Opinión: Hablé con dos homosexuales que trabajan en el fútbol; no creen que su sexualidad importe, díganle a Daniels

·6  min de lectura
Ha habido conversaciones durante décades sobre por qué los futbolistas hombres no salen del clóset (Blackpool FC)
Ha habido conversaciones durante décades sobre por qué los futbolistas hombres no salen del clóset (Blackpool FC)

Felicitaciones a Jake Daniels, el jugador del Blackpool FC que se declaró gay a los 17 años, convirtiéndose en el primer jugador masculino activo en llegar a la cima del juego masculino británico desde Justin Fashanu, quien trágicamente se quitó la vida en 1998.

Las conversaciones se han disparado durante décadas sobre por qué los futbolistas masculinos no han salido del clóset cuando estadísticamente es obvio que hay hombres homosexuales jugando y, por el contrario, el equipo femenino está repleto de jugadoras “que salieron”.

El hecho de que Daniels se convierta en el primer jugador profesional abiertamente gay en 30 años debe ser elogiado con razón, pero quedan preguntas: ¿por qué tardó tanto? En muchos sentidos, el fútbol se siente como el último bastión de la intolerancia sexual; el último deporte en el que no puedes decir que eres gay, a pesar de que el rugby, el cricket y la natación han tenido jugadores abiertamente homosexuales durante años.

Y aunque no se le puede alabar lo suficiente a Daniels por salir del clóset, la realidad de la escala de representación en la cima de la Premier League es lamentable.

Si bien los organismos de fútbol envían comunicados de prensa donde dicen que el fútbol da la bienvenida a personas de todos los grupos minoritarios, estas buenas intenciones son bastante diferentes de la realidad, como descubrí al investigar e intentar escribir sobre la cultura LGBT+ en el fútbol durante un periodo de nueve meses. Aprendí que hay niveles muy bajos de representación LGBT+ dentro de la Premier League. El ejemplo de Daniels es abrumadoramente la excepción, más que la norma, y parece más difícil “salir del clóset” en el fútbol que en cualquier otro deporte. ¿Pero por qué?

Como escritor queer, sé que tanto yo como muchos otros pertenecientes a minorías podremos repetir como un loro esta experiencia compartida: si no te ves representado y te animan tus compañeros que te dicen que todo va a estar bien, ¿cómo es posible construir la confianza para salir?

El año pasado intenté escribir sobre por qué no había hombres homosexuales en la cima del deporte, y el descubrimiento más interesante que hice fue este: encontré solo dos hombres que trabajaban con la Premier League (no futbolistas, tipos de cuidado de jugadores) que estaban dispuestos a revelar que eran homosexuales.

Ambos hombres me dijeron que sentían que su sexualidad no importaba en sus trabajos como profesionales de la diversidad y la inclusión, a pesar de ser las únicas dos personas abiertamente homosexuales que trabajaban con los mejores jugadores que pude encontrar.

Por supuesto, siempre es decisión de todos si deciden salir o no. Pero algunos de nosotros vivimos y morimos por la importancia de la representación. Desde mi propia experiencia vivida, en verdad es simple: si no te ves representado en la vida que te rodea, por las personas que te rodean, ¿cómo puedes desarrollar el coraje para vivir tu vida honestamente?

Como un hombre de 33 años, la mayoría de mis amigos han ido alegremente a sus condados de origen para comprar casas, pero mis dos compañeros de casa queer me brindan una alternativa a la estructura familiar heteronormativa.

En pocas palabras: no soy como esos amigos que han huido de Londres, y pasar mi vida rodeado de otros homosexuales me hace sentir visto y capaz de ser yo mismo. Me aterra pensar cómo sería mi vida sin ellos.

Lo diré de nuevo: Daniels es un héroe por salir del clóset, cuando muy pocas personas en el mundo del fútbol celebran de forma positiva la diversidad de identidades queer.

En los vestuarios sudorosos y llenos de bromas de los campos de fútbol, y durante las carreras efímeras muy intensas de los futbolistas, que a menudo tienen solo tres o cuatro años en su apogeo (sin mencionar el peso sin precedentes de las expectativas acumuladas en los jugadores), claramente es casi imposible encontrar el tiempo o el coraje para crear un espacio para decir: “Soy gay. Esto importa”.

Lo que necesitan los futbolistas, al igual que los paramédicos, los soldados, los entrenadores personales o los abogados, y muchos más, es ver a otros profesionales homosexuales y queer a los que admirar; que les muestren el camino.

Las personas en la Premier League y en otros lugares no parecen entender la importancia de la representación, y no solo la representación en sí misma, sino la representación positiva. El mensaje de que no solo soy gay, sino que ser gay es una parte increíble de mí: algo para celebrar, para gritar a los cuatro vientos. No deberíamos tener que vivir de la forma en que lo hicieron las generaciones anteriores: con vergüenza, estigma y temor por su propia seguridad.

Hay miles de futbolistas en los escalones superiores del juego que deben tener una necesidad desesperada de modelos a seguir homosexuales y queer como entrenadores, árbitros, jugadores, gerentes, limpiadores y cuidadores de jugadores. En verdad es tan simple como contratar proactivamente a más personas queer que se vean y suenen diferentes a la norma. Estoy seguro de que la FA (Asociación Inglesa de Fútbol) hace todo lo posible para contratar de manera diversa, pero se necesita hacer más trabajo.

Los estudios respaldan mi punto sobre la importancia de sentirse visto: Nicole Martins, de la Universidad de Indiana, ha hablado sobre su estudio, el cual sugiere que los niños que miran programas de televisión se sienten bien consigo mismos si se ven representados. “Existe este cuerpo de investigación y un término conocido como ‘aniquilación simbólica’, que es la idea de que si no ves personas como tú en los medios que consumes, de alguna manera no debes ser importante”, dijo.

La investigación dirigida por estudiantes también demostró que algunos estudiantes piensan que no verse representados puede afectar su salud mental, y otros estudios sobre la representación LGBT+ muestran cómo puede llevar a que las personas LGBT+ sean más aceptadas por las personas no LGBT+.

Muy bien hecho por Jake Daniels, quien puede que aún no se sienta más representado en el campo, pero cuyo valiente discurso de hoy en Sky News sin duda alentará a más futbolistas a seguir su ejemplo, y también a los fans.

Quizás su mejor fútbol esté por venir, ahora que es capaz de ser en verdad él mismo. “El día después de que le dije a mi madre y a mi hermana, jugamos contra Accrington [en un partido de menores de 18] y anoté cuatro goles, por lo que muestra cuánto peso me quité de encima y qué gran alivio fue”, le comentó a Cielo.

Daniels tiene 17 años. Para cuando tenga 27, gracias a su valiente trabajo, el panorama del fútbol podría verse muy diferente. Espero que sea mucho más brillante, audazmente queer. Además, los futbolistas que pueden ser ellos mismos también podrían hacer que los clubes suban en la clasificación. Es matar dos pájaros de un tiro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.