Operación Puf: Juan Ramos Padilla denunció al juez Mariano Llorens y busca sacarlo de la causa

Candela Ini
·3  min de lectura

El juez Juan Ramos Padilla, integrante del Tribunal Oral 29 de la Capital Federal y padre del juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla, denunció por prevaricato al camarista federal Mariano Llorens, que interviene en la causa conocida como "Operación Puf".

En una presentación cargada de acusaciones formulada ante el propio Llorens, Juan Ramos Padilla objetó el accionar del camarista y le recriminó no haberlo reconocido como parte en la causa conocida como "Operación Puf", en la que, a raíz de una denuncia de Elisa Carrió -que aportó escuchas telefónicas a exfuncionarios kirchneristas detenidos-, el juez Marcelo Martínez De Giorgi consideró que no existió un operativo para desarticular el caso de los cuadernos, que llevaban adelante el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio.

Inundaciones: obras simbólicas y otras por continuar, el legado hídrico de María Eugenia Vidal que criticó Alberto Fernández

La sala II de la Cámara Federal, que integran Llorens y Martín Irurzun, debe resolver si confirma el archivo que dictó el juez Marcelo Martínez De Giorgi de esa causa o si, por el contrario, ordena su reapertura. Hay una audiencia programada para la próxima semana, en la que se abordará esa cuestión de fondo. Ramos Padilla busca que no sea Llorens quien intervenga en el caso.

Irurzun se excusó de intervenir en esta causa y entonces Llorens convocó a un juez de la Cámara en lo Penal Económico. Ramos Padilla, que lo recusó y pidió su apartamiento, le recrimina no haberlo considerado parte querellante en la causa, ya que Llorens rechazó su recusación y le hizo saber que él no era parte.

Sí está como parte querellante en el caso el fiscal Carlos Stornelli, que apeló el archivo de la causa, y como acusado el exfuncionario del ministerio de Planificación, Roberto Baratta.

Basándose principalmente en las escuchas telefónicas entre los exfuncionarios Juan Pablo Schiavi y Roberto Baratta -que estaban detenidos- Stornelli sostenía en su acusación como querellante que Baratta y el diputado nacional Eduardo Valdés, quien conoce a Juan Ramos Padilla, buscaban entorpecer la causa de los cuadernos de las coimas a través de la causa tramitada en el juzgado de Alejo Ramos Padilla por hechos de presunto espionaje ilegal.

En el kirchnerismo no miran con buenos ojos a Llorens. Fue él quien falló en favor de que el caso que se tramita en los tribunales de Lomas de Zamora por presunto espionaje ilegal pasara a los tribunales de Comodoro Py, una decisión cuestionada por quienes son querellantes en ese caso, que apuestan a que siga su trámite en el juzgado de Juan Pablo Auge.

Traspié y suspicacias: por errores en una planilla, el Senado devolverá el Presupuesto a Diputados

"El juez de la instancia anterior me reconoció como parte en esta causa, concedió el recurso, el querellante me imputó pertenecer a un complot delictivo, me difamaron públicamente, me espiaron, radicada la causa en esta sede, recusé al Dr. Martín Irurzun, se hizo lugar a la recusación, nadie cuestionó mi intervención", enumeró Ramos Padilla en su presentación.

Y agregó: "El Dr. Mariano Llorens le dio tratamiento, con el ánimo de proteger al Dr. Irurzun, le aceptó su excusación en insólita resolución, recusé al denunciado Llorens y este, sin respetar las normas legales y constitucionales, rechazó la misma y, finalmente, sin que quedara firme este último rechazo citó a la audiencia para resolver sobre el fondo de la cuestión; esto es, apropiándose de la causa y con su jurisdicción cuestionada sin que se haya resuelto de manera definitiva".