Opinión: La entrevista de Mark Zuckerberg con Joe Rogan fue una de las cosas más insoportables que he visto

·4  min de lectura

Para ser alguien que inventó las redes sociales, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, no pareció ser un gran fan del monstruo que ayudó a crear durante una insoportable entrevista con Joe Rogan.

A diferencia de su colega de los gigantes tecnológicos Elon Musk, Zuckerberg no se permitió relajarse demasiado, ni fumar marihuana, ni hacer ninguna otra gracia que pudiera haber provocado el desplome del precio de las acciones de Meta. En su lugar, el reservado multimillonario trató de hacerse el interesante con el polémico comentarista de la UFC y habló con entusiasmo de su afición a las artes marciales, concretamente al jujutsu.

Sí, este empresario de Silicon Valley le dijo al musculoso podcaster que a él también le motiva la actividad física. “Odio estar sentado frente a mi escritorio. Siento que si no estoy activo me estoy desperdiciando”, dijo. “Mi nivel de energía y mi estado de ánimo y la forma en que interactúo con el mundo se basan en... es muy físico. No creo que seamos solo cerebros en un cuerpo. Nuestro ser físico y las acciones que realizamos en él constituyen en la misma proporción la experiencia de ser humano”.

Hemos descubierto algunos detalles interesantes sobre la vida de Zuckerberg en los últimos dos años. Mientras la mayoría de nosotros estábamos atrapados en pequeños apartamentos o casas durante la pandemia, él pasó gran parte de ella en su rancho familiar de Kauai, Hawái, donde posee una (polémica) propiedad de 1.500 acres (607 hectáreas) y ha tenido conflictos con los lugareños.

“Al principio pasé mucho tiempo en Kauai. Me aficioné al surf y al hidrospeed, y me levantaba temprano y me iba a hacer eso para estar realmente fresco para mi día de reuniones”, dijo. “Eso no es algo que pueda hacer en Palo Alto”.

Zuckerberg participó en el programa de Rogan en gran medida para promocionar el Metaverso, y al hacerlo insistió en que la tecnología de RA y RV que está desarrollando puede ayudar a la gente a dejar las grandes ciudades que no “tienen tus valores”.

“Imagina que no tuvieras que mudarte a alguna ciudad que no tuviera tus valores para poder obtener todas las oportunidades económicas, eso sería increíble”, dijo Zuckerberg a Rogan. “Así que en el futuro en el que puedas usar la RA, la RV, y teletransportarte por la mañana a la oficina y aparecer como un holograma, creo que eso va a ser muy agradable, ¿verdad? Desbloqueará muchas oportunidades económicas para mucha gente”.

Pero, sobre todo, Zuckerberg dio la impresión de ser un hombre que preferiría que lo dejaran en paz para desarrollar nuevas tecnologías y no verse arrastrado por los problemas causados por sus propias redes sociales. De hecho, le dijo a Rogan que no tenía tiempo para utilizarlas. “Yo personalmente estoy haciendo tantas cosas que en la práctica no hay [suficientes] horas en el día”, dijo. “Mis hijos, en realidad, no he tenido que pensar tanto en ello porque son bastante pequeños, seis y cinco años... Quiero que usen la tecnología para diferentes cosas. Les enseño a programar, es una manera de expresar la creatividad”.

Y le dijo a Rogan que las redes sociales eran buenas si las usabas para “relacionarte con alguien” y “fortalecer relaciones”, pero no si “solo te sientas ahí y consumes cosas”.

También se refirió a Twitter en términos negativos, y dijo: “Me parece que es difícil pasar mucho tiempo en Twitter sin enojarse demasiado. Por otro lado, creo que Instagram es un espacio superpositivo. Creo que algunas de las críticas que recibimos allí es que está muy curado y potencialmente, en cierto modo, demasiado positivo... Es fácil pasar tiempo allí y absorber mucha positividad”.

También admitió que teme mirar su teléfono por la mañana, por todos los dolores de cabeza que le da la empresa: “Mi tipo de día es, te levantas por la mañana miras mi teléfono, recibes un millón de mensajes que han llegado, normalmente no son cosas buenas. La gente se reserva lo bueno para decírmelo en persona, ¿no? Así que es como, ¿qué está pasando en el mundo a lo que tengo que prestar atención? Entonces es casi como si cada día que te levantas te dieran un puñetazo en el estómago”.

Zuckerberg también admitió que, como para cualquier otra persona, trabajar desde casa tiene sus propias dificultades, incluidas las interrupciones de su familia: “Me pasa que cuando estoy concentrado en el estado mental perfecto para el trabajo, mi mujer me hace alguna pregunta básica y me desconcentro, y desde su punto de vista, no es gran cosa, pero no es así como funciona”.

Terminó la entrevista reconociendo con incomodidad que parte de Internet piensa que él puede ser un robot, tras su comparecencia ante el Congreso en 2018. Rogan le dijo en respuesta que no bebía agua como un ser humano normal y le invitó a demostrar que podía hacerlo.

“La comparecencia en el Senado no es precisamente un entorno diseñado para acentuar la humanidad del sujeto”, le dijo Zuckerberg. “Si estás ahí arriba durante seis o siete horas, vas a poner alguna cara que sea digna de convertir en meme”.

Todavía no hay pruebas, entonces.