Opinión: El 20 de mayo le prometimos a mi abuela que la veríamos cuando terminara la pandemia, nunca lo hicimos

·4  min de lectura
 (Jordan Tyldesley)
(Jordan Tyldesley)

Anoche, como todo mundo sabe ahora, ITV News reveló que el principal secretario privado de Boris Johnson, Martin Reynolds, envió un correo electrónico para invitar a más de cien empleados de Downing Street a “unos tragos con distancia social” durante el apogeo de la pandemia en mayo de 2020. Se informó que asistió nada más y nada menos que nuestro propio primer ministro y su esposa, Carrie Johnson, junto con otros 40 asistentes.

No necesito recordarle a todo mundo cuáles eran las reglas en ese momento, pero para dar contexto, hay que recordar que la guía oficial prohibía las reuniones grandes, y las personas solo podían reunirse con otra persona de otro hogar, al aire libre, a una distancia de dos metros. De hecho, 55 minutos antes de que supuestamente comenzara esta informal reunión en el jardín, el ministro del gabinete, Oliver Dowden, ordenó a la nación que no se reuniera. Cinco días después, Johnson declaró que la policía debería “intervenir” para evitar que la gente celebre fiestas al aire libre.

Todos tenemos nuestros propios recuerdos de mayo de 2020, pero aquí está el mío: el sol brillaba, como lo había hecho durante algún tiempo. Hablé por FaceTime con mi abuela, Phyllis, para que pudiera ver a los niños jugar en el jardín. Estaba en el punto más bajo de su vida: encerrada en casa, una viuda que vivía sola, sola y asustada.

Ella lloró y traté de tranquilizarla diciéndole: “Cuando todo esto termine, todo volverá a la normalidad. ¡Lo importante es que todos permanezcamos a salvo y que todos sigamos aquí al final!”. Pero eso no sucedió. Murió poco tiempo después, y ese sueño nunca se materializó. Mi historia es una de muchas: una larga lista de personas que sacrificaron todo por el bien de los demás.

Cuando surgió la filtración anoche me puse a llorar. Sentí una mezcla fuerte de rabia y dolor. ¿Cómo pueden ser tan crueles y aparentemente ciegos al sufrimiento que les rodea? Es cierto lo que dicen, un pez en verdad se pudre de la cabeza hacia abajo, y en mi opinión, Boris Johnson tiene que irse. Si tuviera algún tipo de honor, ya estaría haciendo las maletas. No me importa cuál sea su preferencia política; creo que todo mundo está de acuerdo en que merecemos algo mejor que esto.

Me gustaría pensar en mí misma como una persona paciente y que perdona. Boris Johnson siendo fotografiado mientras organiza un concurso virtual de Navidad no me molesta especialmente, pero ¿esto? Esto está más allá de los límites.

No es que haya una regla para ellos y una para nosotros, como se ha dicho muchas veces en las últimas semanas: es peor que eso. Es que parecen considerarse a sí mismos, sus relaciones y sus vidas como más importantes que las nuestras. Este gobierno implementó medidas que alteran la vida de las personas, y la forma en que aparentemente se burlaron de sus propias reglas con tanta indiferencia es repugnante. Solo un cierto tipo de persona sería capaz de hacer esto, una con una total falta de respeto por las demás.

Por el amor de Dios, incluso los niños se apegaron a las reglas sin quejarse mucho. El hecho de que los adultos no pudieran pasar unas semanas sin compartir bocadillos y tragos es vergonzoso de su parte. Es como si nos gobernaran unos adolescentes desafiantes.

En la Cámara de los Comunes, a fines del año pasado, el primer ministro declaró: “Entiendo y comparto la ira de todo el país al ver que el personal del No. 10 [de Downing Street] parece restarle importancia a las medidas de confinamiento, y puedo entender lo irritante que debe ser pensar que las personas que establecen las reglas no las han seguido […] ¡Yo también estaba furioso!”.

La pura desvergüenza de estas palabras a la luz de las noticias recientes es asombrosa. Si el primer ministro británico realmente estuvo presente, su posición seguro es insostenible.

Estoy segura de que todos recordaremos en las próximas semanas que el gobierno trabajó muy duro en ese momento y, por lo tanto, de alguna manera merecía tener una fiesta en el jardín, pero eso no quita lo malo. Todo mundo trabajó duro, posiblemente más duro que ellos.

¿Convocaron reuniones y aseguraron contratos? Guau. Muchas personas arriesgan sus vidas: día tras día. Algunas se quedaron en casa en la miseria, la violencia doméstica aumentó drásticamente durante el encierro. La gente trabajaba desde casa mientras intentaba sin cesar entretener y educar a sus hijos, aburridos y solitarios.

La ira pública no va a desaparecer hasta que se haga un cambio, hasta que alguien asuma la responsabilidad de lo que se siente terriblemente como un engaño. Estoy segura de que será Reynolds, pero mientras Johnson permanezca en su lugar, esto sucederá una y otra vez. Él es el problema, y su personal sigue su ejemplo.

Desde mi experiencia en el lugar de trabajo, cuando un gerente actúa con total impunidad y presunción, el personal también lo hace. Creo que su trabajo aquí ha terminado, y todo mundo debería dejar atrás este lamentable capítulo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.