La operación israelí en Rafah acrecienta el éxodo de una población con "miedo"

Un palestino camina junto a un muro con el logotipo de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) en un campamento para desplazados internos en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 28 de mayo de 2024 (Eyad Baba)
Un palestino camina junto a un muro con el logotipo de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) en un campamento para desplazados internos en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 28 de mayo de 2024 (Eyad Baba)

"Nuestras mujeres e hijos no paran de llorar" y la población está agobiada por el "miedo", afirma Ihab Zaarab, un palestino de 40 años, residente en Rafah, la ciudad del sur de Gaza sometida a una ofensiva terrestre y aérea israelí.

Los habitantes señalaron el martes la presencia de tanques israelíes en el centro de la ciudad y reporteros de AFP vieron a centenas de palestinos huir de Tal al Sultan, la zona de Rafah donde un bombardeo israelí mató el domingo a por lo menos 45 personas, según las autoridades del movimiento islamista Hamás, que gobierna el territorio.

Algunas familias consiguieron cargar colchones y mantas en un coche. En una foto tomada en Rafah, se ve a una mujer caminando con una bolsa de basura repleta de sus enseres personales.

Cerca de un millón de personas huyeron de esta ciudad del extremo sur de la Franja de Gaza en las últimas tres semanas, cuando se inició la operación terrestre del ejército israelí, según datos de la Agancia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

"Estamos en un estado de mucho pánico y miedo", afirma Ihab Zaarab.

"Ver a la gente huyendo nos dio más miedo y decidimos refugiarnos en las tiendas de [la zona costera de] Al Mawasi. Esperemos que haya lugar", añade.

- "Basta de bombardeos" -

En el centro de Rafah, otros habitantes afirmaron a AFP que ya no podían marcharse a causa de la llegada de blindados israelíes.

"Los tanques están desplegados cerca de la mezquita Al Auda, en el centro de Rafah", dice Abdel Jatib, añadiendo que escuchó "disparos y explosiones".

"La gente sigue por ahora en sus casas pues quien se mueve recibe disparos de drones israelíes", agrega el hombre, de 40 años.

"No sabemos a dónde ir. No hay ningún lugar seguro en Rafah", se lamenta.

Coincide Mohammad al Chaer, de 36 años y quien vive a 200 metros de Al Auda. "Con mi familia, no sabemos adónde ir", cuenta.

"Nos quieren eliminar. Basta de bombardeos", denuncia tras el ataque, que provocó una ola de conmoción internacional y aumentó la presión para que Israel suspenda su ofensiva en esa ciudad.

La Corte Internacional de Justicia, el máximo tribunal de la ONU, ordenó el viernes a Israel suspender sus operaciones militares en Rafah.

La ofensiva israelí sólo dejó un centro de salud en funcionamiento en esta ciudad, según las autoridades locales.

"La maternidad del hospital Tal Al Sultan es la única que lucha para seguir ofreciendo cuidados a los pacientes de la gobernación de Rafah", indicó el Ministerio de Salud de Gaza en un comunicado.

Un representante de la Defensa Civil de Gaza informó a AFP que sus equipos no habían podido llegar a las regiones del sur y del este de Rafah.

La guerra entre Israel y Hamás estalló el 7 de octubre, cuando comandos islamistas mataron a más de 1.170 personas, en su mayoría civiles, en el sur de Israel, según un balance de AFP basado en datos oficiales israelíes.

Los milicianos también secuestraron a 252 personas. Israel afirma que 121 permanecen secuestradas en Gaza, de las cuales 37 habrían muerto.

En respuesta, Israel prometió "aniquilar" a Hamás y lanzó una ofensiva aérea y terrestre contra Gaza, que ya dejó hasta 36.096 muertos, también civiles en su mayoría, según el Ministerio de Salud gazatí.

str-lba-abo/feb/js-sag/mb