Operación Cebolla Floreciente: desmantelan red que esclavizaba a miles de trabajadores migrantes en EEUU

·4  min de lectura

La esclavitud persiste. Y una perturbadora prueba de ello fue el desmantelamiento de una presunta red de tráfico humano que proveía de trabajadores migrantes a granjas en Georgia. Esos migrantes eran mantenidos en condiciones de explotación y sometidos a graves abusos luego de haber sido traídos al país mediante un esquema fraudulento de visas de trabajo temporal.

Según la acusación presentada contra 24 personas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, migrantes mexicanos y centroamericanos eran traídos al país y recluidos en condiciones inhumanas en granjas en Georgia, donde eran forzados a trabajar en los cultivos. Con frecuencia no se les pagaba siquiera el salario mínimo y, según algunos ejemplos planteados por el portal Vice News, en ocasiones los migrantes eran obligados a cavar con las manos para cosechar cebollas y se les pagaba centavos por cada cubeta de ese vegetal.

Cebollas son cosechadas en un campo de cultivo en EEUU. (Getty Images)
Cebollas son cosechadas en un campo de cultivo en EEUU. (Getty Images)

Los migrantes sufrían la retención de pasaportes y documentos para evitar que escaparan y eran amenazados por personas armadas.

Los abusos fueron tan graves que, además de las condiciones de esclavitud que se les imponían, dos personas murieron y se habrían dado casos de violación, secuestro, amenazas en contra de las familias de los trabajadores migrantes.

En la llamada Operación Cebolla Floreciente (Operation Blooming Onion), cuyas investigaciones duraron más de tres años, las autoridades federales desmantelaron lo que señalan es una red de tráfico de personas que obtenía grandes ganancias al proveer trabajadores migrantes agrícolas a granjas de Georgia.

“El sueño americano es un poderoso atractivo para personas desamparadas y desesperadas alrededor del mundo, y donde existe necesidad se da también la codicia de quienes intentarán explotar a esos dispuestos trabajadores para obtener ganancias obscenas”, dijo David Estes, fiscal federal interino.

La Operation Blooming Onion logró la liberación de más de 100 migrantes que estaban sometidos a esclavitud en esas granjas y ha impuesto cargos a 24 personas.

Los acusados, se señala, perpetraron “fraude postal, tráfico internacional de trabajadores forzados y lavado de dinero”, luego de usar fraudulentamente el programa de visas temporales H-2A para traer a Estados Unidos a trabajadores mexicanos, guatemaltecos y hondureños con la falsa oferta de darles trabajo en la agricultura.

Lo que en realidad hacían era retener a esos migrantes contra su voluntad en condiciones inhumanas, los obligaban a trabajar en granjas en Georgia por una paga ínfima o nula (mientras que les cobraran ilegalmente por transporte, vivienda y comida) y los sometían a abusos que incluían mantenerlos “hacinados en viviendas insalubres, en condiciones de vida degradantes y bajo amenaza de deportación y violencia”. Con frecuencia los trabajadores eran mantenidos en sitios cerrados con vallas “con poca o ninguna comida” y sin “agua potable segura”, señala la acusación.

Vice News comenta que esos trabajadores migrantes también eran obligados a trabajar en jardinería, construcción y restaurantes. Algunos migrantes eran incluso “vendidos” entre los integrantes de la red de tráfico criminal.

En los años en los que operó, esa red de tráfico humano obtuvo miles de visas H2-A de modo fraudulento, con las que, en consecuencia, habría traído al país a miles de migrantes para someterlos a explotación laboral y obtener ganancias de ello.

Según dijeron las autoridades a Vice News, unas 70,000 personas podrían haber sido traídas al país desde 2015 por esta red criminal mediante visas obtenidas fraudulentamente y serían 102 las que fueron recientemente rescatadas de los lugares donde estaban retenidos.

Los acusados, entre los que hay tanto estadounidenses residentes en Georgia, Florida y Texas como mexicanos indocumentados en el país, obtenían visas H2-A de modo fraudulento para traer trabajadores migrantes, cobraban a granjeros y otros empresarios por los trabajadores que les enviaban y que eran mantenidos en condiciones de esclavitud y lavaban las ganancias con la compra de diversos bienes. De los acusados, uno era dueño de una granja y otro de una empresa de almacenamiento, ambas en Georgia.

Esta red de traficantes de trabajadores migrantes, afirma el Departamento de Justicia, llegó a generar más de 200 millones en ganancias, dinero que luego lavó con la compra de casas, terrenos, automóviles y negocios, además de canalizar millones a un casino.

Las personas acusadas de practicar esas actividades han sido denominadas por el Departamento de Justicia como la “Organización Patricio”, al ser María Leticia Patricio, de 70 años, una de las acusadas, quien de acuerdo a Vice News se declaró no culpable de los cargos.

El Departamento de Justicia, indicó Vice News, considera que la Operation Blooming Onion es una de las mayores acciones en contra del tráfico de personas y el fraude con visas en la historia estadounidense.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La caravana migrante que avanza por la mexicana Veracruz cada vez más cansada

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.