Opinión: Necesitamos empezar a viajar de nuevo, y así podemos hacerlo

·6  min de lectura
Necesitamos empezar a viajar de nuevo, y así podemos hacerlo (The New York Times).
Necesitamos empezar a viajar de nuevo, y así podemos hacerlo (The New York Times).

NECESITAMOS UN SISTEMA GLOBAL DE CERTIFICACIÓN DE VACUNACIÓN PARA FACILITAR EL COMERCIO Y LOS VIAJES INTERNACIONALES.

Las restricciones a los viajes están interrumpiendo el comercio internacional y frenando la recuperación de los billones de dólares que la pandemia ha añadido a la deuda mundial. Para frenar los daños y abrir las fronteras del mundo de forma segura, necesitamos un sistema global de certificación de vacunas, un proyecto que requerirá el liderazgo político que solo el Grupo de los 20 puede proporcionar.

Se han hecho intentos admirables para reabrir las fronteras, pero a menudo han sido poco sistemáticos, unilaterales y transitorios. Los cambios frecuentes en los protocolos de entrada han dejado a los pasajeros confundidos, mientras que las cuarentenas obligatorias y las múltiples pruebas son excesivamente costosas y poco prácticas, y no necesariamente están basadas en la ciencia. Ese no es un modelo sostenible, dado que vamos a convivir con la COVID durante algún tiempo.

Consideremos la evidencia. Las restricciones han supuesto un duro golpe para el turismo mundial —responsable de uno de cada diez puestos de trabajo en todo el mundo— y corren el riesgo de causar un daño más amplio y profundo. Las empresas no pueden o son reacias a enviar empleados a otros países para reunirse con clientes, lo que reprime la innovación y tensa las relaciones.

Además, el lunes, la Unión Europea retiró a Estados Unidos de su lista de países cuyos residentes se consideran inocuos para dejarlos entrar a las 27 naciones del bloque sin requisitos de cuarentena y pruebas, aunque dependerá de cada Estado miembro seguir las restricciones o no.

La solución está en la certificación mundial de vacunas efectivas para viajar. Sabemos que las vacunas pueden reducir de manera significativa la probabilidad de infección y transmisión, y es un testimonio de la ciencia mundial que hayamos desarrollado vacunas y administrado casi 5200 millones de dosis tan rápidamente. No obstante, sin el reconocimiento de esas vacunas en las fronteras y la capacidad de las personas para demostrar su estado de vacunación, este progreso no se traducirá en una mayor facilidad para viajar.

Esto podría lograrse mediante un sistema global, eficiente y basado en datos que reconozca las vacunas para viajar, haga un seguimiento de su efectividad cambiante y certifique el estado de vacunación de una persona y su posible refuerzo.

Esto requiere dos cosas: un sistema de datos interoperable y transfronterizo para que los países puedan intercambiar información, y un programa global coordinado en el que los países reconozcan las vacunas para viajar que no han sido aprobadas por sus sistemas reguladores nacionales. Esto permitiría a las personas que han recibido vacunas efectivas viajar a cualquier país que reconozca esa vacuna para viajar.

El grupoGood Health Pass Collaborative, un consorcio de proveedores de credenciales sanitarias digitales, ha desarrollado un conjunto de normas técnicas para los pases digitales sanitarios y de vacunación. Estos deberían ser adoptados por la comunidad internacional. El código QR de estas tarjetas sanitarias debería tener la capacidad de funcionar en todo el mundo. Creemos que el G20 puede convertirse en el guardián de estas normas para garantizar que funcionen a nivel global, protegiendo al mismo tiempo la privacidad de las personas.

Este sistema es parte de la solución. Su éxito se verá reducido si una vacuna efectiva no es reconocida en el país al que el titular de la tarjeta sanitaria quiere viajar. Por eso es fundamental la distinción entre la aprobación reglamentaria nacional de una vacuna y su reconocimiento para los viajes transfronterizos.

Para complementar este sistema, la ampliación de los sistemas mundiales de vigilancia genómica a cargo de grupos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y otras entidades ayudaría a rastrear qué vacunas funcionan contra qué variantes, de modo que los países pudieran actualizar las vacunas que reconocen en función de los datos más recientes.

No se debe esperar que un país apruebe todas las vacunas. Eso es poco realista, dados los estrictos procedimientos de aprobación de los organismos reguladores de muchas naciones. Más bien, debería haber una lista central de vacunas que los países reconozcan para los viajes, basada en datos y pruebas de efectividad en el mundo real.

Un buen punto de partida para esta lista serían las siete vacunas aprobadas por la OMS. La lista tiene que ser dinámica y basarse en datos, pues no todas las vacunas pueden funcionar contra todas las variantes, y los países deben tener la capacidad de tomar decisiones basadas en la ciencia para permitir que las personas posiblemente susceptibles a las variantes crucen sus fronteras.

Una dependencia excesiva de las vacunas aprobadas en el país dejará al mundo varado. De las vacunas reconocidas por la OMS como efectivas, solo cuatro están aprobadas en el Reino Unido y la Unión Europea y tres están aprobadas condicional o totalmente en Estados Unidos. Hay algunos países donde no se reconoce la condición de vacunado de las personas debido a la vacuna que recibieron.

Washington, por ejemplo, no ha aclarado si acepta el comprobante de vacunación contra la COVID-19 del Reino Unido, por lo que el gobierno de ese país recomienda que los ciudadanos que viajen a Estados Unidos sigan las normas de entrada para personas no vacunadas. Dado que algunas vacunas aprobadas en el Reino Unido, como la de AstraZeneca, no están aprobadas aún en Estados Unidos, también hay confusión entre los viajeros británicos sobre si es aceptada en Estados Unidos.

Hay que actuar con rapidez. Para finales de año, al menos una séptima parte de la población mundial podría haber recibido dos dosis de la vacuna de AstraZeneca. Si Estados Unidos no reconoce esta vacuna como válida para los viajes, podría significar que más de mil millones de personas vacunadas no podrían entrar al país sin cumplir un periodo de cuarentena.

Por supuesto que la política de viajes es un asunto soberano, y cada país o electorado debe tomar sus propias decisiones sobre el nivel de riesgo que está dispuesto a asumir, pero es necesario que al menos exista la opción de reconocer el riesgo reducido que implican aquellos viajeros que cuentan con el esquema completo de vacunación.

Reconocemos todos los desafíos que supone tomar medidas eficaces a nivel del G20, pero una oportunidad se presentará justo la semana que viene cuando los ministros de salud del G20 se reúnan en Italia. El G20 debería planear el establecimiento de un sistema antes de la temporada de viajes de este invierno. Imponer una política de viajes coherente y viable es esencial para una recuperación económica mundial segura y rápida.

Este artículo apareció originalmente en The New York Times.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.