Lo que debe hacer Biden antes de salir de Afganistán | Opinión

·5  min de lectura

NO PODEMOS PERMITIR QUE SE REPITA LA HISTORIA.

Tropas estadounidenses en la provincia de Helmand, Afganistán. Una retirada total con una fecha límite arbitraria, en vez de con base en las condiciones in situ, amenaza la seguridad nacional de Estados Unidos a largo plazo. (Jim Huylebroek for The New York Times)
Tropas estadounidenses en la provincia de Helmand, Afganistán. Una retirada total con una fecha límite arbitraria, en vez de con base en las condiciones in situ, amenaza la seguridad nacional de Estados Unidos a largo plazo. (Jim Huylebroek for The New York Times)

El mes pasado, el presidente Joe Biden anunció la retirada completa de todas las tropas de Estados Unidos de Afganistán para el 11 de septiembre, el vigésimo aniversario del día que unos terroristas asesinaron a casi 3000 estadounidenses.

Mucha gente de las comunidades de defensa e inteligencia se oponen a la maniobra. Una retirada total con una fecha límite arbitraria, en vez de con base en las condiciones in situ, amenaza nuestra seguridad nacional a largo plazo. Después de todo, la decisión de salir rápidamente de Irak creó un vacío de poder que favoreció el crecimiento del Estado Islámico, razón por la que nos vimos forzados a regresar a Irak y se prolongó la guerra.

No podemos permitir que se repita la historia.

Sería ingenuo pensar que los talibanes se involucrarán de buena fe con el gobierno afgano o respetarán los compromisos hechos con la administración estadounidense anterior después de que nos hayamos salido. En respuesta al anuncio de la retirada, los talibanes anunciaron de forma contundente que no iban a participar en una conferencia de paz planeada para dar inicio a finales del mes pasado en Turquía y se rehusaron a comprometerse a una fecha en el futuro, con lo cual le pusieron un final definitivo a un proceso de paz que de por sí era frágil. Es evidente que los talibanes no quieren la paz.

De hecho, después de la retirada estadounidense, es muy probable que los talibanes intenten tomar el control del país y otra vez proporcionen un lugar desde donde nuestros enemigos puedan realizar ataques externos en contra nuestra y de nuestros aliados. Sin su presencia militar en el país, Estados Unidos les dará luz verde a los talibanes para que anden a sus anchas y lo conquisten.

Como le dijo William J. Burns, el director de la CIA, al Comité de Inteligencia del Senado en abril, hay un “riesgo significativo” asociado con la retirada. “Disminuirá la capacidad del gobierno estadounidense para reunir información y actuar frente a las amenazas”, comentó. “Es simplemente un hecho”.

Acuerdos urgentes

A pesar de todo, se ha tomado la decisión. No obstante, antes de que se complete la salida, el gobierno de Biden debe mitigar los peligros. Debido a que nuestras fuentes in situ pronto cerrarán operaciones, los huecos en nuestra recolección de inteligencia y las redes de contraterrorismo deben corregirse para que mantengamos la capacidad de identificar y eliminar las amenazas antes de que lleguen a nuestras costas. Para lograrlo, debemos establecer con urgencia acuerdos con los países vecinos a fin de tener capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

Biden prometió que iba a continuar la ayuda humanitaria y de desarrollo de Estados Unidos en el país. Para posibilitar que nuestro personal y las incontables organizaciones no gubernamentales con las que colaboramos brinden la ayuda, debemos mantenerlos a salvo. Si el país vuelve a hundirse en una guerra civil o a caer bajo el control de los talibanes, será casi imposible mantener la presencia de una embajada y distribuir la ayuda. El gobierno debe desarrollar una clara estrategia para proteger nuestra embajada, al personal diplomático y a los trabajadores humanitarios.

Mujeres y niños en peligro

El presidente también debe reconocer que la retirada tendrá consecuencias nefastas para las mujeres y niñas afganas, y debe trabajar duro para evitar que esto suceda. Durante los últimos 20 años, hemos alentado a las mujeres afganas a dar un paso al frente, como estudiantes, maestras y profesionales. Alentadas por nuestra presencia, hicieron precisamente eso. No obstante, sin nuestra presencia en el país, será difícil salvaguardar lo conseguido por las mujeres en la sociedad afgana y garantizar la protección de los derechos de las mujeres.

Por último, tenemos obligaciones con los miles de afganos que nos apoyaron, principalmente como intérpretes de nuestro ejército. Se les prometieron visas especiales para inmigrantes con el fin de ponerlos fuera de peligro, pero muchas todavía no se entregan. Los talibanes los consideran traidores: desde 2014, al menos 300 personas que trabajaron para nosotros han sido asesinadas. Morirán muchos más si el gobierno no toma medidas inmediatas para acelerar el proceso de sacarlos de una manera segura.

Estos son puntos vitales que deben resolver Biden y su equipo antes de la retirada el 11 de septiembre.

Sin embargo, hasta ahora no han ofrecido claridad sobre los acuerdos de contraterrorismo con otros países, si es que se han conseguido. Tan solo han brindado garantías mínimas en torno a la seguridad de nuestra embajada y el personal. Al parecer, no tienen planes para proteger a las mujeres afganas. Además, no han anunciado ninguna estrategia para resolver el problema de las visas pendientes, el cual podría poner en peligro las vidas de miles de nuestros colaboradores afganos.

Vacío peligroso

Cuando Estados Unidos se sale de una zona de conflicto en el momento equivocado, crea un vacío en el cual la amenaza terrorista crece de nuevo. Esto a la postre ocasiona que sea necesario volver a enviar a nuestras fuerzas para mantener seguros a los estadounidenses. Y así empieza otra guerra eterna.

La decisión desacertada de salir de Afganistán podría provocar esto. Sin embargo, si garantizamos la implementación de las protecciones apropiadas, tendremos la posibilidad de limitar los daños colaterales.

This article originally appeared in The New York Times.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) El mantra de Biden en política exterior: Volver a las alianzas tradicionales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.