Peruana da a luz en la iglesia donde buscó santuario para evitar deportación

Agencia EFE

Denver (CO), 30 sep (EFEUSA).- Una inmigrante indocumentada peruana que está refugiada desde 2017 en un templo al noroeste de Denver dio a luz a su hija hace dos semanas en una de las salas de esa congregación y asistida por una comadrona, porque temía ser detenida y deportada si salía, según medios periodísticos.

Ingrid Encalada Latorre, de 36 años, se encuentra desde diciembre de 2017 en la Iglesia Unitaria Universalista de Boulder, que modificó sus instalaciones e incluso sus programas de educación preescolar para acomodarla a ella y a su familia.

Ahora, según el diario digital The Daily Beast, Encalada Latorre, madre de dos varones, tuvo a su hija con una partera en la sala de recreación de la iglesia, adaptada para ese propósito.

Consultado por Efe, Cristian Cordova Solano, portavoz de la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC), expresó que no estaba autorizado a hablar del tema.

Ni el Movimiento Santuario de Denver ni el pastor Eric Posa, a cargo de la Iglesia Unitaria Universalista de Boulder, respondieron a las consultas de Efe.

Según la información difundida, Encalada Latorre consideró prudente no salir de la iglesia para evitar "ser separada permanentemente" de sus hijos.

Tras el nacimiento de su hija, la inmigrante afirmó: "este quebrantado sistema inmigratorio no me detendrá en mi lucha por mantener a mi familia junta".

En julio de este año el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) impuso a Encalada Latorre "multa imposible de pagar" (unos 5.000 dólares) por "no haber salido de Estados Unidos según lo previamente acordado".

En ese momento, Encalada Latorre calificó a la multa como una acción "inhumana", "injusta" e "intimidatoria".

La ciudadana peruana ingresó a Estados Unidos sin la documentación pertinente en 2000 y una década después fue detenida por usar documentos que no le pertenecían.

Encalada Latorre se declaró culpable y pagó la multa correspondiente. Pero, contrariamente a lo que ella esperaba, eso no evitó que se iniciase el proceso para su deportación.

En octubre de 2017, con orden de deportación firme tras haber agotado sus recursos judiciales, Encalada Latorre expresó que estaba "en paz" con la decisión de irse a Perú con sus hijos, pero que fueron precisamente ellos quienes le pidieron permanecer en Estados Unidos.

Desde entonces, desde su santuario en Boulder, Encalada Latorre ha participado en numerosos proyectos de ayuda a indocumentados y en contra del endurecimiento de las leyes migratorias, desde la creación del documento Resolución Popular (escrito con otras cuatro mujeres en santuario), hasta colaboración con un grupo teatral local (para contar su historia) y una campaña (No Más Chuecos) para pedirle a otros inmigrantes que no usen documentos falsos.

El pasado 21 de septiembre el congresista Joe Neguse (demócrata de Colorado) y la congresista Alexandria Ocasio Cortez (demócrata de Nueva York) almorzaron con Encalada Latorre en la iglesia en Boulder, según luego confirmó la oficina de Neguse.

Neguse, sin hacer referencia a la hija recién nacida de Encalada Latorre, indicó en ese momento que está gestionando una "ley privada" (es decir, a favor de un solo ciudadano) para que eventualmente la inmigrante peruana pueda "dejar la iglesia y regresar a su casa".

(c) Agencia EFE