La campaña de vacunas en Israel es caso de éxito para el mundo

Gilad Erdan
·4  min de lectura

ISRAEL tiene como objetivo vacunar a la mayoría de su población a principios de la primavera. Es una enorme empresa, incluso para un país pequeño. Pero tenemos algunas ventajas estratégicas y, si tenemos éxito, esperamos convertirnos en un caso que muestre al mundo cómo luchar contra esta pandemia paralizante.

No es un complejo de superioridad o buscar regocijarnos por nuestro éxito, sino de salvar vidas, así de sencillo, algo que ha sido un principio central de mi país, desde su creación hace más de 70 años. En una de las peores crisis mundiales de la historia, es en lo que todos debemos concentrarnos.

En poco más de un mes, Israel ha logrado vacunar a más de 3 millones de sus 9.25 millones de ciudadanos y residentes. Casi 1 millón ya recibió la segunda dosis del proceso de inoculación en dos etapas.

Es una operación sin precedentes. Los estadios deportivos y los centros comerciales, los centros comunitarios y las plazas públicas se han convertido en centros de vacunación. Se ha capacitado virtualmente a miles de trabajadores de la salud sobre cómo administrar y controlar las dos inyecciones.

Entérate: La ONU exige a Israel que facilite la vacunación de los palestinos

Las medidas adoptadas por el primer ministro Benjamín Netanyahu para asegurar dosis suficientes de la vacuna ayudaron a iniciar el proceso. Él recibió la primera dosis, en vivo, en la televisión nacional, y trabajó arduamente para disipar los mitos que rodean la seguridad de la vacuna, particularmente en comunidades minoritarias que tienen menos confianza en el gobierno nacional. Sus acciones han impulsado a otros a salir y vacunarse.

Parte de nuestro éxito también proviene de la triste realidad de que en la corta historia de nuestra nación hemos tenido que aprender a unirnos en tiempos de crisis, ya sean guerras, amenazas terroristas u operaciones de inmigración a gran escala, todas situaciones agotadoras que han exigido una gran capacidad de recuperación de los israelíes.

Otra razón por la que hemos podido distribuir esta vacuna de manera tan rápida y eficiente radica en el énfasis de mi país en la innovación y la tecnología, que se ha aplicado a nuestro sistema de salud. Todos los ciudadanos y residentes deben convertirse en miembros de una de las cuatro organizaciones de mantenimiento de la salud altamente digitalizadas.

Esto significa que los datos médicos de cada israelí se almacenan electrónicamente bajo estrictos protocolos de privacidad, lo que nos permite, en una crisis como ésta, contactar a los civiles e invitarlos a vacunarse. Además, todo el sistema médico está centralizado bajo la autoridad del gobierno, lo que nos ha permitido, a su vez, centralizar todo el proceso de vacunación.

Lee: Israel niega a los palestinos la vacuna contra COVID-19

Se han tomado algunas otras decisiones clave para facilitar este proceso, incluida la garantía de una segunda dosis de la vacuna para cada individuo que recibió la primera y asegurar que el equipo necesario esté disponible para los equipos médicos.

Nuestra planificación ha sido precisa, pero también muy flexible y muy visible. A diferencia de muchos otros países, Israel priorizó la vacunación de todos los mayores de 60 años. Grandes grupos de personas llegaron a los sitios de vacunación como parte de una campaña para alentar a otros a vacunarse cuando sea su turno.

A pesar de todos estos logros, el coro habitual de voces antisemitas utiliza este esfuerzo de salvar vidas para atacar a Israel, difamando al estado judío. Se han hecho afirmaciones falsas sobre nuestra obligación de vacunar a la población palestina, aunque, en virtud de acuerdos internacionales, la Autoridad Palestina asumió la responsabilidad de la atención médica de su propia población. Solo recientemente Israel recibió una solicitud de ayuda para vacunar a los equipos médicos palestinos, y aunque todavía tenemos que completar nuestra propia operación, esta semana les transferimos 5,000 de las 20,000 dosis iniciales.

Israel es conocido en todo el mundo como el primer país en ayudar en tiempos difíciles cuando y donde puede. Esto no ha sido diferente con respecto a la población palestina. Desde el comienzo de esta crisis, hemos capacitado al personal médico y le hemos proporcionado kits de prueba de COVID-19 y otros equipos esenciales. Nikolay Mladenov, coordinador especial saliente de las Naciones Unidas para el proceso de paz del Oriente Medio, elogió esos actos recientemente.

Obviamente, todos estamos todavía en medio de esta crisis, pero es de esperar que la complicada campaña de vacunas nos acerque más a superar la pandemia y nos ayude a regresar al mundo que una vez conocimos.

Mientras tanto, estamos haciendo todo lo posible para compartir lo que estamos aprendiendo de nuestra campaña de vacunación. Me siento inmensamente orgulloso de ser parte de este importante esfuerzo de divulgación. N

—∞—

Gilad Erdan es embajador de Israel en Estados Unidos y las Naciones Unidas. Anteriormente se desempeñó en el gobierno israelí en varios puestos ministeriales durante más de una década, incluso en el gabinete de seguridad y en la Knesset de Israel.