Opinión: Entraron en vigor una serie de leyes “gatillo” contra el aborto, y vienen más en camino

·8  min de lectura
 (Bryan Olin Dozier/NurPhoto/Shutterstock)
(Bryan Olin Dozier/NurPhoto/Shutterstock)

Dos meses después de la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de anular el derecho constitucional a la atención de salud al aborto, las leyes “gatillo” contra el aborto (diseñadas para entrar en vigor tras la anulación del caso Roe vs. Wade) ya están activas en otros tres estados, Texas, Tennessee e Idaho, que se suman a otros ocho en los que la mayoría de los abortos están prohibidos.

En Texas, donde las clínicas dejaron de prestar servicios de aborto por temor a ser procesadas tras la decisión de la Corte Suprema, los proveedores de servicios de aborto pueden enfrentarse ahora a multas de US$100.000 y a cadena perpetua si reciben una condena.

La ley penaliza la atención de salud al aborto desde el momento de la fecundación, excepto si la paciente embarazada sufre “un padecimiento físico que ponga en peligro su vida y que sea agravada por, causada por, o derivada de un embarazo”. No incluye excepciones para los embarazos producidos por una violación o el incesto.

En Tennessee, el aborto está prohibido con solo una excepción: para evitar la muerte o lesiones graves y permanentes de la paciente. No hay excepciones para los embarazos producidos por una violación o el incesto.

Y en Idaho, una prohibición casi total del aborto requiere que las sobrevivientes de una violación o incesto presenten una denuncia policial y la compartan con su médico, lo cual, según los defensores del derecho al aborto, es poco realista, traumatizante e imposible de llevar a cabo.

Los proveedores podrían enfrentarse hasta a cinco años de prisión si son condenados y perder su licencia médica de manera permanente.

Un juez federal de ese estado bloqueó temporalmente una parte de esa ley horas antes de que entrara en vigor.

El 24 de agosto, el juez del Tribunal de Distrito de EE.UU., B. Lynn Winmill, concedió una orden judicial preliminar que prohíbe al estado aplicar la ley antiaborto “en la medida en que esa ley entre en conflicto” con la Ley de Tratamiento Médico de Emergencia y Trabajo de Parto Activo. Los proveedores de servicios de salud no se enfrentarán a la persecución o al arresto si practican abortos durante la atención médica de emergencia.

La orden es consecuencia de una demanda del Departamento de Justicia de EE.UU. (la primera bajo la administración del presidente Joe Biden tras la sentencia de la Corte Suprema) que argumenta que la prohibición del aborto en Idaho viola la ley federal que obliga a los médicos a proporcionar tratamiento médico de emergencia, incluidos los abortos, a pesar de las restricciones estatales antiabortistas.

Esa decisión se produjo apenas dos días después de que un juez federal de Texas se pusiera de parte del estado en su demanda contra la administración de Biden por esa misma política para la atención del aborto de emergencia.

El juez del Tribunal de Distrito de Texas, James Wesley Hendrix, nombrado por Donald Trump, dijo que las políticas emitidas por la administración de Biden no estaban autorizadas y que iban “mucho más allá” del texto de la ley, que “no dice nada sobre el aborto”.

Las sentencias contradictorias reflejan las inmensas disparidades en el acceso al aborto y el débil estado de los derechos referentes al aborto, que ahora se determinan según el estado en el que vive una persona.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, señaló que las sentencias contradictorias significan que las pacientes que abortan en Idaho podrán recibir atención de emergencia, según la ley federal, mientras que a las pacientes de Texas “se les negará esta misma atención que salva vidas” y “podrían morir en consecuencia”.

“Los legisladores republicanos siguen negando el acceso de las mujeres a la atención de salud. Y están empeñados en hacer retroceder a Estados Unidos, con menos derechos y menos autonomía”, dijo en un comunicado el 25 de agosto. “Los estadounidenses de todo el país y de todas las procedencias están de acuerdo en que las mujeres deben tener derecho a tomar sus propias decisiones personales en materia de salud y a recibir atención de salud que les salve la vida, sin la interferencia de los políticos, y el presidente seguirá tomando medidas para proteger el acceso de las mujeres a la atención de salud que les salve la vida”.

¿Dónde es ilegal el aborto dos meses después de la anulación de Roe?

El aborto está prohibido en la mayoría de los casos en 12 estados, incluidos Idaho, Tennessee y Texas, así como Alabama, Arkansas, Kentucky, Luisiana, Misisipi, Misuri, Oklahoma, Dakota del Sur y Wisconsin.

Las leyes de Luisiana y Misisipi obligaron a cerrar las clínicas que quedaban en esos estados, dejando a los estados vecinos del sur profundo de EE.UU. sin clínicas de aborto por primera vez en casi 50 años.

Más de 40 clínicas en más de una decena de estados cerraron en los meses posteriores a la sentencia de la Corte Suprema.

Los cierres de clínicas y las nuevas restricciones impuestas han privado del acceso al aborto a más de 20 millones de mujeres en sus estados de origen, es decir, a una de cada tres mujeres de entre 15 y 44 años, según los datos del censo de Estados Unidos revisados por The Washington Post.

Georgia y Ohio han prohibido el aborto aproximadamente a las seis semanas de embarazo, antes de que muchas personas sepan que están embarazadas. Texas también aplicaba una ley similar hasta que entró en vigor su última prohibición “gatillo”.

Dyana Limon-Mercado, directora general de Planned Parenthood Texas Votes, subrayó que aunque la prohibición “gatillo” es efectiva, “no cambia la realidad: no hay acceso al aborto en Texas”.

“Está claro que con el aborto ya prohibido, el objetivo de esta nueva ley gatillo es uno: la crueldad”, dijo en un comunicado. “Es una crueldad hacia los médicos que podrían ser sometidos a cadena perpetua por prestar atención de salud. Es una crueldad hacia las pacientes que sufren abortos espontáneos o complicaciones en el embarazo y que ahora corren el riesgo de que se les niegue un procedimiento que puede salvarles la vida”.

Las órdenes de restricción temporal han bloqueado las leyes antiabortistas en Dakota del Norte, Carolina del Sur, Utah, Virginia Occidental y Wyoming mientras se resuelven sus desafíos legales en los tribunales, lo que se suma a un panorama legal en constante cambio para pacientes y proveedores que ha sumido en el caos el ya frágil entorno de la atención al aborto.

‘Crisis de salud pública en desarrollo’

Está previsto que en los próximos días y semanas entren en vigor más leyes contra el aborto.

La prohibición de Dakota del Norte hace que el aborto sea ilegal desde la concepción, pero la ley ha sido bloqueada temporalmente por los tribunales. Estaba previsto que entrara en vigor el 26 de agosto, pero fue bloqueada por segunda vez, un día antes, mientras se resuelve el desafío judicial.

En Oklahoma también se han endurecido las sanciones penales por prestar servicios de aborto, que incluyen una pena de 10 años de prisión y multas de hasta US$100.000.

Una ley recientemente aprobada en Indiana (el primer estado en aprobar una nueva legislación antiabortista tras la decisión de la Corte Suprema) entrará en vigor el 15 de septiembre.

Y la ley antiabortista de Arizona, que prohíbe la atención al aborto a los 15 años de embarazo, entrará en vigor el 24 de septiembre, mientras un tribunal examina la legalidad de una ley territorial de 1901 (antes de que Arizona fuera un estado) que prohíbe la atención al aborto.

“Grandes territorios de la nación, especialmente en el sur y el medio oeste, cuentan ahora sin atención de salud para el aborto, y para muchas personas, será imposible escapar de ahí”, según Nancy Northup, presidenta y directora general del Centro de Derechos Reproductivos, que ha desafiado varias leyes antiabortistas en los tribunales de todo el país.

"Ya hay pruebas de que se rechaza a mujeres que necesitan atención médica urgente y, en algunos casos, vital”, dijo en un comunicado. “Esta crisis de salud pública en desarrollo no hará más que empeorar. Veremos más y más de estas angustiosas situaciones, y una vez que las legislaturas estatales vuelvan a reunirse en enero, veremos aún a más estados implementar prohibiciones de aborto y nuevas leyes que criminalizan a los proveedores de aborto, a las personas embarazadas y a quienes las ayudan”.

Derecho al aborto en la boleta

La serie de leyes antiabortistas que se avecina también se produce cuando los votantes de Kansas rechazaron por abrumadora mayoría una enmienda constitucional estatal que negaría el derecho a la atención de salud del aborto, mientras que el derecho al aborto ha cobrado protagonismo en las elecciones de mitad de mandato en todo Estados Unidos.

La decisión de la Corte Suprema también ha impulsado a los estados que cuentan con protecciones contra el aborto a reforzarlas, y se ha registrado un aumento de las mujeres votantes en varios estados tras la filtración del borrador del dictamen del alto tribunal y de su fallo final el 24 de junio.

La mayoría de los votantes registrados, el 56 por ciento, dicen que el aborto es muy importante en su voto de mitad de mandato, frente al 43 por ciento que dijo lo mismo en marzo, según una reciente encuesta de Pew Research.

Ese aumento es impulsado por los votantes demócratas: el 71 por ciento de los votantes registrados demócratas y de tendencia demócrata califican el aborto como “muy importante”, casi un 30 por ciento más que hace solo unos meses.

En noviembre, los votantes de California y Vermont decidirán si establecen derechos constitucionales estatales al aborto.

Es probable que los votantes de Michigan también voten por una enmienda similar.