Opinión: La lactancia materna no siempre es lo mejor, así que dejen de decirles a las nuevas madres que sí lo es

·4  min de lectura
Incluso sin la escasez de leche de fórmula en EE.UU., me sorprende la frecuencia con la que este mantra petulante y simplista se repite a las nuevas madres (Getty Images)
Incluso sin la escasez de leche de fórmula en EE.UU., me sorprende la frecuencia con la que este mantra petulante y simplista se repite a las nuevas madres (Getty Images)

Resulta que no hay ninguna circunstancia, literalmente ninguna, en la que la compasión triunfe sobre el juicio una vez que se tiene un bebé. Solo hay que mirar a EE.UU., donde la escasez de leche de fórmula para bebés ha dejado a algunos padres luchando por encontrar la comida que sus hijos necesitan. Como madre primeriza, la idea de esto es tan visceralmente aterradora que podría construir una especie de fuerte con las cajas de leche de fórmula “para abastecerse” en mi cuarto de servicio.

Pero incluso si tu respuesta a esta noticia no es una compra de pánico casual, sin duda debería ser de empatía, ¿verdad? ¿No es así? Parece que no. Mientras los padres acuden a las redes sociales para tratar de concienciar sobre el problema, para algunas personas esta es una oportunidad ideal para recordar a estos padres descarriados (y seamos sinceros, aquí nos referimos principalmente a las “madres”) que no tendrían estos problemas en primer lugar si solo dieran el pecho (añada el detalle “divertido” de “como la naturaleza/Dios manda” o “no poner excusas”, para adaptarse).

De hecho, incluso cuando no hay escasez de leche de fórmula, me sorprende la frecuencia con la que se utiliza este mantra petulante y simplista con las nuevas madres. ¿El bebé está de quejumbroso? Solo hay que darle pecho. ¿No pierdes el peso del bebé? Solo tienes que darle pecho. ¿Invasión extraterrestre? Solo tienes que sacarte una teta y la crisis se evitará.

Estoy siendo frívola, pero también lo son los fanáticos que lanzan este consejo, como si la directiva de “solo dale pecho” fuera tan fácil. La lactancia materna es estupenda, pero también es difícil, requiere mucho trabajo y para algunas personas ni siquiera es posible. Además de que a veces los cuerpos no cooperan, ¿qué pasa con los niños adoptados o las parejas homosexuales?

Se podría perdonar que te preguntes si no hay una cierta vena de tradicionalismo patriarcal en estos consejos. Pero en lugar de reconocerlo, la ideología imperante organiza los medios de alimentación de tu bebé en una especie de jerarquía moral, con la lactancia materna a demanda en su máxima expresión.

El culto al pecho, como si se tratara de una cuestión moral, ejerce una presión y un sentimiento de culpabilidad incalculables sobre todo aquel que se aleja de este ideal de la leche.

Quizá ya hayas deducido, por la historia del fuerte de la leche de fórmula, que actualmente no estoy amamantando a mi propio bodoque. Creía que mi feminismo me protegería de los peores excesos de la temida “culpa de las mamás”, pero es tan difícil quitársela de encima.

Y voy a ser honesta: me muero de ganas de compartirles la correspondiente historia de intentos de amamantar, por si acaso piensan que soy una madre mala y despreocupada. Pero no lo voy a hacer, porque no importa.

Basta con decir que si en esos primeros y agotados días, habiéndome desconectado por fin del extractor de leche en señal de derrota, alguien me hubiera visto dándole leche de fórmula a mi hijo y me hubiera sugerido “dale pecho” en su lugar, probablemente le habría dado un puñetazo.

Y lo peor es que, de repente, te encuentras luchando por conseguir la leche de fórmula que has usado durante meses y te dicen “solo dale pecho”, como si a) fuera una llave que puedes abrir y cerrar a tu antojo; y b) toda la crisis es, de alguna manera, culpa tuya por no darle pecho desde el principio.

La verdad es que el pecho no es lo mejor cuando se convierte simplemente en un garrote con forma de teta con el que golpear a la gente. Y a pesar de la tristeza que me invade, me alegra reportar que en realidad hay algunas ventajas enormes y poco reportadas de la alimentación con fórmula. Para empezar, mi marido y yo compartimos las tomas nocturnas, lo que significa que él tiene un tiempo de vinculación muy importante, y yo no estoy perpetuamente tan cansada que podría vomitar. Así que eso es lo que hay.

También es posible que algunos de los beneficios milagrosos de la lactancia materna se hayan exagerado, aunque parece una blasfemia decirlo, ya que el statu quo está tan arraigado en el Reino Unido.

Sin embargo, lo último que quiero hacer es simplemente intentar reorganizar la jerarquía de “formas de asegurar que tu bebé siga vivo”. Lo que sí quiero hacer es destrozar esta jerarquía por completo, para que ningún padre tenga que sentirse avergonzado por la manera de alimentar a su hijo.

Y si su respuesta a la escasez de leche de fórmula en EE.UU. es avergonzar a los padres que luchan, entonces, francamente, que se avergüence.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.