Opinión: Los liberales que dicen que Kentucky se merece estas inundaciones deben realizar un examen de conciencia

·5  min de lectura
El desbordamiento del río Kentucky llena Jackson, Kentucky, el jueves (AFP vía Getty Images)
El desbordamiento del río Kentucky llena Jackson, Kentucky, el jueves (AFP vía Getty Images)

Las inundaciones en el este de Kentucky no son nada nuevo. Al crecer en el condado de Leslie, sabía que el parque del centro de Hyden -nuestra sede del condado y única ciudad real, de 375 habitantes- se convertía regularmente en un estanque cuando el Middlefork del río Kentucky se desbordaba cada primavera. Formaba parte del cambio rutinario de las estaciones, e incluso esperaba con impaciencia la crecida del río como señal del tiempo cálido que estaba por llegar.

¿Pero esto? Nunca había visto algo así.

En el momento de escribir este artículo, al menos 16 personas han muerto y muchas más están desplazadas de sus hogares o sin necesidades básicas. En el condado de Perry -que limita con el condado de Leslie al este- el sheriff Joe Engle dijo a CNN que “el agua, el teléfono, Internet, la electricidad, todas las carreteras básicas, todas las cosas básicas en torno a las que se construiría una comunidad acaban de desaparecer”.

Según la Oficina del Censo, la renta media de los hogares del condado de Perry es de US$39.594, unos US$28.000 menos que la renta media nacional. El 22 por ciento del condado vive por debajo del umbral de la pobreza, incluido el 32 por ciento de los niños del condado. Es el segundo peor condado de la Commonwealth en cuanto a resultados sanitarios. En 2014, el entonces presidente Barack Obama nombró a Perry y a otros condados del sureste de Kentucky “zona prometedora” con el objetivo de crear oportunidades de empleo y pequeñas empresas y ampliar las opciones de formación profesional en la región.

Obama vio el potencial de los Apalaches de Kentucky, algo que demasiados liberales de hoy no saben apreciar. En lugar de ello, se han dedicado a ridiculizar mi hogar y a las personas que aún viven allí como pueblerinos ignorantes que reciben lo que merecen. “Espero que no pidan una emergencia nacional”, tuiteó una persona al recibir la noticia de las inundaciones. “Ahora los estados azules les sacarán de apuros, aunque elijan a Mitch y Rand”, dijo otro. Otro más fue más conciso, afirmando: “Esta gente tiene lo que ha votado”.

Por un lado, lo entiendo. Rand Paul y Mitch McConnell son objetivamente horribles desde cualquier perspectiva a la izquierda de Joe Manchin, un demócrata de los Apalaches que hace tanto por el clima y los pobres como cualquiera de los senadores republicanos de Kentucky. Lo mismo ocurre con Hal Rogers, el republicano que ha representado al este de Kentucky en la Cámara de Representantes durante más de 40 años y que, sin embargo, ha hecho poco por mejorar materialmente la vida de los pobres de la región.

Lo que me molesta de estos tuits no es el ataque a los políticos. Es el ataque a la gente que los eligió. He pasado gran parte de los últimos cuatro años intentando explicar a los progresistas de fuera de los Apalaches y del Sur por qué estos estados son de color rojo rubí cuando lo único que han conseguido es el desprecio de algunos liberales engreídos que se esconden detrás de avatares de dibujos animados. Sin embargo, aquí estamos, como un reloj, con esos mismos pomposos supuestos progresistas burlándose de mi gente mientras sus casas se desvanecen y sus vecinos se ahogan. Es despreciable.

Lo que me molesta es que no debería importar cómo votó la gente del este de Kentucky. Estoy tan enfadado por Mitch y Rand y Hal como cualquier otra persona -más enfadado, quizás, porque están perjudicando activamente a mi hogar- pero nada de eso importa ahora mismo. Lo que importa es ayudar a estas personas de cualquier manera que podamos, no porque sea políticamente popular sino porque es lo correcto.

Durante demasiado tiempo, el resto de la nación ha considerado a los Apalaches como una región separada, apartada, una tierra extraña en el corazón de Estados Unidos. En su emblemático libro de 1963 Night Comes to the Cumberlands, Harry Caudill escribe que la “tragedia de los Apalaches centrales es que están quedando más marginados en la vida americana justo cuando el país necesita más que nunca lo que pueden ofrecer”. Esas cosas, dice Caudill, incluyen “lazos de comunidad” y “familia”. Nuestra región, sugiere, “ofrece un modelo para una forma de vida menos frenética y más mesurada”. Caudill reconoció hace casi 60 años lo que yo reconozco hoy: que los Apalaches no están separados de EE.UU., sino que son la fibra de su ser, y que, en lugar de ridiculizarnos, el resto del país podría aprender mucho de nosotros.

Eso incluye la forma en que respondemos a esta tragedia. La Fundación para los Apalaches de Kentucky ya ha establecido una lista de grupos que ayudan en los esfuerzos de recuperación de las inundaciones. La periodista del este de Kentucky Misty Skaggs ayudó a recaudar más de US$15.000 en un solo día para el grupo EKY Mutual Aid. Esta mujer salvó a su perro metiéndolo en una bañera y nadando entre las mortales aguas de la inundación.

Mientras tanto, este hombre fue suspendido de su trabajo por conducir tres horas para rescatar a su madre, su abuela y su hermana, que estaban atrapadas en las aguas de la inundación. Si quieres enfadarte por algo, enfádate por eso. Enfádate por las injusticias que se cometen contra los habitantes del centro y el sur de los Apalaches. Enfádate por la pobreza, el hambre, las viviendas precarias, la falta de infraestructuras adecuadas, las industrias extractivas que han hecho que nuestra región sea más propensa a inundaciones peligrosas y los políticos -sí, como Mitch, Rand y Hal- que siguen apoyando políticas económicas y medioambientales perjudiciales para sus propios electores. Culpen a las personas en el poder, por supuesto.

Pero no culpen a algunas de las personas más pobres, más abandonadas, más ridiculizadas y marginadas de nuestra nación. Porque déjenme decirles algo: Kentucky eligió a los demócratas durante mucho más tiempo que a los republicanos -¡el gobernador en ejercicio de la Commonwealth es demócrata! - y aun así hemos llegado hasta aquí. El problema del cambio climático no se resolverá sustituyendo a tres republicanos en el Congreso, ni los problemas de desigualdad sistémica se resolverán convirtiendo en chivo expiatorio a una de las regiones más pobres de la nación.

El presidente Biden ya ha emitido una declaración de desastre para Kentucky. Se lo agradezco. Solo espero que esos trolls recalcitrantes, más interesados en lanzar golpes bajos a gente desesperada, encuentren una pizca de compasión en su interior. Porque Kentucky no necesita su odio. Necesita su ayuda.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.