Opinión. Nuevos estilos de vida, nuevos formatos de vivienda