sus trabajos cuando azotó la pandemia, pero volvieron a trabajar a medida que regresaron las oportunidades, así que no se preocupen por los veinteañeros que trabajan poco, por favor. Entonces, el enigma es ¿por qué estos trabajadores mayores han decidido renunciar?

Bueno, tenemos algunas respuestas a este fenómeno, denominado la Gran Jubilación, en contraste con el de los jóvenes que dejan sus trabajos, llamado la Gran Renuncia. Estas incluyen la discriminación por edad entre los empleadores y la dificultad de capacitar a las personas mayores en el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Pero la respuesta simple proviene de un trabajo realizado por la Oficina de Estadísticas Nacionales hace unas semanas, que informa que casi todas las personas que se jubilaban anticipadamente lo hicieron porque querían hacerlo. Tres cuartas partes dijeron que fue su elección dejar su trabajo, y solo el 6 por ciento dijo que se jubilaría porque perdió su trabajo, lo que sugeriría que fue involuntario.

Pero, ¿por qué la gente toma esta decisión? Aquí creo que la respuesta es muy clara: porque pueden. Gracias en gran parte al aumento de los precios de las propiedades, muchas personas mayores pueden permitirse jubilarse antes de lo que habían planeado previamente. Si el hecho de que las personas sin una discapacidad elijan jubilarse anticipadamente es bueno o malo para la sociedades, es una pregunta complicada. Pero seamos claros en tres cosas.

En primer lugar, todos los empleadores tendrán que esforzarse más para que los trabajos sean más satisfactorios. En segundo lugar, aquí existe una oportunidad para atraer a las personas mayores de vuelta al trabajo. Y tercero, no culpes a los jóvenes por no aceptar los trabajos que se les ofrecen. La escasez de mano de obra no es su culpa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.