Opinión: El error de Biden sobre la gasolina demuestra que está alejado del estadounidense común

·6  min de lectura
Joe Biden  (AP)
Joe Biden (AP)

Durante el fin de semana conduje desde el este de Tennessee hasta Chicago y vi que los precios de la gasolina subieron más de un dólar.

En casa, la gasolina cuesta actualmente US$4,17 por galón (3,78 litros). Aquí en la ciudad, donde estoy visitando a unos amigos durante la semana, el precio promedio de un tanque de gasolina es de US$5.40 por galón, aunque al conducir por Logan Square en el lado norte lo vi a US$5.55 por galón.

En algunas partes del país, es aún peor. En Los Ángeles, los precios de la gasolina alcanzan la asombrosa cifra de US$7,83 por galón, que es más alto que el salario mínimo federal de US$7,25 por hora. Teniendo en cuenta que el automóvil promedio contiene alrededor de 12 galones de gasolina, eso significa que es posible trabajar un día entero y aún así no poder llenar tu tanque.

Para ti, para mí y para el estadounidense promedio que lucha por llegar a fin de mes, esta es una emergencia económica. Sin embargo, para el presidente de Estados Unidos es una “transición increíble”. Joe Biden está recibiendo muchas críticas por los comentarios que hizo en una conferencia de prensa con el primer ministro japonés, donde dijo que “en lo que respecta a los precios de la gasolina, estamos pasando por una transición increíble que está ocurriendo; si Dios quiere, cuando termine, seremos más fuertes y el mundo será más fuerte y menos dependiente de los combustibles fósiles cuando esto termine”.

Parafraseando nada menos que a un intelecto como Tyrion Lannister, nuestra dependencia de los combustibles fósiles es ciertamente un problema. El problema más inmediato es que estamos... bueno, puedes terminar la cita en tu cabeza. El promedio nacional de un galón de gasolina es más alto que nunca, incluso que en el punto álgido de la Gran Recesión de 2008. Esto está afectando negativamente los bolsillos de los trabajadores estadounidenses, que gastan hasta US$5.000 al año en gasolina. El ingreso semanal promedio de los trabajadores estadounidenses a tiempo completo es de US$989, que multiplicado por 52 semanas es de US$51.428 al año.

Eso significa que los estadounidenses podrían estar gastando casi el 10 por ciento de sus ingresos anuales solo en gasolina. En la zona rural del país, donde vivo y donde las familias viven a mayores distancias de servicios como supermercados y hospitales, la geografía requiere que viajemos más lejos que los habitantes de la ciudad. Sin embargo, también ganamos menos que nuestros homólogos urbanos.

En las grandes ciudades, también, estos precios son desorbitados. Aquí en Chicago, la Oficina del Censo informa que el tiempo de viaje promedio es de 34.7 minutos, mientras que el ingreso medio es de solo US$62.097. Ese número, por supuesto, está distorsionado por los residentes más ricos de lugares como Lincoln Park y Lakeview. El ingreso medio de Englewood, en el lado sur de la ciudad, es de solo US$22.127.

Incluso con el fantástico (para los estándares estadounidenses) transporte público de Chicago, el automóvil sigue siendo la mejor manera de moverse en una ciudad que se extiende 25 millas (40 kilómetros) de norte a sur y 15 millas (25 kilómetros) de este a oeste. Por experiencia te puedo decir que el transporte público no es la forma más conveniente de moverse por la ciudad, gracias al diseño del sistema de trenes. Eso sin contar el hecho de que la delincuencia en el transporte público de Chicago ha aumentado durante el último año. Justo este fin de semana un tiroteo masivo cerca de una parada de la CTA dejó un saldo de dos personas fallecidas y otras siete heridas.

Mientras tanto, el presidente aparentemente piensa que esto no es más que un dolor de crecimiento que nuestra economía debe soportar para terminar con nuestra adicción a los combustibles fósiles. Ciertamente, el cambio climático es algo que debería preocuparnos a todos. Poner fin a nuestra dependencia del petróleo, extranjero o nacional, es un objetivo admirable a mediano y largo plazo. Sin embargo, no va a suceder de la noche a la mañana. Tampoco va a ocurrir antes de las elecciones de noviembre, cuando emitan su voto los votantes que todavía pueden permitirse conducir hasta las urnas.

Se podría perdonar a esos votantes por pensar que este es el momento María Antonieta de Biden. Sus palabras suenan tan huecas como “que coman pastel” habría sonado para el campesinado francés si la cita apócrifa hubiera sido real. Desafortunadamente para Biden, su cita es real, y se repetirá hasta la saciedad en Fox News, y probablemente también en CNN. (Sin duda, Jen Psaki intervendrá por él en MSNBC).

No me provoca alegría a mí, un demócrata de toda la vida, decir que el presidente demócrata de Estados Unidos está alejado del pueblo estadounidense. Esa es, sin embargo, la única conclusión que puedo sacar de sus comentarios insensibles, y sí, creo que es una descripción justa. Es como si Biden no pudiera comprender el verdadero dolor y la lucha que sienten los estadounidenses desde las colinas de Tennessee hasta las costas de los Grandes Lagos y las soleadas calles de Los Ángeles.

Es como si Biden hubiera olvidado los conceptos básicos de la jerarquía de necesidades de Maslow. Es difícil preocuparse por el posible fin del mundo debido al cambio climático cuando te mueres de hambre porque no podías pagar la gasolina para ir a trabajar y te despidieron. Los únicos que piensan que vale la pena soportar este tipo de angustia económica son los ecologistas burgueses con visión de túnel. Biden podría tener miedo de molestarlos, pero no debería tenerlo. ¿Qué van a hacer? ¿Votar por los republicanos? Difícilmente.

El presidente necesita adaptarse a los tiempos mientras todavía puede pagar el viaje. Los demócratas deben actuar, ahora, no la próxima semana, no más cerca de las elecciones, sino ahora, para ayudar a aliviar esta onerosa carga sobre las finanzas de los trabajadores estadounidenses. El Congreso debe suspender de manera inmediata e indefinida el impuesto federal a la gasolina de 18,3 centavos. Los estados deberían hacer lo mismo. También debemos aprovechar nuestra reserva estratégica para aliviar los costos de las familias trabajadoras que ya luchan con las repercusiones del covid.19 y de la inflación récord.

Nada de esto es ideal. Lo admito libremente. Ni en un millón de años pensé que escribiría una columna tan crítica con este presidente o que pediría la suspensión de un impuesto que, en general, es una buena política pública. En cualquier otro momento, no lo haría. Pero no vivimos en ningún otro tiempo. Vivimos en el aquí y ahora, y en este momento, los estadounidenses estamos pidiendo ayuda a gritos y nuestros vehículos no funcionan a base de lágrimas.

Las ganancias de actuar ahora para bajar el precio de la gasolina y bombear más al mercado superan los costos no solo para los demócratas, sino, lo que es más importante, para el pueblo estadounidense. Es para ellos que la inacción costará más de lo que pueden permitirse. También le costará a los demócratas las elecciones de noviembre. Y, sinceramente, si no actúan ahora para bajar el precio de la gasolina, se lo habrán merecido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.