OPINIÓN | Un Marco Fabián maduro le suma mucho talento a la Liga MX

Mauricio Gasca Bobadilla
·4  min de lectura

Marco Fabián se convirtió en el nuevo refuerzo de Bravos de Juárez, una decisión atinada por parte del mediocampista, ya que a diferencia de Chivas o Cruz Azul, no será tan exigido en un equipo que no tiene como objetivo estar siempre en lo más alto, aunque por ahora el cuadro dirigido por el argentino Gabriel Caballero está dejando buen sabor de boca tras lo hecho en el Torneo Clausura 2020 y el actual Guard1anes 2020.

El cuadro de Ciudad Juárez está comandado por el cancerbero y capitán Iván Vázquez Mellado, el zaguero chileno Bruno Romo, el ecuatoriano Jefferson Intriago, Jesús Zavala, Flavio Santos, el argentino Mauro Fernández y el paraguayo Darío Lezcano, un grupo en el cual podrá encajar el canterano rojiblanco y compartir parte de su liderazgo tras una trayectoria de más de diez años a nivel nacional e internacional, donde ha conocido la semilla del éxito, teniendo como más grande mérito ser campeón olímpico en Londres 2012.

Si bien Marquito era conocido por sus polémicas fueras del campo gracias al amor por la bebida y la fiesta, tal pareciera que esa parte ya quedó atrás y ahora estará más que enfocado en hacer grandes cosas con el conjunto de Chihuahua, así que desde su debut seguramente los reflectores estarán detrás de él para ver si puede cumplir con las expectativas, ya que no se trata de cualquier futbolista, sino un dos veces mundialista y que todavía busca llenarle el ojo al director técnico de la selección mexicana, el argentino Gerardo Martino.

Tras sus últimas experiencias en Qatar, la MLS y Europa, realmente se espera que Fabián de la Mora haya cambiado su forma de pensar y ahora sí se concentre totalmente en su trayectoria futbolística, la cual por momentos parecía que ya no le importaba debido a su alma fiestera o las lesiones que lo acongojaron, pero quiere decir que está consciente de que es su último barco para poderle sacar provecho a su calidad y renombre, además querrá demostrar que todavía tenía el nivel para poder vestirse en la casaca del Guadalajara o Cruz Azul, los dos clubes donde ha jugado y que no lo ficharon para el Guard1anes 2020.

No obstante, otra situación en contra para el ex Eintracht Frankfurt son las lesiones que casi lo alejan para siempre del fútbol, sobre todo esa de espalda que le pasó factura en la Bundesliga, aunque en sus partidos con Philadelphia Union y Al-Sadd Sports Club pareció ya no afectarle, sólo él sabrá de su situación física; sin embargo, de estar en su mejor y más madura versión, realmente podría aportar mucho a la liga mexicana, pues no podemos olvidar su gran golpeo de balón, ya sea en movimiento o tiro libre, además de su facilidad para desbordar y encarar rivales, en una liga donde se aplaudirá tener este tipo de jugadores espectaculares, sobre todo ahora que no se puede estar dentro del estadio sino detrás del televisor.

Otro factor que podría ayudar al excementero en su retorno al balompié azteca es que seguramente buscará callar a todos sus detractores, los cuales desde su anuncio de posible regreso dijeron que ya no tenía nada que aportar, sobre todo porque ha estado en clubes donde tenía poco que demostrar. Con sus 31 años, el tapatío no es un jugador joven, pero tampoco viejo, y ahora sólo queda ver cómo serán sus primeros minutos con Bravos, un club que está apostando totalmente por su calidad, así que por lo menos deberán estar en la fase final del torneo, lo cual no parece muy difícil porque clasificarán doce, pero de no hacerlo, ¿será el comienzo del declive final de Marquito?

No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!