Opinión: Me encontré a la ex de mi amante en el gimnasio y de repente mi odio irracional hacia ella se desvaneció

·5  min de lectura
Nos sostuvimos la mirada durante más tiempo de lo que se haría con un extraño porque sabíamos quién era la otra  (Bruce Mars via Unsplash)
Nos sostuvimos la mirada durante más tiempo de lo que se haría con un extraño porque sabíamos quién era la otra (Bruce Mars via Unsplash)

Nos topamos en mi gimnasio. No pude ocultar mi indignación.

Su boca se abrió un poco mientras se estremecía visiblemente. Nos sostuvimos la mirada más tiempo del que deberías con un completo extraño. Porque sabíamos quién era la otra persona.

Ella era la expareja de mi examante: la madre de su hija. Una mujer a la que nunca conocí ni le hablé, pero que había despreciado durante años.

De repente, su expresión cambió, me atrapó con la guardia baja. Casi rozándola, escapé al vestidor.

Toda la confrontación no pudo haber durado más de unos segundos, pero se reprodujo en mi mente durante meses. Mi cerebro no me permitía registrar la expresión de su rostro.

Nos habíamos encontrado solo una vez antes. Me reía con mis amigos cuando pasó junto a mí un poco demasiado cerca. Mientras mis ojos la seguían, me encontré con la mirada de mi examante, quien se quedó mirando.

Nunca fui su pareja. Le había dicho durante años que no quería estar con él por su situación. No me molestaba que tuviera una hija, pero me sentía culpable por involucrarme cuando su hija era tan pequeña: solo tenía cuatro años cuando lo conocí. Tenía miedo de ser un daño colateral después de lo que supuse que sería su eventual reunión.

Su rostro no transmitió sorpresa. El debió haberle dicho que yo era miembro de ese gimnasio, pero había algo más. ¿Fue lástima? ¿También le contó que mi madre había muerto hace poco? Su propia madre había fallecido ni siquiera dos años antes. Cerré los ojos y reproduje el encuentro: se quedó boquiabierta, se estremeció, pero luego dio un paso adelante muy levemente, cerrando y abriendo rápidamente la boca antes de que me diera la vuelta. No podía precisar lo que transmitía su expresión, pero algo hizo clic.

La animadversión muy arraigada que durante años sentí por ella se había ido.

“Eso es un progreso profundo”, opinó mi terapeuta.

Había estado en terapia durante meses antes, específicamente para superarlo y descubrir este odio irracional hacia ella, supuse que ambos eran la fuente de mi depresión. Lo extrañaba terriblemente, estaba llena de un inmenso arrepentimiento, exasperada por los confinamientos.

Una relación con él significó una lucha constante para contener mi resentimiento por su presencia inquebrantable, resentimiento provocado por todos los sermones que me dieron al crecer sobre nunca involucrarme con un hombre que tenía hijos de una relación anterior. Mi abuela estuvo comprometida con mi abuelo durante tres meses antes de que él confesara que estaba casado y tenía un hijo. El resentimiento de mi abuela persistía en su vejez.

No fue solo el resentimiento heredado lo que estimuló mi animadversión por su ex.

No sentí negatividad hacia las mujeres después de mí. Siempre he querido que sea feliz. Pero cuando se trataba de la madre de su hija, estaba muy en contra de su estrecha relación, le reprendía de forma maliciosa por su falta de límites, lo molestaba por eso, y sobre todo a ella, en cualquier oportunidad que pudiera.

“¿Por qué la odias tanto?” él preguntaba. “Estás dando golpes bajos”.

Me enfureció que él parecía tener un umbral elevado para ella mientras me mantenía en un estándar más alto. Aún así, cuando admitió que estaba justificado demostrar sus límites borrosos, no pude encontrar en mí el ceder, supe que debería apreciar su intención de amar a la madre de su hija.

Una vez le dije que pensaba que deberíamos intentar una relación, ya que de verdad lo amo.

“No es suficiente”, respondió. “Nada cambiará”.

Él estaba en lo correcto. Además de no querer microgestionar sus límites, es difícil no ser vista como “solo una novia” para un hombre que ha estado casado o tiene un hijo con otra. No quería ser solo su novia.

Pero este odio no estaba fundado en una misoginia interiorizada. Algo se desencadenó intensamente en mí en el momento en que la encontré en las redes sociales; en terapia, me di cuenta de que me recordaba a mi madre divorciada. Es extraño admitirlo, pero muy cierto. A través de su contenido, reconocí similitudes: la misma lucha con la maternidad; el cambio de apariencia resultante de la pérdida del sentido de uno mismo. Esto se confirmó cuando él comenzó a confiar en mí.

Mediante su situación, pude trabajar a través de la herida de mi madre: sané el dolor y la ira bastante arraigados y de toda la vida que tenía desde que era niña. Después de no ver a mi madre durante casi 20 años, encontré espacio en mi corazón para perdonarla; me relacioné con ella como mujer, antes de que muriera de forma inesperada, algo que no hubiera podido lograr si no fuera por la existencia de la ex de mi amante.

Con un corazón agradecido y ahora abierto, descubrí empatía por su ex, algo que mi amante siempre me había implorado.

Si mi conciencia y madurez hubieran llegado antes, podría haber usado nuestro amor mutuo por este hombre para forjar una amistad, acercarme a ella cuando tenía problemas y a su vez, apoyarla y poner a su hijo primero.

¿Cuánto dolor se podría haber ahorrado si me hubiera presentado cuando ella claramente daba a conocer su presencia? ¿Subir a lo alto para convertirme en su hermana en lugar de permitir que mi animosidad deteriorara mi relación con él hasta el punto de alejarme?

Si tuviera la oportunidad de revisar esta relación con él, mi lección aprendida sería comenzar con ella.

Hace poco, mientras estaba despierta por la noche pensando en él, mi cerebro por fin me permitió registrar la expresión de su rostro cuando nos vimos.

Ella quiso hablar conmigo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.