Opinión: Murió el amor entre Donald Trump y Elon Musk, y sé por qué

·5  min de lectura
Los multimillonarios se han visto envueltos en conflictos hace poco  (AFP/Getty)
Los multimillonarios se han visto envueltos en conflictos hace poco (AFP/Getty)

Donald Trump y Elon Musk son hombres blancos adinerados con rasgos narcisistas a los que les gusta ir a Twitter para insultar a sus enemigos y alardear de su genialidad ante montones de admiradores reaccionarios.

También han sido, hasta hace poco, aliados de algún tipo. Trump elogió a Musk en enero de 2020 y lo llamó “uno de nuestros grandes genios”. Musk, por su parte, criticó a Twitter por vetar a Trump después de que Trump usara la plataforma para organizar un intento de golpe de Estado. Musk firmó un contrato para comprar Twitter en abril y prometió restaurar a Trump en la plataforma. Todo parecía ir muy bien.

Sin embargo, la fiesta de amor entre Trump y Musk (¿Trusk?) ha terminado. Musk y Trump se han traicionado el uno al otro, de la misma manera que han traicionado a mucha gente en sus respectivas vidas. Y pocos pueden negar que es divertido ver a dos personas horribles tratar de arruinarse mutuamente. Pero es menos divertido cuando te das cuenta de que intentan arruinar a todos los demás de la misma manera, a menudo con mucho éxito.

La relación de Trump y Musk se agrió porque, como dice Mark Levine de Bloomberg, “Musk perdió interés en pretender comprar Twitter”. Musk afirma que quiere terminar el trato porque Twitter no proporcionó suficiente información sobre los bots en la plataforma. Levine, como la mayoría de los comentaristas informados, señala que esto es ridículo y que no importa de todos modos, ya que Musk firmó un contrato para comprar la empresa. No se puede retractar por la estipulación de bots en la ley de contratos.

El problema real para Musk es quizás que el mercado de valores se ha desplomado, lo que eliminó una buena parte de la riqueza de Musk, y que las empresas tecnológicas se han visto especialmente afectadas. Eso hace que Twitter parezca una perspectiva comercial mucho menos atractiva. Además, es posible que se haya aburrido. Al igual que Trump, o muchos fanfarrones ricos presumidos, Musk requiere un tipo de gratificación instantánea y su capacidad de atención es corta.

En cualquier caso, Musk dice que ya no está interesado en realizar la compra. Twitter, como era de esperar, lo ha demandado para obligarlo a cumplir con el acuerdo de US$44 mil millones. Twitter calificó las afirmaciones de Musk sobre los bots como un “modelo de hipocresía” e incluyó muchos de sus tuits de troleo como evidencia en su presentación. Nadie sabe cómo quedará el asunto, pero hace que Musk se vea ridículo.

Y luego, como un tiburón que huele sangre y bronceador, Trump también decidió tomar un trozo de carne. Trump confiaba en Musk para comprar Twitter y restaurarlo en su papel de tuitero en jefe. Cuando quedó claro que era poco probable que eso sucediera, el expresidente se burló de que Musk es “otro artista de la patraña”. En buena medida, también se burló de Musk por hacer “coches sin conductor que chocan” y por enviar “cohetes a ninguna parte” (Musk respondió que era hora de que Trump “partiera hacia el atardecer”).

Musk traicionó a Trump; Trump se ha vuelto contra Musk. Ambos se han mantenido fieles a una identidad de marca compartida.

Trump se burló de la compra fallida de Twitter por parte de Musk (Getty)
Trump se burló de la compra fallida de Twitter por parte de Musk (Getty)

Trump es conocido por destruir la vida de todos aquellos que confían en él. Mike Pence fue un vicepresidente leal e incluso adulador durante su mandato. Pero cuando se negó a ayudar a Trump a anular los resultados de las elecciones democráticas, Trump inmediatamente se volvió contra él, defendió a los alborotadores que gritaban “Cuelguen a Mike Pence” y alentó un ataque violento en el Capitolio que amenazó la vida de Pence.

Trump también mintió a sus propios seguidores. Un exseguidor de Trump, Stephen Ayers, testificó en las audiencias del 6 de enero que se unió al ataque al Capitolio a instancias de Trump, porque creía sus mentiras sobre el fraude electoral. Ayers fue acusado y las consecuencias le hicieron perder su trabajo y su casa. Él no es el único. No hay evidencia de que a Trump le importe ni un poco.

Musk también ha abusado regularmente de la confianza y el poder. El multimillonario ha complacido a los defensores de las criptomonedas al hablar del bitcoin, solo para hundir el precio con cambios de política en Tesla y tuits desacertados. Musk también se involucró en la represión sindical ilegal en Twitter, tuiteó lo que equivalía a amenazas laborales a sus propios empleados. También emitió numerosos comentarios antitrans en línea. Su propia hija es trans y presentó documentos para cambiar su nombre y repudiarlo.

Musk y Trump traicionan a colegas y fans. Traicionan a los que están cerca y a los que están más lejos. Sin embargo, aún los celebran enjambres de trols en línea y séquitos en la vida real. ¿Cuál es el atractivo?

El atractivo es sencillo: es solo poder. Musk y Trump son muy ricos. Cuando tienes mucha influencia y dinero, la gente te convierte en una fantasía de empoderamiento. Al identificarse con Trump o Musk, los fans pueden imaginar que ellos también son (o serán) ricos e influyentes.

Ayres fue a la capital para restaurar a Trump en el poder, creyó que le arrebataba el control del país a las infames fuerzas del mal. Pensó que era un soldado de infantería justo para el expresidente. Pensó que las personas como él serían recompensadas por su lealtad y coraje. Los fans de Musk en Twitter lo vitorearon cuando prometió hacerse cargo de la plataforma porque pensaron que cuando él tuviera el control, ellos también lo tendrían.

El mismo poder que hace que tantos confíen en Musk y Trump también los hace completamente indignos de confianza. Los hombres ricos como Musk y Trump enfrentan pocas consecuencias cuando traicionan a amigos, fans o incluso seres queridos. Los lazos políticos, financieros e incluso emocionales normales que hacen que la sociedad funcione pierden sentido cuando se tiene tanto dinero y tanto poder. Musk y Trump siempre pueden comprar nuevos amigos.

Musk y Trump pretenden preocuparse por los bienes colectivos: nuestro país, nuestra libertad, nuestras comunidades. Pero los traicionarán a todos tan pronto como sea conveniente. Disfrutan haciéndolo, de hecho, porque muestra cuán más grandes que cualquiera de nosotros son. Sería bueno si se destruyeran entre sí en esta disputa actual. Pero dudo que alguno de nosotros tenga tanta suerte.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.